Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Agentes de bolsa se enfrentan a los bancos por el proyecto de una nueva Caja de Valores

Prat-Gay avala la nueva Caja del MAE para presionar al sistema bursátil por pedido de los bancos. La CNV se opone a que haya una segunda Caja, pero acata a Hacienda

Agentes de bolsa se enfrentan a los bancos por el proyecto de una nueva Caja de Valores

La nueva Caja de Valores impulsada por los bancos de MAE, para competir con la de los agentes del Merval, provocó los primeros chisporroteos dentro del gabinete económico.
Alfonso Prat-Gay lo avala para presionar al sistema bursátil por pedido de los bancos, fogoneados por el ex Galicia Luis Ribaya, director del Banco Nación y presidente de MAE. El titular de la CNV, Marcos Ayerra, prefiere seguir con una sola Caja, pero debe acatar las decisiones de su jefe.
En Caja de Valores se defienden y quieren seguir siendo la única entidad depositaria (odian que se refieran a ellos como ‘monopolio’): "Los aranceles de algunos bancos son más caros para el inversor de los que es Caja. Además, por algo las depositarias internacionales y clientes institucionales confían en nosotros como custodio. La del MAE no sé si está impulsado por algunos pocos bancos o por funcionarios que buscan algún reconocimiento personal, pero pocos creen que tengan éxito".
Agregan que Caja participó con éxito en todos los canjes de deuda del gobierno nacional, participó activamente en lo que concierne a la solución del problema de los holdouts, subvencionó o financió con recursos propios la formación de un mercado de cheque diferidos por mucho tiempo, fomentando así la baja de costos hacia el sector pymes. Asimismo, subrayan que tienen un centro de procesamientos de datos galardonado por certificadores internacionales. Por otra parte, recalcan que hoy están trabajando con reguladores y organismos gubernamentales y públicos en la ley de blanqueo.
"Los bancos sólo saben de bancos y la experiencia muestra que fracasaron en todo intento de hacer operatorias por el fin de bajar costos, en lugar de sentarse a negociar estrategias en común contra malgastar dinero en temas que a la corta o a la larga no tienen efectos beneficiosos. Al contrario, siempre terminaron desprendiéndose del intento perdiendo dinero: eso pasó en todo el mundo. Por temas regulatorios, a los ojos de los inversores institucionales no les conviene tener dos Cajas desdobladas. ¿No será que están buscando que con esta forma no se puedan integrar los mercados en el ámbito local, y con eso mantener la operatoria de valores argentinos en el exterior?", se preguntan con sorna.
El futuro nombre de la compañía sería MAE Clear S.A., que necesitará una inversión de $ 75 millones de exigencia de capital, más $ 25 millones para la operación. En el Merval ponen en duda que con sólo $ 25 millones puedan ponerla en funcionamiento, ya que para comprar el sistema nomás se les iría ese monto, a lo que se le debe sumar una oficina de 600 metros y contratar a todo el personal. A su vez, hacen hincapié en que los $ 75 millones de exigencia de patrimonio mínimo por el regulador son valores del 2012, que están desactualizados por inflación (dicen que debería ser el doble), y además creen que debería reverse hacia arriba para que exista mayor responsabilidad patrimonial.
En Caja de Valores se jactan que tienen niveles de excelencia internacional, con tecnología de avanzada, "y los bancos no pagan, sino que lo paga el cliente. Cuando abrís una cuenta y comprás un fondo, te lo descuentan de ahí ¿Entonces el banco quiere que pagues más barato o quiere ganar más?", se preguntan en el directorio del Mercado de Valores.
La Caja de Valores es una pata importante en el cobro de comisiones del Merval y la Bolsa, con lo cual habría que ver cómo le puede llegar a pegar al B&MA. Desde el oficialismo se defienden: "No conviene una nueva porque ya hay una: hay fondos americanos que no pueden invertir en un país con dos Cajas. Se fragmentaría más el mercado y el regulador tendría menos control. No es nada fácil hacerla y los bancos no están acostumbrados a moverse por cuentas comitentes como lo exige la reglamentación de la CNV".
La queja de los banqueros es que la Caja del Merval no tiene sistema real-time on-line y tiene una arquitectura inicial de 1975 "adaptada con parches informáticos", según describen.