Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Al sobreestimar el crecimiento se pagó 25% de más por los cupones PBI

Se pagó renta por cerca de u$s 10.000 millones, cuando podría haberse pagado entre u$s 2000 millones y u$s 2300 millones menos.Se estima que redujo a $ 20.000 millones el ahorro de $ 50.000 millones por subestimación del CER. En diciembre arranca la recompra de cupones

Al sobreestimar el crecimiento se pagó 25% de más por los cupones PBI

El Tesoro argentino debió pagar entre u$s 2.000 millones y u$s 2300 millones de más como resultado de la sobreestimación del producto por parte del Indec entre 2007 y 2015. Tres estimaciones diferentes ubican en ese rango el sobrecosto de los pagos de cupones atados al PBI.

El Ministerio de Hacienda y Finanzas ya emitió deuda para llevar adelante una operación de recompra que se concretará en diciembre y que busca mejorar el perfil de vencimientos para los próximos años.

Los cupones atados al PBI fueron creados en el canje 2005 por el entonces ministro de Economía, Roberto Lavagna, y su secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, como un extra que sería entregado a los que aceptaran la oferta. El concepto era el de crear un "dulce" que permitiera seducir a tendedores de deuda defaulteada en 2001 sin reducir la quita que exigía el entonces presidente Néstor Kirchner.

Inicialmente, los warrants tuvieron dificultades para encontrar un precio y muchos de sus tenedores originales se deshicieron de ellos sin saber que terminarían siendo el activo más interesante de la operación. Se venían años de crecimiento a "tasas chinas" que fueron sobre estimadas, además, debido a la subestimación de los datos de inflación.

Entre 2006 y 2012 los cupones pagaron renta por unos u$s 10.000 millones –se pagan a fines del año siguiente en el que el país crece por encima del nivel previsto en la emisión original– de la mano de tasas de crecimiento estiradas gracias a la intervención del Indec.

Este año el Gobierno publicó una versión "base 2004" revisada de la serie de PBI que achicó las variaciones anuales. De acuerdo a la revisión del PBI base 2004, el Producto Interno Bruto Real de la Argentina creció desde ese año hasta fin del 2015 un 48,6%, mientras que según el kirchnerismo la suba acumulaba llegaba al 62,9% hasta 2014.

"Incorporando los números de la base 2004 revisada, los pagos entre 2006 y 2012 hubieran ascendido, según nuestras estimaciones, a casi u$s 7900 millones (...) dando lugar a una diferencia algo mayor a los u$s 2.000 millones", explicó Federico Furiase de Bein & Asociados. Los cálculos de ese estudio comparan ese costo –uno $ 30.000 al tipo de cambio de hoy a valor corriente– con lo que se ahorró en pago de bonos atados a la inflación, los que ajustan con el coeficiente de estabilización de referencia (CER), y estiman que por este motivo el ahorro se redujo de los $ 50.000 originales a $ 20.000 netos. Todo ello sin considerar costos en materia de confianza en las instituciones locales.

Con cifras muy parecidas estima también Nicolás Dujovne y Asociados, aunque con diferencias metodológicas. Como la base 2004 no se había publicado en 2005, año que disparó el primer pago, en ese estudio prefirieron corregir los datos de crecimiento del PBI base 1993. En ese caso, la diferencia asciende a unos u$s 2240 millones.

El ex diputado nacional Claudio Lozano, por su parte, maneja números similares: calcula en u$s 2294 millones los pagos en exceso que se generaron por sobre estimar el nivel de actividad.

El actual ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, es desde hace años un crítico tanto del instrumento como de los pagos en exceso que se generaron por la intervención del Indec. En esa línea, anunció en junio pasado el lanzamiento de un proceso de recompra. Ya se pagaron u$s 0,19 por cada dólar de deuda original de u$s 0,48 establecidos como tope, con lo cual todavía resta pagar otros u$s 0,29 que según cálculos oficiales costarían en total otros u$s 14.000 millones.

Aunque la operación está prevista para diciembre, ya se emitieron dos títulos a 12 y 20 años por u$s 2750 millones para enfrentar la recompra que, calcula Hacienda, permitiría sacar de la plaza entre u$s 2500 millones y u$s 3000 millones de cupones en circulación. Esos dólares ya emitidos permiten el Tesoro contar con financiamiento antes del esperado ingreso de divisas producto del blanqueo.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar