Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Advierten que bancos amasan fortunas en un Brasil en recesión

La recesión que atraviesa Brasil ha hecho estragos en la industria, el comercio y dejó sin empleo a 1,5 millones de trabajadores en el último año, pero, ajenos a la crisis, los bancos no sólo se han mantenido a flote, sino que se embolsaron beneficios récord.
Con los intereses más altos del mundo y el crédito aún al alza, los tres principales bancos privados de Brasil, el Itaú, el Bradesco y la filial del Santander, lograron resultados inéditos en 2015 expandiendo tanto sus beneficios, como sus carteras de crédito y sus márgenes.
El volumen total de crédito aumentó un 6,6% en el año, según el Banco Central, aunque en el último trimestre se estancó y los bancos privados esperan que se pueda producir incluso una retracción este año.
El Itaú, el mayor banco del país, fue el que cosechó un mejor resultado: sus ganancias crecieron un 15,4% en el año y llegaron a 5.913 millones de dólares, todo un hito para un sector que en Brasil ha demostrado estar a prueba de crisis.
Sus competidores no se quedaron muy atrás. El Bradesco ganó 4.351 millones de dólares, un 13,9% más que en 2014, mientras que el Santander Brasil aumentó sus beneficios un 13,2% y se embolsó 1.676 millones de dólares.
El único gran banco que aún no ha divulgado sus resultados anuales es el Banco do Brasil, controlado por el Estado, y que, hasta septiembre pasado, había elevado sus beneficios un 43,5%.
El grueso de las espectaculares ganancias de los bancos se explica por las altísimas tasas de interés que cobran y que, con motivo de la crisis, han subido un 10% de media en los últimos doce meses, según datos del Banco Central.
Un brasileño pagará un 14,2% si pide un préstamo para adquirir una casa y un 26% si va a comprar un automóvil, pero los intereses se disparan hasta el 431,4 % anual si se le ocurre sacar del bolsillo la tarjeta de crédito.
Los bancos argumentan que las subas de los intereses que cobran a sus clientes se justifican por el incremento de la morosidad, que ha tenido un alza de 0,7 puntos porcentuales y se sitúa en el 3,4%. Asimismo, los banqueros aseguran que la crisis que atraviesa Brasil, que tuvo una recesión cercana al 3,70% el año pasado y podría tener una retracción del 3% este año, según cálculos de analistas privado, también les ha perjudicado. Todos pierden con la recesión", dijo el presidente del Itaú, Roberto Setúbal, al presentar los resultados récord del banco el martes pasado.