Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Analistas atacan al Índice Big Mac y planean reemplazarlo con el iPhone

El famoso indicador creado por la revista "The Economist" para conocer saber si una moneda está sobrevaluada o no respecto de las otras, podría ser superado

Analistas atacan al Índice Big Mac y planean reemplazarlo con el iPhone

¿Habrá sido el último efecto indirecto de la política de precios controlados que existió en la Argentina hasta 2015? Porque el famoso "Big Mac Moreno", conocido así por el acuerdo que había llegado hace algunos años atrás el representante local de McDonald’s con el entonces Secretario de Comercio Guillermo Moreno, para congelar el precio de la hamburguesa más famosa del mundo, tal vez tiene algo que ver con esta noticia.

Lo concreto es que los analistas del banco Nomura plantearon recientemente que el índice Big Mac ya habría quedado obsoleto. Y que sería conveniente reemplazarlo por uno que reflejara mejor la realidad actual, con un sesgo mucho más tecnológico que hace tres décadas atrás, cuando se creó el célebre indicador.

Efectivamente, fue en 1986 que los periodistas de la revista "The Economist" buscaron la forma de tener una referencia más homogénea respecto del poder adquisitivo en cada país del mundo. Para ello, utilizaron un bien que se vendiera exactamente igual en todas partes, de ahí que la popular hamburguesa fuera la ideal para servir de unidad de medida comparativa.

De acuerdo con la teoría de la paridad del poder adquisitivo (PPA), un dólar debería permitir comprar la misma cantidad de bienes o servicios en todos los países del mundo. En este caso, se la usa para medir cuánto cuesta el Big Mac en cada lugar y, con estos datos, saber si cada moneda está sobrevaluada o no con respecto a las demás. Por ejemplo, un suizo compra su hamburguesa 1,3 veces más cara que un estadounidense, lo que significa (de acuerdo con el indicador), que el franco suizo está sobrevaluado en un 30% con respecto al dólar.

El invento de la revista económica fue un gran éxito, porque era muy fácil de seguir y no requería de ningún cálculo financiero sofisticado. Además, McDonald’s ya era una de las empresas más globalizadas del mundo, por lo que quedaban muy pocos países en los que no se vendieran sus productos. De esta forma, se pasó a usar cotidianamente el "Bic Mac Index" para conocer el costo de vida de cada país (qué proporción del salario hacía falta para comprar la hamburguesa) y si la divisa local estaba en equilibrio con el resto.

El (pequeño) problema que tuvieron los periodistas británicos de The Economist es que no contaron con nuestra "viveza criolla" a la hora de distorsionar los valores usados como referencia.

Porque con el acuerdo alcanzado con el Gobierno anterior, la Argentina pasó a reflejar que su poder adquisitivo no se derrumbaba (al congelar el precio del Big Mac, la inflación no podía ser reflejada por el índice), sino todo lo contrario. Los salarios crecían (por las paritarias) pero cada vez se podían comprar más hamburguesas. Y así el peso argentino se fue depreciando (irrealmente) con respecto al resto de las divisas.

De todas formas, como ha sucedido con las estadísticas del Indec, que fueron manipuladas a partir de 2007, la solución consistió en no tener más en cuenta los datos argentinos dentro del índice. Pero hoy la situación ha cambiado, por lo que el precio doméstico del Big Mac se mueve con mucha mayor libertad (siempre hacia arriba), al igual que el tipo de cambio.

Fin de la era analógica

Si bien los analistas de Nomura sostienen que no hay una forma ideal de valuar las monedas, por lo que la mejor aproximación sigue siendo la de comparar el precio de bienes similares a través de los distintos países, y luego trasladar su valor a cada divisa, sí afirman que la era del Bic Mac ya pasó. Y para justificarlo, explican que la hamburguesa pertenece a una época en la que el índice formaba parte de un mundo analógico, mientras que ahora vivimos en una era digital. Por eso sería mejor reemplazarla por el producto emblema de estos tiempos tecnológicos, como es el iPhone.
Quien planteó este cambio fue Bilal Hafeez, analista de Research en Nomura y ex jefe de estrategia en divisas del Deutsche Bank. Cuando se mide la evolución de las monedas con los dos índices, los resultados pasan a ser muy distintos. En el caso del índice iPhone, las tres divisas más sobrevaluadas con respecto al dólar son el real brasileño (60%), la libra turca (54%) y el rublo ruso (31%), mientras que con el índice Big Mac pasan a ser el franco suizo, la corona sueca y la corona noruega. Además, si se toma el índice iPhone, todas las monedas estarían sobrevaluadas con respecto al dólar (porque el teléfono se vende más caro en el resto del mundo que en EE.UU.), lo que no es el caso con el Big Mac.

En realidad, "la gran diferencia entre ambos indicadores en los mercados emergentes lo refleja el costo de la mano de obra local, que en el caso del Big Mac tiene un peso relativo mucho mayor", según Hafeez. Como los sueldos son más bajos, en el Big Mac da la imagen de que ese costo es menor y, por lo tanto, los mercados emergentes lucen más baratos. El costo del iPhone, por su parte, refleja más el de las infraestructuras locales que se necesitan para la fabricación de productos de alta gama.

Tal vez la solución sería usar ambos indicadores y comparar en qué países los resultados son similares. En este caso, tanto en el índice Big Mac como en el iPhone, las monedas más sobrevaloradas son la corona sueca y la corona noruega, mientras que las más subvaluadas son el peso mexicano y el dólar de Hong Kong.

Más notas de tu interés

Comentarios1
demian baus
demian baus 18/07/2016 11:26:58

Es correcto, el Iphone es el producto más representativo a nievl global, omnipresente y no sufre alteraciones en su conformación, es como un commoditie. El big mac se fabrica con bienes de distintos paises con precios diferentes, no represente el PPP