Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Aliviado por la victoria de Macron, el euro tocó un máximo de seis meses

La moneda común superó los u$s 1,10, nivel al que había llegado en noviembre, cuando Donald Trump ganó las elecciones de EE.UU. Sin embargo, el avance no se sostuvo hasta el cierre y el euro cerró 0,6% abajo, a u$s 1,0932. 

Aliviado por la victoria de Macron, el euro tocó un máximo de seis meses

Gracias al triunfo de Emmanuel Macron en la elecciones presidenciales francesas –lo que asegura la permanencia de Francia en la Unión Europa (UE)–, el euro alcanzó su valor máximo en seis meses frente al dólar.

Si bien sobre el final de la rueda la moneda común recortó ganancias, el euro rondó los u$s 1,10, un nivel al que había llegado bajo otra contienda presidencial, cuando en noviembre del año pasado Donald Trump ganaba las elecciones en Estados Unidos.

En las primeras operaciones en los mercados asiáticos el euro se apreció hasta los u$s 1,1023. Asimismo, alcanzó un máximo de un año frente al yen, al negociarse a 124,58 yenes. Sin embargo, la moneda común perdió 0,6% ante la moneda de EE.UU. y un 0,4% ante la japonesa: quedó en u$s 1,0932 y 123,56 yenes.

"La victoria de Macron ya había sido considerada en la cotización del euro", dijo Shaun Osborne, jefe de estrategia de divisas de Scotiabank en Toronto. Es que ya venía apreciándose casi 3% desde su triunfo en primera vuelta. "Las numerosas operaciones en el mercado al contado sugieren que viene una modesta baja tras el repunte de abril y mayo", agregó.

El triunfo de Macron sobre Marine Le Pen alivió al mercado, que temía el desbarajuste que podría seguir a una victoria populista, como ocurrió el año pasado con el Brexit y con las elecciones en Estados Unidos. La remoción del riesgo político que los inversores asociaron con la candidata Le Pen -quien prometió sacar a Francia de la zona euro si ganaba- hace que ahora la atención regrese a los fundamentos económicos y al ritmo relativo de normalización de la política monetaria en Estados Unidos y Europa; el foco se pondrá en las elecciones legislativas de junio, en las que el oficialismo debe ganar una mayoría parlamentaria para llevar a cabo las reformas prometidas.

A su vez, las acciones europeas cerraron con caídas después de que la recuperación de las bolsas de la región perdiera fuerza. El índice paneuropeo STOXX 600 cerró con una caída del 0,13%, mientras que el referencial francés CAC perdió un 0,91% tras tocar máximos en más de nueve años. También el alemán DAX bajó un 0,18% después de tocar un nuevo máximo histórico.

"El mercado ya había repuntado con fuerzas antes de esta elección", sostuvo el estratega de mercados globales de JP Morgan Emmanuel Cau. En la misma línea, comentó. "Hemos reducido una pequeña parte del riesgo, específicamente en los sectores de bienes de capital y químicos".

Un sondeo publicado el lunes mostró que la confianza de los inversores en la zona euro tocó en mayo su nivel más alto en casi una década, subiendo más que lo esperado gracias a una mejor evaluación de la situación económica y a expectativas de una menor incertidumbre política. De la misma manera, el índice de volatilidad CBOE –más conocido en Wall Street como el "indicador del miedo"– cayó a mínimos en más de dos décadas por el resultado del balotaje presidencial: se hundió 7,6% hasta 9,77, su mínimo desde 1993.

En tanto, el S&P 500 y Nasdaq volvieron a registrar niveles récords, pero ambos índices cerraron levemente por encima de los saldos del viernes.