Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Al menos en los próximos dos meses, el peso será ganador"

Cree que si el contexto internacional fuera favorable, la Argentina podría endeudarse en torno al 6%, una vez que acuerde con los holdouts. Considera que los dollar-linked serán una opción atractiva para el segundo semestre del año, cuando el ritmo de devaluación sea mayor

"Creo que la devaluación va a ser mayor en el segundo semestre, siempre dependiendo de la consistencia del programa económico, por lo cual será más atractivo pasarse a posiciones en dólares, con un 8% de tasa", dijo Cristian López, socio & CEO de Consultatio Asset Management. Sin embargo, para el corto plazo considera que es mejor invertir en bonos denominados en moneda local. En diálogo con El Cronista, el CEO del fondo Consultatio Asset Management, fundado por Eduardo Constantini del cual es socio mayoritario, considera que en el actual contexto de volatilidad internacional, la deuda argentina está performando mejor que el resto del mundo.

Sostiene que Argentina no está tan pegada al contexto internacional en su curva soberana y que los bonos en dólares siguen siendo atractivos. "Es preferible pasar este contexto y evitar la volatilidad de acciones argentinas o globales", recomienda.

Antes de asumir como socio y CEO de Consultatio Asset Management, López se desempeñó como Gerente Comercial en Raymond James Argentina. Además fue gerente regional de Ventas en el fondo global Pioneer Investments.Sus comienzos en el mercado de capitales fueron en el grupo Supervielle en 1997.

–¿Qué inversiones recomienda para este año en el mercado local?

–Creo que por lo menos en los próximos dos meses el peso será ganador. Con una situación fiscal más gradualista y teniendo en cuenta la puja paritaria con un ancla en el valor nominal del dólar, la tasa debería mantenerse alta. Si la tasa no fuera suficientemente elevada, habría más motivaciones a dolarizar portafolios. Frente al target optimista y desafiante de inflación de 25%, creo que la tasa tiene que ser suficientemente importante para que la gente se sienta atraída a invertir en pesos.

–¿Cuáles son los instrumentos en los que conviene posicionarse?

–Con la medida del gobierno que elimina la obligación de las compañías de seguros a invertir en el inciso K, las tasas están ahora mucho más cercanas al mercado. Podrías encontrar cheques diferidos con tasas de 30 ó 32%. Además, creo que una buena opción es comprar Lebacs y un seguro por el tipo de cambio en Rofex, por la misma cantidad de tasa que estás invertido en pesos.

–¿Y los dollar-linked?

–Somos más proclives a tasas con cobertura a tipo de cambio Rofex que ir al dollar-linked. El sintético pricea mejor rendimientos, es decir, es lo mismo que comprar un bono en pesos con un futuro de dólar para cubrirte de la devaluación. En el corto plazo es mejor invertir en bonos en pesos que en dollar-linked, aunque a partir del segundo semestre estos instrumentos podrían ser una opción. Creo que la devaluación va a ser mayor en el segundo semestre, siempre dependiendo de la consistencia del programa económico, por lo cual será más atractivo pasarse a posiciones en dólares, con un 8% de tasa.

–¿Por qué la emisión del Bonar 2020 y el canje del nuevo título por los Bonar X no fueron exitosos?

–Por un lado, había una situación externa donde justo el día de canje el S&P 500 estaba cayendo 3,5%. La preocupación por la caída del petróleo y la desaceleración de China trajo una enorme volatilidad. Además, cuando uno miraba el canje del Bonar X al Bonar 2020, el premio no era espectacular. Al analizar esto en el actual contexto internacional, creo que no fue el mejor día para hacerlo. Nadie esperaba tres meses atrás que el petróleo cayera tanto y de manera tan abrupta. Si bien entendemos que la crisis no es similar al 2008 la caída del petróleo le pone al mercado un ruido enorme, sumada a la baja del crecimiento chino.

–¿Con este contexto internacional, cuál es la mejor estrategia de inversión?

–Hoy sería muy cauteloso. De manual te diría que las recesiones globales ocurren con precios de commodities altos más que bajos. El contexto también está signado por la caída de manufactura en Estados Unidos; sólo 40 de 500 empresas sorprendieron con ganancias en el S&P. Con respecto a los precios del petróleo, estamos más cerca del piso. En este panorama, el equity argentino, el crédito soberano y subsoberano está performando mejor que el resto del mundo. Alguien que tiene ahorros puede ir a las curvas de pesos y dólares. Argentina no esta tan pegada al contexto internacional en su curva soberana. Es preferible pasar este contexto y evitar la volatilidad de acciones argentinas o globales.

–Si bien los bonos en dólares se sostienen mejor que sus pares emergentes, igual están cayendo...

–Cuando miras que las acciones argentinas están más de un 20% abajo, no se ve que tenga una correlación en renta fija. Es cierto que el Global 2017 hace unas semanas valía u$s 117 y hoy vale u$s 111. Pero en tiempos de crisis años atrás veías tasas de interés de 14% en bonos cortos, que hoy rinden 7%. La tasa pasó de 7% a 7,40%, no es una corrección feroz. El nuevo ciclo de Argentina, con reglas más transparentes y más claras permitió que la corrección de bonos sea poco traumática con respecto a otros soberanos emergentes, teniendo en cuenta que va venir un momento donde el país volverá a los mercados globales para financiar proyectos de inversión que en el último tiempo han sido prácticamente nulos.

–¿Con un contexto internacional adverso, ¿a qué tasas podría emitir deuda una vez que acuerde con los holdouts?

–Me da la sensación que podría estar 1,5 o dos puntos debajo de la situación actual, en torno al 6%. Pero también es difícil dar una cifra certera; también dependerá del contexto global y del momento en que Argentina logre despejar sus incertidumbres. Con un contexto muy favorable es probable que los rendimientos sean más bajos, pero también puede ocurrir que Argentina haya generado los incentivos internacionales correctos, pero que una fuerte volatilidad internacional no lo refleje.