Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

A pesar del avance del dólar, la competitividad del peso no mejoró en febrero

A pesar del avance del dólar, la competitividad del peso no mejoró en febrero

La suba del dólar durante febrero no generó ninguna mejora en la competitividad del peso, porque fue acompañada por devaluaciones similares de las monedas de todos los socios comerciales de la Argentina. Con todo, el índice que mide qué tan caro está el país en términos cambiarios se estabilizó en su mejor nivel desde abril de 2016, a poco de la salida del cepo cambiario.

La devaluación de la moneda local resultado de los cambios en la política monetaria permitió la mejoría, el movimiento de la divisa del mes que terminó ayer sólo mantuvo estable el tipo de cambio real en medio de la turbulencia global.

El Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral que elabora el Banco Central (BCRA) cerró febrero en 96,7 puntos, prácticamente en el mismo nivel al que cerró enero, a pesar del avance de 2,34% que sufrió el dólar en el mes que terminó ayer.

Una suba en el índice de tipo de cambio real indica que los bienes y servicios producidos en el país se abaratan en términos cambiarios, a la inversa una baja implica que el dólar se "atrasa" y el país se encarece.

La estabilidad del indicador a lo largo de febrero se explica porque la suba del dólar en el mercado local estuvo impulsada por factores externos, que movieron a la par a las monedas de los socios comerciales del país. Por ejemplo, así como el peso argentino se devaluó 2,37% en el mes, el real brasileño retrocedió 1,87% frente al dólar en el mismo período y el sol peruano bajó 1,54%.

La mejoría en realidad se dio, más que nada, en los meses de diciembre y enero. En esos meses, el dólar empezó a corregir su atraso respecto del nivel general de precios y luego fue impulsado por la relajación de la política monetaria impuesta por el ala política del Gobierno al BCRA. Desde entonces, el peso argentino se devalúa 12,46% frente al dólar, mientras que el real brasileño y el sol peruano se mantienen prácticamente estable frente a la mismo moneda. El peso mexicano se aprecia 1,27% en el mismo período, y los pesos colombiano y chileno ganan 6,74% y 7,10%.

En diciembre, el tipo de cambio real multilaterial promedió 86 puntos y un mes después promedió 93 puntos. El promedio de febrero, en torno a los 96 puntos es el más alto desde abril de 2016, a pocos meses de la salida del cepo cambiario, luego de una escalada del dólar que lo llevó a un pico de 107 puntos en marzo.