Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Acusan al Merval de cargarle sus gastos a la Caja de Valores

Hace 15 días el Merval no quiso formalizar el contrato de renovación por los servicios que le presta a Argenclear, que se dedica a compensar y liquidar operaciones del MAE. El CEO del Mercado, Jorge Di Carli (apodado "Carniza", "Carnicero" o "Jack el destripador" por quienes no lo quieren) se peleó con el ex BBVA Alberto "Nano" Estrada, director ejecutivo del MAE.

La diferencia fue por el contrato entre Merval y Argenclear: rompieron relaciones, al punto que ni siquiera se hablan por teléfono. Como venganza, Di Carli no hizo firmar el contrato, si bien sigue en funcionamiento de modo informal, aunque precario desde el punto de vista legal. Según cuentan puertas adentro, Di Carli no se lleva muy bien con los bancos (hace de policía malo), mientras Ernesto Allaria, presidente del Merval, hace de policía bueno.

En rigor, el MAE ya venía hace más de un año intentando armar su propio sistema de liquidación. Tuvo idas y vueltas. No le fue fácil, pero hace seis meses que ya se independizó de la Caja para las liquidaciones de Argenclear. "Si quisieran impulsar una competencia con centrales de clearing, ya están bien operativas y sólidas las de Rofex y Matba, mientras que la de MAE es poco eficiente", responden desde el Mercado.

"Como Caja no podía repartir más del 10% de sus ganancias (habrá que ver si se mantiene con la nueva ley), lo que siempre hicieron sus dueños: la Bolsa y el Merval, es cargarle todos sus gastos. Desde la conexión a Internet hasta el desarrollo de sus propios sistemas lo hace Caja. Incluso, el grueso de la empresa se dedica a hacer tareas para el Merval y la Bolsa, pero lo crucial es que lo pagan los depositantes. Los bancos hacen el "pass-trough" tarifario a los tenedores de bonos y acciones, lo que se impide un desarrollo moderno, eficiente y barato del mercado de capitales", se quejan en el sector financiero.

Otros perciben la amenaza: Alejandro Berney (CEO, o director ejecutivo, como le gusta autodenominarse) anda recorriendo los bancos junto a Carlos Viñuales para consultar en qué puede mejorar Caja. Pero MAE sólo necesita un sistema de custodia, mucho más simple que el del Merval, porque operan pocos productos. El Mercado opera de todo excepto Futuros, aunque en secreto están gestionando la autorización en la CNV para poder competir con Rofex.

"¿Por qué Caja tiene que gastar fortunas en dinero y dedicar sus empleados para proveerle un sistema de negociación al Merval? ¿Eso es parte de su objetivo societario? Como así tampoco el nuevo sistema de back-office que Caja está desarrollando para las sociedades de bolsa, algo que tendrían que pagar ellas desde sus propios bolsillos", deslizan en el ambiente. Y se preguntan por qué el software del año 1975 la Caja lo tiene valuado en u$s 45 millones.

El problema de Caja es que tiene 400 empleados, de los cuales según las propias palabras de uno de sus directivos con más poder, "la mitad no hace nada y habría que echarlos". Claro que no quieren pagar el alto costo indemnizatorio y prefieren que la gente se canse o se jubile.

Lástima que Berney, el CEO de suave voz (ex managing director de Negocios del Citi para Latam) poco puede hacer contra el poderoso "Moreno" que ocupa la Gerencia Divisional Informática: Alejandro Wyss, ahijado de Adelmo Gabbi, quien controla 180 empleados de manera directa y tiene más poder que el CEO. "Es más, le frena proyectos, ejerce dominio sobre el directorio y logró hacerse amigote de Allaria, a quien le sirve su presencia para controlar a Claudio Pérès Moore, el presidente. Wyss primero intentó comprarle el sistema de negociación a BME (España) sin éxito. Ahora hace tres años que están luchando por poner en funcionamiento un producto enlatado: Millenium. Aún no existe fecha de implementación", revelan puertas adentro.

Lo cierto es que el CEO, Berney, entró con mucha energía e ideas a la Caja, pero se topó con Wyss. Cuentan que un día preguntó: "¿Quién se cree este tipo?", a lo que le respondieron tocándole el hombro: "Ojo, es el ahijado de Gabbi". "Ahhh, OK", respondió, y se fue al mazo. Quienes trabajan con él (y no le tienen mucha simpatía) cuentan que Wyss hace micromanagement, arma estructuras inorgánicas que van mutando todo el tiempo: "Puede poner a un gerente a hacer tareas de data-entry y, en simultáneo, a tipos que atienden el teléfono en el call center a liderar proyectos".