Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Arreglo holdout: reservas caerían u$s 2.500 millones por pago de bonos en default

Si el juez Thomas Griesa levantara el stay, tal como lo ordenó el viernes pasado si se eliminaran las trabas legales internas y se completaran los pagos con los acreedores hasta el 29 de febrero, se restaría de las reservas unos u$s 2.500 millones por los pagos de los bonos Discount, Par y Global 17 retenidos en 2014 y 2015.
El país abandonaría el estado de default selectivo, pero el Banco Central (BCRA) sufriría una merma de divisas en un momento en que las reservas netas continúan siendo negativas. De todos modos, ante la perspectiva de que el Tesoro emita deuda para pagar sus compromisos, la presión sobre las reservas disminuiría este año.
Según datos del BCRA a fines del año pasado, quedaron depositados en las cuentas del fiduciario Nación Fideicomisos en la entidad monetaria un stock de u$s 2.500 millones girados por el Gobierno en 2014 y 2015 para pagar los bonos Discount, Par y Global 17 en moneda extranjera con legislación extranjera, y que todo este tiempo se mantuvieron computados en las reservas internacionales.
Si el país derogara la Ley Cerrojo y la Ley de Pago Soberano y se completara el pago a los holdouts hasta el 29 de febrero, Griesa levantaría la cautelar que hoy impide al Tesoro realizar los pagos de sus títulos.
"Inmediatamente que Griesa levante el stay, todos los bonistas van a poder retirar los vencimientos y de inmediato habrá una caída de reservas", dijo Martín Polo, economista Jefe de Analytica. "Esa deuda ya está paga, pero ningún bonista lo fue a retirar porque el gobierno cambió la jurisdicción de pago a través de la Ley de Pago Soberano que Griesa quiere que se derogue", agregó.
Según datos de la consultora Macroview, las reservas netas son negativas en unos u$s 5.000 millones, al restar a las brutas por u$s 29.064 los depósitos por u$s 7.908 millones, las Lebac en dólares por u$s 4.761 millones, el Repo por u$s 5.000 millones, el swap con China por u$s 11.000 millones, el préstamo del Banco de Francia por u$s 1.000 millones, la deuda en default.
Sin embargo, la perspectiva de que el gobierno emita deuda -un piso de u$s 25.000 millones-en vez de pedirle reservas al Central para cancelar sus pasivos quita presión sobre el monto de reservas.
"Si tenés acceso al crédito a tasa razonable, no habría que mirar el número de reservas", dijo Amilcar Collante, economista de Cesur.
Ramiro Castiñeira, economista de Econométrica, coincidió: "El acceso al mercado financiero es para hacer rollover de la deuda y dejar de apoyarse en el BCRA. Argentina vive de pagar la deuda con reservas desde 2009. Cuando acceda a los mercados, dejará de ser así y empezará a pagar la deuda con refinanciamiento de la deuda. La gran carta que tiene Argentina es el bajo nivel de endeudamiento: todos los pagos de 2014 y 2015 alcanzan sólo 0,5% del PBI".
Hoy es pronto para estimar un monto de reservas hacia fin de año, pero el endeudamiento será la llave para recuperar el balance del BCRA.
"Somos optimistas. La llave para lograr financiamiento es arreglar con los holdouts. Y Argentina tiene mucho por recuperar y las reservas podrían ascender a 35.000 a 40.000 millones de dólares a fin de año, en base al endeudamiento y la inversión directa", dijo Polo.
Castiñeira no prevé un boom de reservas: "Pese a tomar deuda, las reservas no van a crecer demasiado, porque el financiamiento se usará para pagar vencimientos y para que el nivel de consumo no caiga de forma drástica. No me preocupa porque no es grande la deuda, si cada uno paga lo que corresponde y el BCRA tiene reservas para eventualidades".