Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

A un mes de cotizar en bolsa, los nuevos títulos públicos avanzaron sólo un 0,9%

Los bonos mostraron un buen desempeño, sin embargo, las subas de los precios no fueron mayores porque aún todavía no se perciben los efectos de las políticas oficiales

A un mes de cotizar en bolsa, los nuevos títulos públicos avanzaron sólo un 0,9%

Los bonos emitidos por el Gobierno de Mauricio Macri revolucionaron la oferta de deuda soberana. Si bien todavía faltan opciones en la renta fija, se trató del primer paso: sirvieron para pagarle a los holdout, salir del default y fijar tasas de endeudamiento más baratas.

Si bien son los títulos preferidos de los grandes inversores internacionales, desde que empezaron a cotizar en bolsa solo ganaron un máximo de 1%, y hoy valen en Nueva York entre 0,7% y 0,9% más. Lo que impide que suban más de precio, y por lo tanto recorten su tasa de retorno, es que las políticas del Gobierno todavía no solucionaron los problemas de fondo.
Igualmente, en la City creen que el pronóstico es favorable.

Son papeles que sólo pueden comprar los grandes jugadores porque la ficha mínima es de u$s 100.000, por eso es que se negocian más en el exterior que en terreno local. Los títulos vencen en 2019, 2021, 2026 y 2046, y sus respectivos tickers son AA19, AA21, AA26 y AA46.

Desde Balanz, Nicolás Chiesa recordó los primeros pasos de estos bonos a fines de abril. "Ahora la operatoria es más fluida, al principio hubo problemas porque se suscribían por códigos diferentes; aunque tardó, cuando se unificaron las partidas se normalizó todo", detalló.

A su vez, se refirió a las dificultades actuales: "Ahora estamos en el peor momento, porque está todo en duda: por un lado el dólar, no se sabe a cuánto quedará el precio, antes el problema era que subiera mucho, pero si baja demasiado perderá competitividad; por otro lado, la tasa está muy alta, sin embargo no se la puede bajar mucho, está la disputa entre la inflación y el conflicto social por el enfriamiento de la economía". En definitiva, Chiesa prevé que los bonos "achicarán un poco" en lo inmediato y que, "a la larga", el que más prometedor es el AA46.

También la analista de Portfolio Personal Sabrina Corujo se inclinó por la misma opción: "Seguimos entendiendo que la parte larga de la curva es atractiva; el más interesante es el de bono a 2046, porque al ser tan largo tiene más chances de subir. El AA46 tiene una Tir cercana a 8%, cuando en la región, el Brasil41, rinde 6,6%".

De todas formas, reconoce que la ficha de entrada es alta, lo que hizo que últimamente se arbitraran los Discount y los Par en dólares. "El inversor puede elegir estos bonos como alternativa, según la legislación que más lo convenza", agregó.

Pero que el AA46 sea el preferido del mercado no significa que los más cortos sean desechables. Tanto Corujo como el economista de Inversor Global Nery Persichini, se detuvieron en los títulos que vencen antes. "El AA19 paga el 5% en dólares; no es un mal rendimiento en un mundo de tasas negativas", expresó la analista de Portfolio Personal.

En tanto, para Persichini, los papeles de mediano plazo tienen más chances de comprimir spread: "El mayor potencial lo veíamos en los largos pero es más probable que comprima antes el tramo medio que el largo porque todavía no se vieron las consecuencias de la políticas aplicadas por el Gobierno".

En este contexto, recomendó a los inversores minoristas buscar bonos que tengan una duration similar como el Bonar 20, que hoy da un 5,5% y el Bonar 24 da 6,7%, ambos en dólares.