Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Emisión de bonos: Arabia Saudita le robó el récord a la Argentina con u$s 17.500 M

Para saldar su deuda con los buitres, la Argentina había colocado u$s 16.500 millones en abril. Pero el nivel de demanda para el bono saudí fue levemente inferior: u$s 67.000 millones contra u$s 69.000 millones. Es otra prueba del apetito por rendimiento. En lo que va del año, gobiernos emergentes emitieron casi u$s 100.000 millones, el doble que en igual lapso de 2015

Emisión de bonos: Arabia Saudita le robó el récord a la Argentina con u$s 17.500 M

Arabia Saudita realizó ayer la mayor emisión de la historia de bonos de un país emergente, con el lanzamiento de 17.500 millones de dólares de deuda en la primer oferta soberana del reino en los mercados internacionales, que atrajo una demanda que superó en cuatro veces a la oferta. La operación eclipsa el récord emergente anterior, que correspondía a la Argentina, tras la venta de 16.500 millones de dólares de deuda soberana en abril para cerrar el litigio con los holdouts. Pero la colocación saudí sumó una demanda de 67.000 millones de dólares, que no llegó a superar el máximo histórico de 69.000 millones de dólares que atrajo la emisión argentina.
El enorme interés por la deuda saudí se debe en parte a las bajas tasas de interés globales y a la frustración de los fondos por la falta de activos de rendimientos altos en el mundo.
La emisión es además un éxito para Arabia Saudita porque garantiza a los inversores la estabilidad de sus finanzas públicas y la reducción de su dependencia del petróleo.
Capital Economics en Londres calculó que la deuda financiaría un tercio del déficit fiscal del próximo año y casi toda la brecha de cuenta corriente actual, lo que implica que probablemente las reservas del reino no caigan demasiado en los próximos años.
El éxito de la venta del bono saudí es un buen augurio para otra reforma en el plan del reino: la oferta pública inicial de acciones de la petrolera estatal Aramco. La operación se espera para 2018 y podría atraer decenas de miles de millones.
La emisión saudí fija una referencia para el reino y abre el camino para más emisiones internacionales en el futuro, así como para la venta de bonos de una serie de grandes empresas saudíes.
El tramo a cinco años por 5.500 millones de dólares se lanzó con un rendimiento de 135 puntos básicos sobre los papeles del Tesoro de Estados Unidos, el papel a 10 años por el mismo monto con un diferencial 165 puntos básicos y las notas a 30 años por 6.500 millones de dólares con 210 puntos básicos.

Emisiones emergentes

Los gobiernos de mercados emergentes recaudaron casi u$s 100.000 millones en bonos en moneda dura en los primeros tres trimestres, casi el doble que el año anterior. Un informe de Bank of America Merrill Lynch (BAML) muestras que las emisiones soberanas llegaron a u$s 98.600 millones frente a los u$s 68.200 millones del mismo período del año pasado.
En cambio, las emisiones de títulos de empresas arrancaron con tibieza en 2016, con un acumulado de u$s 207.000 millones en lo que va del año, apenas un incremento del 12%.
Además de la mega colocación de Argentina, Qatar emitió u$s 9.000 millones en mayo, la mayor hasta entonces en el Golfo.
"Esperamos un cuatro trimestre muy activo", dijo Jane Brauer, estratega senior de deuda soberana emergente de BAML. "Los inversores todavía tienen efectivo para gastar, las tasas de interés del G10 son bajas y gran parte de los servicios de deuda deberían volver a volcarse al mercado", apuntó.
Este año, el flujo de dinero a fondos que invierten en bonos emergentes está cerca de los u$s 50.000 millones, según JPMorgan. El banco además proyectó a comienzos de septiembre que las emisiones corporativas llegarían a u$s 220.000 millones en 2016, mientras que las colocaciones soberanas se ubicarían en u$s 121.000 millones.