U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Análisis técnico de Petrobras: ¿Qué esperar tras caída del 35% en sólo ocho jornadas para la acción?

Análisis técnico de Petrobras: ¿Qué esperar tras caída del 35% en sólo ocho jornadas para la acción?

Fue hacia el pasado 16 de mayo que el precio de la acción de Petrobras alcanzaba en niveles de u$s 17,2, en la bolsa de New York, el máximo nivel de cotización a todo el proceso de recuperación que había dado inicio en enero del año 2016 en torno a los u$s 2,7 por acción; nivel este último que representó el piso a todo un bear market (mercado bajista) de ocho años.

Sin embargo, desde esas instancias de máximos alcanzadas se ha observado una fuerte reversión a la baja en la cotización que en tan sólo ocho jornadas, alcanza los niveles actuales en torno a los u$s 11 por acción, perdiendo un 35-40% de su valor.

Si bien existen detonantes fundamentales que pueden explicar o justificar esta fuerte reversión bajista en curso para la acción, como ser la huelga de transportistas en Brasil que obligó al presidente Michel Temer a reducir y congelar el precio del combustible, sumado a la depreciación que viene sufriendo el real frente a la moneda estadounidense en las últimas semanas y por qué no también a caída del precio internacional de crudo tras la posición de la OPEP en incrementar la producción, por otro lado entendemos que la baja ha sido muy violenta y ello eleva la incertidumbre de muchos inversores, que se preguntan si estamos en presencia de una simple corrección para la emisora o si por el contrario debemos asumir un cambio de escenario técnico.

En este sentido, desde nuestra perspectiva analítica, vale mencionar que por el momento entendemos la baja del precio de la acción de Petrobras (PBR) como un movimiento de carácter temporal y correctivo. Si bien es cierto que la velocidad de la caída resulta llamativa y muestra características más tendenciales, creemos que aún resulta prematuro aseverar una lectura técnica de cambio de tendencia y por ello preferimos ser cautos y por lo pronto estar atentos a la respuesta que puedan dar los parámetros técnicos de contención que se vayan presentando.

En primera instancia resulta interesante destacar la zona alcanzada de u$s 11-9,5 por acción como un área de referencia importante para contener la caída, ya que es en estas instancias donde confluyen varios soportes, como el recorte del 61,8% de Fibonacci a trayecto alcista desarrollado por la acción entre junio del pasado año en niveles de u$s 7,61 y los máximos antes mencionados de u$s 17,2. También es en esta zona por donde pasa actualmente el promedio móvil de 200 jornadas que como sabrá el lector, técnicamente siempre es una referencia para las expectativas a mediano plazo que puedan tener los fondos con respecto al papel. Finalmente es en esta zona mencionada de u$s 11-9,5, donde la caída en fuerza desde los máximos de u$s 17,2 iguala en proporción porcentual la baja desarrollada previamente entre octubre del 2016 y junio del pasado año 2017.

En relación a lo mencionado, creemos que en la medida que los precios puedan sostenerse en base cierre semanal por encima de esta zona de contención en los u$s 11-9, aun reconociendo que la velocidad de la caída ha sido importante, estaremos expectantes a la posibilidad que un piso sea conseguido en estas instancias y que desde aquí ahora la emisora intente recuperar parcialmente posiciones perdidas, con la intención de un regreso inicial hacia la zona de u$s 13,5-15. Más tarde será necesario de subidas por encima de la zona de escollo mencionada para considerar las chances no sólo de un regreso de la cotización hacia instancias de máximos en los u$s 17-17,2, sino intentando acceder por encima de esos niveles hacia más adelante.

Solamente en caso que tengamos acentuación de la baja en las próximas jornadas o semanas y ante ello la amplia zona de contención mencionada en torno a los u$s 11-9,5 termine siendo quebrada, nuestras expectativas de considerar la baja en curso como un movimiento correctivo quedarán algo comprometidas y en tal caso deberemos pensar que el proceso de baja podría tornarse mayor hacia adelante, ya sea buscando los mínimos del pasado año 2017 en torno a los u$s 8-7,5 o bien accediendo hacia instancias inferiores para más adelante.

De acuerdo a lo expuesto, desde lo operativo si bien es claro que el inversor deberá ser cauto, porque nos encontramos en un contexto de mucha volatilidad, también nos resulta difícil desde nuestra perspectiva analítica considerar la posibilidad que un techo de PBR se haya materializado a partir de una noticia negativa, por el contrario creemos que estos detonantes bajistas que enfrenta la empresa fueron los que claramente ocasionaron la reacción vendedora de muchos inversores, pero que de ninguna manera esta reacción pueda cambiar las condiciones técnicas de fondo para el papel, que por cierto se mantienen atractivas, con altas posibilidades de continuar el proceso de recuperación al bear market sufrido entre los años 2008 y 2016. Veremos…