Advierten por los efectos negativos del nuevo cepo a los bienes suntuarios

La restricción para productos de lujo alcanza también a bienes menos exclusivos. Desabastecimientos, traslados de costos financieros, subas de precios y menor nivel de actividad, entre los principales efectos no deseados.

Se la anunció como una medida anti Lamborghini. Pero las nuevas restricciones al mercado de cambios que impuso ayer el Banco Central (BCRA) para los importadores de “bienes suntuarios alcanzan a productos de uso menos exclusivo.

La Comunicación A 7201 emitida el miércoles por la noche por la autoridad monetaria reveló que el nuevo cepo no solo demorará por un año el acceso al mercado para importadores de bienes exclusivos de la talla del automóvil de alta gama de la reconocida marca italiana. También lo hará para algunas importaciones que van desde agua mineral a lavavajillas, hornos eléctricos, refrigeradores domésticos o vinos, espumantes y licores de hasta u$s 50 por litro de valor FOB (unos $ 4250). Para esta “lista muy selectiva de productos de bienes finales , los importadores deberán esperar 90 días para acceder al mercado de cambios.

Dentro del listado de bienes comprendidos por el nuevo cepo aparecen también motos total o parcialmente armadas, sembradoras-abonadoras, plantadoras y trasplantadoras para siembra directa, cosechadoras-trilladoras, y máquinas para lavar ropa, incluso con dispositivo de secado, totalmente automáticas (excepto con dispositivo de accionamiento por fichas o concebidas para llevarlo). En el inventario figuran, además, autos con valor FOB igual o superior a los u$s 35.000, embarcaciones con valor FOB igual o superior a los u$s 5000 –excepto para aquellas destinadas a la práctica deportiva olímpica, paraolímpica o panamericana con certificación de la Secretaria de Deportes–, aviones o helicópteros.

Según explicó el BCRA, la medida tiene por objetivo preservar la salida de u$s 325 millones. De dicha cifra, estiman que se obstaculizaría la salida de divisas por u$s 25 millones en el caso de los bienes suntuarios y de u$s 300 millones de otros bienes finales. Entre estos últimos, indicaron que se encuentran electrodomésticos de línea blanca y otros productos que tienen producción nacional.

Esto va a tener impacto en precios , advierte Gabriel Caamaño, economista de consultora Ledesma. "Esa espera de 90 días o un año genera costos financieros que el importador tendrá que cubrir, trasladándolos a precios. Creo que esos bienes importados van a encarecerse, e incluso puede generarse algún faltante. También puede haber un desacople entre oferta y demanda, y ante la falta de reposición en el corto plazo eso podría provocar alguna suba adicional", explica.

Pero Caamaño también subraya que ese aumento de precios puede incluso trasladarse a aquellos bienes sustitutos de producción nacional. "En un contexto inflacionario, donde los márgenes vienen muy golpeados y hay aumentos de costos, que el importado competitivo suba va a hacer que, en muchos casos el productor local tenga mayor espacio para trasladar aumentos de costo o intentar recuperar márgenes. Con lo cual los sustitutos producidos localmente también pueden tener un impulso por ese lado", argumenta.

Para Federico Furiase, director de Eco Go, la medida refleja “el costo que el Gobierno está dispuesto a pagar para no convalidar una devaluación del tipo de cambio oficial y proteger las reservas netas del BCRA, que según estima rondan los u$s 3100 millones. “La lógica del Gobierno es evitar a toda costa un salto del tipo de cambio oficial y proteger las reservas teniendo en cuenta que es año electoral. Entonces, para limitar las presiones cambiarias, parece dispuesto a cerrar importaciones, lo cual tiene un efecto negativo en el nivel de actividad , dice.

Furiase, no obstante, subraya que “en este caso la medida refiere a artículos de lujo, con lo cual un aumento de precios no generaría un efecto en los precios más sensibles de la canasta del consumidor . Sin embargo, añade: “No me sorprendería que, si la brecha no baja –o directamente se recalienta una vez que se desarme el aumento estacional en la demanda de pesos–, el Gobierno siga restringiendo importaciones, con el consecuente costo recesivo . Por último, el director de Eco Go remarca que el bloqueo al MULC puede provocar que las empresas importadoras se vuelquen al canal financiero.

Tags relacionados

Más de Finanzas y Mercados

Compartí tus comentarios