Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Anses saldrá a comprar acciones de nuevas empresas cotizantes en 2017

Invertirán en los proyectos de emprendedores que salgan a la Bolsa, siempre cuando tengan negocios interesantes y una mínima liquidez. Lo ven como una forma de diversificar la cartera del FGS, donde el trío Blaquier-Tamburini-Recalde dejarán el mando del fondo. Monge se irá Metlife para reemplazar a Blaquier, quien se tomará vacaciones y luego no descarta volver en algún otro puesto al Gobierno

Anses saldrá a comprar acciones de nuevas empresas cotizantes en 2017

El FGS (Fondo de Garantía de Sustentabilidad) es, por lejos, el fondo de inversión más grande de la Argentina, ya que depende de la ANSeS. En tren de fomentar el mercado bursátil, apoyará los proyectos de emprendedores que salgan a la Bolsa, siempre y cuando tengan negocios interesantes y una mínima liquidez. Entienden que es una forma de diversificar la cartera del fondo, hoy muy concentrada en pocos nombres. Por ahora no lo hacen porque ven que es mucho más un problema de oferta que de demanda, al punto que tienen detectadas sólo cinco nuevas cotizantes para el año próximo en su radar, a quienes piensan financiar. Así lo pudo saber este diario de fuentes que pidieron no ser identificadas pero con conocimiento directo de la estrategia.

Para poder salir a Bolsa se necesitará una capitalización de u$s 600 millones y una oferta inicial de al menos u$s 300 millones, así que piensan contribuir como un inversor institucional más dentro del mercado para aportar liquidez, pero que no fije el precio ni nada por el estilo. En el fondo de la ANSeS apuestan que el 2017 será importante de la mano del MSCI, índice que debería recategorizar a la Argentina como mercado emergente (a más tardar en julio lo pueden anunciar), por lo que ya ven que se empezó a crear un "momentum" favorable.
Por lo pronto, el FGS siguió comprando acciones, no sólo de YPF, sino otras más, que darán a conocer este jueves. "El FGS tiene más apetito para nuevas emisiones de lo que el mercado argentino pueda darle, ya que tiene un rol clave en el largo plazo en el mercado de capitales doméstico", repiten puertas adentro.

En este sentido, quieren crear los incentivos para que empresas como Mercado Libre, que cotizan en la Bolsa de Wall Street, lo puedan hacer en el mercado doméstico, aunque son concientes de que todavía la Argentina tiene un largo camino para seguir reduciendo el riesgo país.

Recambio en la cúpula

Por estos días, la cúpula del FGS está preparando la transición. Su director, el ex Goldman Sachs Luis María Blaquier, se marchará junto a su equipo, conformado por el ex Deutsche Matías Tamburini (director general de Operaciones del FGS) y Fernando Recalde, director general de Inversiones del fondo, que volverá a dirigir los fondos Cima. Juan Martín Monge (hombre del riñón del titular de Anses, Emilio Basavilbaso, con quienes son amigos desde el Colegio Newman) dejará su puesto de Managing Director de LATAM como Portfolio Management en MetLife Investments para ser el nuevo uno del FGS. Previamente, fue Chief Investment Officer y Associate Director de MetLife Investments desde el 2000. Antes, había sido analista del Galicia Advent Private Equity Fund.

"No es un adiós, sino un hasta pronto", se le escuchó decir a Blaquier por los pasillos de los headquarters de la calle Córdoba. Luego de tomarse unas vacaciones en enero, no descarta volver al gobierno en algún otro lugar, ya que conoce a los principales ministros desde hace 20 años y al propio Macri hace 15. Su relación más estrecha es con el influyente vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, por lo que no cierra ninguna puerta.
En esta transición, dejan varios temas sobre la mesa al sucesor.

Quienes conocen a Blaquier saben que venía con un plan de gestión que tenía una fecha de vencimiento. Llegó para hacer un trabajo muy puntual de ordenamiento de un organismo que no funcionaba como un fondo de pensión. Todavía no renunció, pero se filtró el dato, que ya fue consensuado con Economía, jefatura de Gabinete y ANSeS.

El sobrino del dueño de Ledesma aclara a quienes lo rodean que el memorándum de Qatar no tienen nada raro, sino que es un mecanismo para intentar atraer inversiones al país. "No queremos vender acciones. De hecho, recibimos el FGS con un 12% de acciones y hoy estamos en 14%. Que hayamos podido vender el 25% de Telecom en u$s 1000 millones y no lo hemos hecho es la señala más clara que preferimos estar largo en acciones, ya que en los próximos 18 meses no tenemos ningún tipo de restricción de capital", suele contarle a sus interlocutores.

En enero se tomará vacaciones, ya que siente que cada año en la función pública equivalen a siete en la actividad privada. Blaquier revela a quienes lo rodean que está contento con la transformación que se logró, ya que antes no se tomaba ninguna decisión: sólo los poderosos instruían lo que se tenía que hacer, no les importaba la gente, no había un plan de carrera para los empleados, no había objetivos, no había benchmark, no había sistemas para valuar en forma diaria la cartera, se hacían colocaciones a tasas subsidiadas, y la nueva gestión Blaquier-Tamburini-Recalde logró dar vuelta todo eso, transmite siempre que puede.

Ahora, prevén invertir u$s 3000 millones en proyectos de infraestructura, ya que ven señales muy alentadoras, tanto de proyectos del sector público como del privado.