Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

A pesar de Trump, mejoraron las condiciones para financiarse

A pesar de Trump, mejoraron las condiciones para financiarse

El Índice de Condiciones Financieras (ICF) elaborado por el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) y la consultora Econviews recuperó 8,6 puntos en diciembre y alcanzó los 46,1 puntos. Así, superó los registros previos a la elección de Donald Trump y marcó el mejor registro desde octubre de 2007. "Esta mejora se explica sobre todo por lo que sucedió en las últimas dos semanas del mes, en tanto diciembre había comenzado con condiciones externas incluso más estresadas que noviembre", explicó el IAEF en un comunicado.

De esta forma, el ICF se mantuvo en zona de confort financiero, donde se encuentra desde julio del año pasado. "Lo importante es que estas condiciones están bien en un momento en que el Gobierno va a salir a emitir deuda", puntualizó Eric Ritondale, economista de Econviews, haciendo referencia a la emisión soberana que se espera para esta semana.

Y agregó: "Tarde o temprano, esto derrama en la actividad económica. Si el confort financiero se sostiene, la economía va a empezar a crecer porque hay una relación directa entre confort financiero y crecimiento económico".

El ICF resulta de la combinación de dos índices: uno que sigue a las condiciones financieras locales y otro, las externas. En diciembre, las condiciones locales se deterioraron levemente respecto del mes previo: cayeron 2,8 puntos y quedaron en 33,9 puntos.

Esto se debió a varios factores: hubo una suba en la devaluación esperada; aumentó el riesgo país, como consecuencia del Efecto Trump; creció el riesgo legislación, a partir del debate por el Impuesto a las Ganancias en el Congreso; y cayó el índice Merval. "Estos retrocesos fueron parcialmente compensados por una nueva reducción en la tasa Badlar", señaló el IAEF. Eric Ritondale añadió: "La Badlar bajó y ayudó al índice local porque muestra una economía menos inflacionaria, aun cuando se trata de una variable nominal. También ayudó que la inflación núcleo fuera más baja en diciembre".

Las condiciones externas, que a priori se pensaba que iban a empeorar como consecuencia del Efecto Trump, sorprendieron a los analistas al mostrar una mejora con respecto a lo sucedido en noviembre. La recuperación mensual fue de 11,4 puntos e hizo que el índice externo alcanzara 12,2 puntos. La mejora estuvo explicada por una menor volatilidad en los futuros y acciones de Estados Unidos y de países emergentes, así como por un aumento de la inflación esperada en el país del norte.

"Este avance no fue mayor en diciembre por una suba en el rendimiento de los Treasuries a 10 años y el resultante mayor empinamiento de la curva soberana de Estados Unidos. No obstante, durante los primeros días de enero las condiciones externas siguieron mejorando, de la mano de una baja en el rendimiento de los Treasuries", comentó el IAEF.

"Las variables que hay que seguir a partir de ahora son el rendimiento de los bonos estadounidenses a 10 años y el riesgo país, que fueron los únicos indicadores que se vieron afectados por el efecto Trump", dijo Eric Ritondale. "Mi sensación es que, si no pasa nada demasiado raro en el riesgo país, en enero va a haber mejoras locales causadas por los buenos rendimientos que están teniendo las acciones en los primeros días del año, así como por la caída de la tasa Badlar y de la devaluación esperada. En el caso de la inflación, todavía no sabemos cómo va a influir porque, aunque se anunciaron aumentos, los mismos corresponden a precios regulados, que no afectan a la inflación núcleo que tomamos para desarrollar el índice", afirmó.