U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Argentina es uno de los únicos cinco países que redujo su nivel de deuda desde 2007

El país figura como la nación con menor nivel de deuda en relación a su producto (33%) en un trabajo que examinó la evolución de la deuda en 47 economías de todo el mundo

Argentina es uno de los únicos cinco países que redujo 
su nivel de deuda desde 2007

En un mundo en que los países incrementaron su deuda en u$s 57 billones desde la crisis financiera internacional, Argentina estuvo entre las cinco naciones que redujeron sus pasivos respecto de su producto bruto interno (PBI).
Según un informe de McKinsey Global Institute (MGI), el total de deuda de Argentina cayó 11 puntos porcentuales respecto de su PBI, en gran medida debido al desendeudamiento del gobierno.
Como resultado, el país figura como la nación con menor nivel de deuda en relación a su producto (33%) en el trabajo que examinó la evolución de la deuda en 47 economías -22 avanzadas y 25 en desarrollo-desde 2007 a 2014.
Por el contrario, el trabajo de MGI encontró que tras siete años de estallar la burbuja de las hipotecas subprime, todas las grandes economías tienen hoy niveles de endeudamiento mayores, por lo que el ratio de deuda global sobre PBI sumó 17 puntos en este período.
"Esto plantea nuevos riesgos para la estabilidad financiera y puede socavar el crecimiento económico global", advierte el informe.
El desendeudamiento argentino quedó sólo por debajo de Israel (-22 puntos) y Arabia Saudita (-14), pero por encima de Egipto (-9) y Rumania (-7).
Pero el comportamiento argentino resalta por ser parte del grupo de economías en desarrollo, las cuales, según MGI, contribuyeron en un 47% al crecimiento de la deuda global desde 2007 y en tres cuartos de la nueva deuda de familias y empresas.
"Esto refleja el desarrollo de un sistema financiero saludable, si más familias y compañías ganando acceso a servicios financieros", indica. En el caso de las familias argentinas, el informe indica que el nivel de deuda sobre sus ingresos creció 6 puntos en este período hasta 19%.
"La elevada deuda se asocia con un menor crecimiento del PBI y un mayor riesgo de crisis financieras. Dada la magnitud de la crisis financiera de 2008, es una sorpresa, entonces, que ninguna gran economía y sólo cinco economías en desarrollo hayan reducido el ratio de deuda sobre el PBI en la economía real (hogares, sociedades no financieras y los gobiernos, excluyendo la deuda del sector financiero). En contraste, 14 países han aumentado sus ratios deuda-PBI en más de 50 puntos porcentuales", dice el trabajo Debt and (not much) deleveraging.

Reestructuración

El desendeudamiento de Argentina se explica por la reducción de la deuda del gobierno (-14 puntos) y del sector financiero (-5), compensado por el aumento en la deuda corporativa (+1) y de las familias (+2).
El informe señala que una de las cuatro formas de reducir el pasivo del soberano es restructurando su deuda, como el camino "más doloroso" que eligió Argentina (otras son reducir el déficit fiscal, acelerar el crecimiento del PBI o aumentar la inflación).
"Las reestructuraciones de deuda gubernamentales vienen con costos significativos, y cuando ocurre un default unilateral, desparrama crisis financieras y profundas recesiones", señala. Y recuerda que los defaulteadores "han sido excluidos de los mercados internacionales de capital durante muchos años".
Por lo pronto, la dinámica de la deuda del gobierno argentino contrasta con la de las economías avanzadas, donde la deuda gubernamental subió u$s 19 billones entre 2007 y el segundo trimestre de 2014, y con las economías en desarrollo, donde avanzó u$s 6 billones. "En las profundidades de la recesión, el aumento del gasto público fue un contrapeso bienvenido ante el fuerte declive de la demanda del sector privado", recuerda. "Pero la deuda gubernamental ha alcanzado hoy altos niveles en un rango de países y se prevé que siga creciendo", advierte, especialmente en Japón, Reino Unido y Europa.