Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Agresivo, el BCRA frenó al dólar para retirar pesos de la calle vía futuros

El dólar minorista cerró a $ 14,89 y perdió más de 6% en el mes. La baja de la divisa hizo que el BCRA recuperara $ 15.000 millones de los $ 70.000 que había tenido que emitir para pagar por futuros. Con volumen récord, debió vender u$s 200 millones para que la divisa no suba más

Agresivo, el BCRA frenó al dólar para retirar pesos de la calle vía futuros

El Banco Central (BCRA) peleó con uñas y dientes contra lo bancos ayer para frenar el precio del dólar. El objetivo de los hombres de Federico Sturzenegger era limitar al mínimo el efecto monetario del mayor vencimiento de contratos futuros heredados de la administración anterior que cayó ayer.

La entidad vendió u$s 200 millones para evitar subas y termino de aspirar así cerca de $ 15.000 millones de los $ 70.000 que había debido emitir en meses previos para pagar pérdidas en la plaza a término.

Ayer vencieron cerca de u$s 4500 millones en contratos futuros que el BCRA había vendido durante la época en que Alejandro Vanoli era presidente de la entidad. En marzo se operaron u$s 12.400 millones en futuros, récord para el Rofex, que se volcaron al mercado spot en forma de una marejada de pesos y amenazaron con disparar al dólar oficial.

El volumen negociado llegó así a los u$s 751 millones en el mercado mayorista ayer, el más alto desde febrero de 2014 (cuando agroexportadores ingresaban divisas a ritmo acelerado por una acuerdo con el Gobierno tras la devaluación de enero de ese año).

La que venció ayer era la mitad de la exposición total a futuros con la que la anterior administración había intentado desincentivar expectativas de devaluación que, finalmente, se concretaron tras el cambio de Gobierno.

Como los contratos futuros se compensan a diario, tras la suba del dólar en diciembre el BCRA debió emitir más de $ 67.000 millones para pagar por los contratos vendidos en esa plaza (eso a pesar de haber inducido al principal mercado, el Rofex, a recortar las ganancias de sus inversores) hasta que la divisa tocó techo arriba de $ 16 en febrero.

En marzo, con la baja del 6,96% que experimentó el dólar mayorista en el mes, el BCRA recuperó parte de esas pérdidas: unos $ 15.000 millones según estimaban ayer fuentes oficiales. Pero Sturzenegger y los suyos no estaban tan preocupados ayer por cerrar esa ganancia contable como por el efecto monetario de la misma. Los pesos emitidos para pagar futuros inflaron la masa monetaria, contrarrestando el esfuerzo que con tasas altas y licitaciones de letras llevó adelante la entidad desde el cambio de Gobierno.

Por eso es que la mesa del BCRA dio pelea a cara de perro. Por un lado redujo el límite que impone a la posición global neta en moneda extranjera (más sencillo: a las tenencias propias de dólares y activos nominados en esa moneda) del 15% del patrimonio de cada entidad al 10%. Para los contratos futuros pasó del 7,5% al 5% del patrimonio. Esto va a forzar a las entidades a reducir sus tenencias de dólares y contratos futuros a partir de hoy mismo (y desactivó así parte de la demanda de divisas de ayer, ya que tendría que ser revendida a pérdida en breve),

Segundo, la mesa de operaciones el BCRA conducida por Agustín Collazo y supervisada por el director Demian Reidel se concentró en pinchar el precio del dólar "Comunicación A 3500", un precio que se usa precisamente para compensar futuros. Ese valor surge de una encuesta a bancos que se hace tres veces en la rueda, la última vez a las 14 horas, una hora antes del cierre. En este horario concentró las ventas la autoridad monetaria para frenar el precio. También unos u$s 200 millones que operadores el mercado decían haber visto vender a las mesas de operaciones del Banco Nación y el Banco Provincia.

"El día de hoy tuvo más manipulación que con Vanoli", dijo ayer un operador particularmente enojado. "Estos juegan al póker." Algunos fueron ataques directos a bancos díscolos. Hubo entidades que cuando llegó la hora de la encuesta pusieron órdenes de compra a precios altos, para inflar así el rendimiento de los futuros. La mesa del BCRA respondió vendiendo a esos precios altos por sorpresa para hacer pagar la picardía de los operadores.

Así, el dólar de referencia para futuros se anotó a $ 14,58, doce centavos por debajo del cierre mayorista, en $ 14,70. La diferencia no es menor, por cada 10 centavos de suba del dólar de referencia el BCRA se ve obligado a emitir $ 1100 millones.

"No sólo intervienen para ahorrar en futuros, también para frenar traslado a precios de la suba del dólar", dijeron en un banco. "Quieren impulsar más a la baja al dólar ahora que llega la cosecha y se viene un trimestre de caídas en su precio."

La base monetaria se expande a un ritmo del 31,1% interanual, después de hacerlo a más del 40% en diciembre pasado y de haber desacelerado al 25% en febrero.