Anses vendió su 12% de Petrobras Argentina en u$s 156 millones

Es la primera acción que vende el organismo. Fue por la OPA de Pampa Energía. Anses tenía 18% de Pampa: si no vendían, crecían a 23%. No venderán más acciones. Y menos al accionista mayoritario. Comprarán otras e invertirán u$s 1500 millones en proyectos de infraestructura

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses sumó u$s 156 millones a su patrimonio al vender el 11,85% de capital social de Petrobras Argentina. Fue en el marco de la OPA (oferta pública de adquisición) realizada por Pampa Energía, donde el FGS tiene el 18% valuado en u$s 385 millones. El precio ofertado en la OPA implica un premio de 4,54% respecto a la cotización actual y de 3,22% sobre el valor de la transacción original.

Pampa informó que es muy probable que, una vez perfeccionada la OPA, proceda a la fusión de ambas sociedades, siendo Pampa la sociedad absorbente. Se desconoce cuál sería la relación de canje en una eventual fusión. ¿Por qué vendió Anses? Si se quedaban en Petrobras, debían ir a un canje no voluntario, sino al arbritrio de Pampa. Cuando lo miraron técnicamente, vieron que esa opción no era conveniente. La alternativa del FGS era tomar el cash o con ese dinero aumentar la participación en Pampa, donde ya tienen el 18% y cuatro directores, con lo que no tenía sentido irse al 23%.

El precio al que se vendió el papel refleja la realidad de una empresa que no tuvo dueño durante muchos años, que no invirtió, que estaba en decadencia en un país con riesgo alto: "Si no vendíamos, nos hubiesen fusionado igual el año que viene con Pampa", admiten.

En rigor, los accionistas que se quedaron en la petrolera están vendiendo acciones que tienen para convertirse en accionistas de Pampa, ya que pueden vender hoy voluntariamente o forzadamente a futuro. No existe un escenario donde el accionista pueda quedarse a ver cómo le va.

"Ya crecimos en nuestra participación en YPF y tenemos apetito de seguir creciendo nuestra participación en acciones, ya que los fondos necesarios para la Reparación Histórica están totalmente cubiertos con los ingresos tributarios del blanqueo", revelan puertas adentro, donde hacen hincapié en que "no existe ningún plan de venta de acciones: no podemos sacrificar rentabilidad para mejorar la liquidez del mercado de capitales argentino".

Aseguran que no habrá ningún impacto que haga necesario desprenderse de ningún tipo de activo, aunque deberán analizar las próximas OPAS, de Solvay Indupa y de TGS, aún muy verdes. Altas fuentes niegan por completo que el FGS pueda llegar a realizar algún tipo de transacción directa con un accionista en particular, por los numerosos casos de dueños de empresas que le han ofrecido a la Anses comprarles su participación. Cuentan en la City que Néstor Kirchner estaba dispuesto a vender las acciones de Siderar hasta que Paolo Rocca le dijo que le pusiera un precio para recomprarlas. A partir de ahí, cambió de opinión. Esa era su lógica.

"Si le vendés a un accionista en particular, tenés el riesgo de qué pasa al día siguiente: si el mercado sube te criticarán por haber hecho una situación especial", se defienden. Es más: están ayudando a Morgan Stanley Capital International (MSCI) a recategorizar a la Argentina, para que ascienda de la categoría de mercado fronterizo a emergente. Todos los inversores que compran índices comprar activos argentinos, con lo cual en el FGS son medianamente optismistas con respecto al upside de su cartera accionaria.

Incluso, argumentan que, a largo plazo, las acciones suelen tener un mejor retorno que cualquier otra clase de activos. Por lo tanto, están más en posición de compra que de venta de su cartera, considerando que el único pasivo que tienen es la Reparación Histórica.

Remarcan el sólo hecho de haber podido desprenderse de Telecom en la OPA ("dentro de las oportunidades para que venda, la más incuestionable de todas es la OPA", subrayan) y no lo hicieron, con lo cual se podrían haber hecho de u$s 1000 millones. "Idealmente, nos gustaría ver un mercado de capitales con nuevos nombres, nuevos empresarios, invertir en nuevas empresas que surjan con buen gerenciamiento y así aportar algo de liquidez en los sectores que invierten capital a largo plazo en la Argentina", remarcan fuentes oficiales.
En especial apuntan los cañones al sector energético, relacionado con la infraestructura de largo plazo y negocios inmobiliarios, donde el país tiene un gran déficit.

En rigor, el año próximo el FGS invertirá u$s 1500 millones en proyectos de infraestructura de largo plazo, en inversiones de distinta índole, pero el foco inversor estará puesto en proyectos de infraestructura de todos los sabores y colores. En este sentido, ya firmaron un convenio con YPF para un oleoducto en Vaca Muerta, donde tendrán acciones de una sociedad gerenciando el oleoducto.

Tags relacionados