Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Asamblea de Bancos: el Gobierno criticó las regulaciones y hubo debate

Según los funcionarios argentinos las normas post 2008 perjudican a los emergentes. La respuesta fue que el problema con esos países es, en realidad, el alto endeudamiento por la caída de los precios de las materias primas. El contrapunto.

Asamblea de Bancos: el Gobierno criticó las regulaciones y hubo debate

Las mayores regulaciones al sistema bancario impuestas a nivel global luego de la crisis financiera del 2008 generaron hoy cruces de opiniones entre funcionarios argentinos y representantes de bancos internacionales, en el marco de la 50 Asamblea Anual de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), que se realiza en la ciudad de Buenos Aires.

Así, el titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), Mariano Federici, destacó que ‘las nuevas regulaciones generaron una importante aversión al riesgo. Vemos con preocupación esta aversión de la banca global hacia los países emergentes, que a su vez se traslada desde la banca local con sus clientes‘.

Este cúmulo de regulaciones ‘genera más marginalidad y más riesgo‘ ya que muchas personas que podrían estar en el mercado formal de crédito se dirigen a plataformas secundarias, sostuvo Federici al participar del panel sobre ‘Regulaciones bancarias‘.

Ante un auditorio compuesto por alrededor de 300 hombres de negocios y del mundo de las finanzas que colmaron uno de los salones del hotel Hilton de Puerto Madero, Federici advirtió que ‘muchas veces, algunas propuestas generan efectos no deseados‘ y que esos inconvenientes se traducen en menor financiamiento para los países emergentes y marginalidad en el crédito para la gente, que para paliar esta situación busca canales secundarios para acceder a préstamos.

El funcionario advirtió sobre ‘falsas percepciones de riesgo, a veces inexplicables‘, que se tienen desde los países centrales hacia los emergentes, y si bien reconoció que ‘las regulaciones vinieron para quedarse‘ pidió ‘más diálogo‘ entre las autoridades y los bancos para avanzar en un marco regulatorio ‘que no termine por expulsar a la gente‘, del sistema formal de crédito.

‘El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) nos otorga un marco para trabajar a partir de los objetivos‘, por sobre otro tipo de regulaciones que emplean Estados Unidos y Europa, ‘por lo que creo que esa es una buena propuesta‘, dijo Federici.

Tras la exposición del funcionario argentino fue el turno del secretario General de la Asociación de Supervisores Bancarios de las Américas, Rudy Araujo, quien cruzó los dichos de Federici al decir que ‘no sé si es una aversión al riesgo‘ lo que generaron las nuevas regulaciones y explicó que ‘hay razones‘ para este mayor temor ‘porque cada vez hay más endeudamiento, y más mora en los pagos, menores retornos‘.

A nivel macroeconómico advirtió que para los países emergentes la situación se complicó porque ‘bajaron los precios de las materias primas, aumentó el endeudamiento‘, y desde el sector financiero las cosas no están mejor porque ‘¿cómo se le puede exigir mayor capital a una banca cuando las tasas no dan más‘‘.

‘Nosotros (los bancos) queremos movilizar recursos‘, sostuvo Araujo, quien no obstante, reconoció que las advertencias formuladas por Federici ‘no son extrañas‘ para la entidad.

El miembro del Comité Consultivo de Basilea destacó que desde las naciones emergentes ‘se está intentando cumplir con las demandas regulatorias‘, e instó a que todos ‘podamos cumplir un rol más coordinado, así los mercados se mantienen y crece la economía.

A su turno, el economista Jefe de Sistemas Financieros y Regulación de BBVA, Santiago Fernández, brindó  un panorama intermedio entre las dos posturas al advertir que ‘el problema no es tanto las nuevas regulaciones, sino que nunca se terminan de aplicar‘.

‘Existe una gran incertidumbre (en el sector financiero) sobre si estás son las últimas, o habrá nuevas. Se está hablando de las pautas (de regulación) del Acuerdo de Basilea 4 cuando todavía no cumplimos con el 3‘, sostuvo Fernández.

Propuso ‘tomar una pausa‘ para ver la forma en que se están aplicando y advirtió que ‘la implementación de estas reformas está siendo muy desigual por países y está generando una fragmentación (financiera) a nivel de las naciones‘.

El directivo del BBVA -uno de los bancos españoles más importantes a nivel global y en la región- advirtió que las regulaciones con pedido de mayor liquidez en poder de las entidades y de menos riesgo crediticio han generado que ‘la banca se concentre en sus países de origen y tiendan a la desglobalización (sic)‘.

Al analizar los motivos que determinaron la crisis financiera del 2008 en los Estados Unidos, dijo que la falta de normas ‘resultó pro-cíclica, ayudando a la continua revaluación de los activos‘ y que ‘ahora se está transformando también en pro-cíclica no permitiendo el aumento‘ de los negocios y de esos activos.

‘Hay que terminar con las incertidumbres regulatorias, y saber hasta dónde se llegará. Está claro que las regulaciones llegaron para quedarse, y que la próxima oleada será la de la banca digital‘, enfatizó Fernández.

Desde el Banco Central, el superintendente de Entidades Financieras y Cambiarias, Fabián Zampone, destacó que uno de sus objetivos es ‘ser facilitadores de buenos negocios‘.

‘Con estabilidad monetaria y seguridad jurídica creamos un marco para el crecimiento financiero, porque entendemos, como dice nuestro presidente, Mauricio Macri, que Argentina debe atraer capitales, inversión‘, dijo el funcionario.

Explicó que desde que asumieron en el BCRA ‘pasamos de un control exacerbado a uno prudencial‘ y puso como ejemplo que encontraron 800.000 infracciones bancarias ‘de las cuales solo el 10% tenían sentencia judicial favorable, lo que generaba un expendio innecesario de recursos a veces, por causas de poca monta‘.

Por eso ‘nos avocamos a los grandes casos, que pueden tener una sentencia favorable, y para eso trabajamos junto a la UIF y a la Justicia‘, concluyó Zampone.

FUENTE: Agencias Buenos Aires