Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

A 10 años de la crisis sub-prime: cómo está la salud de Wall Street

En el mercado algunos analistas cuestionan si el rally que vive la bolsa de Nueva York actualmente es sostenible. Por otro lado, quedan dudas sobre si se logró la solidez necesaria para afrontar una suba de tasas o fuertes correcciones de mercado.

VIX Index y KBW Bank Index (5 años) - Bloomberg

VIX Index y KBW Bank Index (5 años) - Bloomberg

Hace dos meses, el Dow Jones tocaba por primera vez los 19.000 puntos. Esta semana el índice de industriales pasó los 20.000.

Wall Street ya venía con una tendencia ascendente en la era Obama, pero la victoria de Trump pareció despertar aún más al mercado, entusiasmado por la nueva etapa de expansión fiscal y desregulación que vendría con el cambio de presidencia.

En este contexto, se cumplen 10 años desde el comienzo de la crisis de las hipotecas subprime, cuando a mediados del 2007 estalló la burbuja inmobiliaria.

En este contexto, un Gobierno que toma medidas extremas podría generar mayor volatilidad en el mercado.

Algunos se cuestionan si el rally que vive Wall Street es sostenible. Por otro lado, queda ver si en estos años Wall Street logró la solidez necesaria para afrontar una suba de tasas o fuertes correcciones de mercado.

En este sentido, varios economistas destacaron la evolución del P/E ratio del S&P (Price/ Earnings o Precio sobre Ganancias). “El P/E está en máximos respecto a su promedio histórico y acercándose a niveles pre-crisis. Esto invita a ser cauteloso”, señaló Diego Martínez Burzaco, Economista Jefe de Inversor Global.

Además, hay que considerar que si el ratio se aleja considerablemente del promedio, sería una indicio de que algún sector se está sobre valorizando. Para el economista, tarde o temprano el mercado tendrá que corregir.

Índice Shiller precio-ganancias

Shiller S&P p/e Ratio
Fuente: Robert J. Shiller Data Set
CAPE p/e10
Fuente: Robert J. Shiller Data Set

Desde la elección del pasado 8 de noviembre, se pudo ver cómo el mercado reaccionó frente a las palabras de Trump. Uno de los primeros sectores en sentir la ola alcista fue el bancario, anticipándose a las desregulaciones anunciadas. Del otro lado, entre los inflows más recientes, se destaca el sector de materias primas, luego que el presidente anunciara la rehabilitación de dos gasoductos clausurados por Obama.

A su vez, la Fed subió la tasa por segunda vez en 10 años, pero el interés global sigue siendo muy bajo, y la liquidez es amplia. Este es un factor que está traccionando al mercado desde hace tiempo. “Actualmente, el costo de oportunidad es bajo, porque los bonos rinden poco y nada”, destacó Martínez Burzaco.

Sin embargo, “a esta altura, ya está bastante descontado el efecto positivo en algunas valuaciones y también se ven acciones que están sobrevaluadas. Estas serían señales de agotamiento”.

Por su parte, Emilio Ocampo, Economista y ex banquero en Wall Street, también se mostró escéptico sobre la solidez de este bull market. “El mercado respondió con optimismo a la victoria de Trump y sus medidas económicas proteccionistas. Pero son medidas cortoplacistas, en el largo plazo le harán un gran daño a la economía, y el mercado tendrá que ajustar”, señaló.

“Una cuestión que tiene resolver Estados Unidos es cómo salir de la era del Quantitative Easing, esto es, la política de tasas bajas que viene aplicando la Fed desde 2009”, explicó Ocampo. Y esto dependerá de lo que haga Trump.

Si su plan económico se lleva a adelante, un mayor gasto público en infraestructura, junto con una política proteccionista aceleraría el crecimiento y la inflación. Además, una desregulación en el sistema financiero contribuiría también al recalentamiento de la economía.

- “Este escenario llevaría a la Fed a una suba de tasas”, señaló el economista.

La salud del sistema Financiero

Ocampo, autor de La Era de la Burbuja. De cómo Estados Unidos llegó a la crisis, conoce bien sistema financiero de Estados Unidos. Respecto al sector bancario, su evaluación es positiva.

Destacó espacialmente la ‘Volcker rule’, una de las cláusulas de la reforma financiera post-crisis que regula las actividades de los bancos. Esta regulación limita la especulación con capital propio, algo muy común antes de la crisis de 2008.

"Un problema es el shadow banking system (o sistema financiero paralelo), destacó. La falta de regulación en este 'mercado paralelo' -que opera al margen del sistema bancario monitoreado por la Fed y las principales agencias reguladoras- complica la evaluación del sector financiero en general. Este sector no se reguló con la misma contundencia que en el bancario tradicional.

Previo a la crisis 2007-08, AIG, Fannie Mae, Freddie Mac y los grandes bancos de inversión de Wall Street eran parte de este sistema paralelo. Ahora, de una u otra forma, la legislación los incorporó, pero aún hay entidades exentas. Además, está el OTC.

El mercado over-the-counter (OTC), donde se negocia de forma privada y fuera de las bolsas, continúa siendo uno de los mercados más grandes, menos transparentes y menos regulados, explicó Ocampo.

La ‘banca aburrida’: expulsar el riesgo es más bien transferirlo

En diálogo con Cronista.com, Matt Levine, columnista de Bloomberg, también reflexionó sobre la solidez del sistema financiero estadounidense.

La reforma financiera post crisis, conocida como Dodd-Frank, buscó reducir los incentivos y las oportunidades de toma de riesgo excesivo por parte de los grandes bancos, para que después no requieran un salvataje por parte del Gobierno.

“Creo que en parte lo logró. Los bancos están más capitalizados, se alejaron de negocios demasiado riesgosos y, además, hay un cambio cultural hacia una banca que toma menos riesgo”, explicó Levine, también ex Goldman Sachs y abogado especializado en M&As.

Igualmente, este ‘cambio cultural’ hacia una posición más conservadora puede ser precario y podría revertirse rápidamente si las políticas de Trump convencen al mercado. 

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el sistema financiero y crediticio es una de las principales palancas de la economía. En este sentido, señaló que “un sistema bancario más conservador probablemente resulte en una menor innovación financiera, y eso impactaría negativamente en el crecimiento del país”.

Pero ¿el apetito al riesgo no desaparece? Para Levine, “‘expulsar’ el riesgo fuera del sistema bancario, sería más bien transferirlo involuntariamente hacia otra parte del sector financiero”. Por ejemplo, y coincidiendo con Ocampo, destaca que “aún está el shadow banking system”.

En este sentido, el columnista de Bloomberg ejemplificó con la regulación que establece limitaciones para emitir préstamos a empresas cuya deuda supere seis veces el EBITDA, debido a su mayor riesgo.

Sin embargo, esto no impidió que estos sean ‘capturados’ por otras entidades que se pueden exponer más porque no están alcanzadas por esas regulaciones. “Los préstamos se siguen dando, pero a entidades menos reguladas”, explicó.

La transferencia del riesgo también puede verse en el mercado de bonos. “Los bancos redujeron las posesiones de bonos, lo cual puede ser algo bueno porque rebaja los niveles de exposición. Pero, por otro lado, también puede limitar la liquidez del mercado o trasladar el riesgo a los fondos de inversión”, señaló Levine.

Sin embargo su conclusión es positiva:

"Igualmente, en balance, creo que sí, la reforma logró volver a una ‘banca aburrida’, y bajó el nivel de riesgo sistémico”.

Por último, en la opinión de Martínez Burzaco, el mercado todavía está preocupado por ciertos desbalances. Por ejemplo, actualmente, “el análogo a las hipotecas subprime -características de la burbuja inmobiliaria- sería el sector automotriz. Aunque en menor medida, la exposición a créditos riesgosos en este sector es alta”.

En la city porteña, el manager de una cartera importante, citó a Warren Buffet: "Sé temeroso cuando todos los demás sean codiciosos", y opinó: “se está comprando irracionalmente, pero no se ven fundamentos”.