Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ante un dólar que acelera su marcha, el BCRA libera aún más el mercado

La cotización minorista saltó 10% en el año y cerró a $ 14,53. Y Sturzenegger optó por abrir más el mercado. Ahora se podrá comprar moneda extranjera con divisas sin pasar por pesos, hacer pagos hasta u$s 10.000 sin trabas y no habrá que liquidar algunas exportaciones de servicios

Ante un dólar que acelera su marcha, el BCRA libera aún más el mercado

En la primera semana de febrero el dólar mayorista subió 2,9%, lo que acumuló un alza del 10,21% en lo que va del año y empujó al minorista a un récord histórico de $ 14,53.

Ante este escenario, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) no sólo no intervino para frenar el avance de la divisa sino que además publicó la semana pasada una comunicación que deroga 13 normas del cepo que entorpecían distintas operaciones, desde pagos pequeños hasta ventas de jugadores de fútbol.

El mayorista saltó 40 centavos durante la semana pasada, la primera de febrero, y terminó en $ 14,361.

"El tipo de cambio volvió a superar todos los registros anteriores y alcanzó nuevos máximos históricos que sin embargo y en opinión de los analistas, pueden ser superados durante los próximos días", escribió Gustavo Quintana de PR Corredores de Cambio.

"La demanda de dólares se muestra ahora mucho más activa y el leve decaimiento en los ingresos se combinan para mostrar un escenario en el que la suba del dólar es esperada como un efecto lógico de la situación actual", agregó.

La suba no parece preocupar el titular del BCRA, Federico Sturzenegger. Por un lado, las intervenciones que hacía el Banco Central durante administraciones anteriores –ventas de reservas internacionales para sumar oferta y así frenar el valor de la divisa, para impedir que escale– no aparecieron ni una sola vez desde la eliminación de las trabas cambiarias, el 17 de diciembre pasado.

Distintos operadores consultados aseguraron haber visto a la entidad reguladora ofrecer u$s 100 millones a $ 14,75 ese mismo día, oferta que leyeron como una señal de cuál sería el techo de la banda de flotación que permitiría.

Desde entonces, la divisa ni siquiera volvió a acercarse a ese tope.

Por otro lado, desde el entorno del banquero central explican que en esta nueva etapa la entidad monetaria no tiene a la divisa en la mira, sino a los precios.

Ante este nuevo panorama, el mercado tendrá la posibilidad de alcanzar su equilibrio en una libertad apenas tutelada.

Pero quizás la mejor muestra de que subas como las que se le ven a la divisa no van en contra de la idea de Sturzenegger se conoció en la noche del jueves pasado, con la publicación de la Comunicación A 5899.

De tan larga, la norma ni siquiera llegó a ser digerida por bancos y corredores de cambios.

"Es algo enormemente positivo, borra un montón de trabas que existían para operar en cambios y a las que las empresas están tan acostumbradas que les va a tomar un tiempo poder aprovechar", dijo José Nogueira, dueño de ABC Mercado de Cambios.

Terminada de aprobar en directorio el jueves pasado, la norma fue descrita como una "limpieza de trabas que nos quedaban por deshacer", por fuentes allegadas a su elaboración.

Entre otras cosas, permite comprar moneda extranjera con otra moneda extranjera (por caso, euros con dólares) sin pasar por pesos. Además, autoriza a hacer pagos pequeños al exterior por hasta u$s 10.000 sin trabas de ninguna clase, entre otras.

Una de las más interesantes es la autorización a exportaciones de servicios por menos de u$s 2 millones (por ejemplo consultoría o derechos federativos de un futbolista, entre muchos otros casos) ya no están obligados a ‘liquidar‘ –cambiar por pesos– las divisas que perciben, sino que alcanzará con que las deposite en el país.

Otra parte de la comunicación libera totalmente el movimiento de moneda extranjera desde cuentas locales a otras fuera del país. Se eliminó el límite de u$s 2 millones.

También se eliminan castigos a exportadores cuyos compradores no cumplen con sus pagos. En tiempos de cepo, simular un impago y cobrarlo en el exterior era un fraude muy atractivo por la brecha cambiaria.