FINANZAS PERSONALES

Qué son los gastos fantasmas, los invisibles que dejan un agujero en tus finanzas

La organización de las finanzas personales puede tornarse ardua y complicada, muchas veces es difícil reconocer en que se está yendo el dinero. La clave: identificar los gastos fantasma y reducirlos.

El manejo de las finanzas personales puede ser muy complicado, estresante y confuso. Un plan de ahorro sólido, basado en una buena planificación financiera, permitirá terminar con el desorden y las frustraciones económicas. El objetivo es crear una estrategia que permita organizar tus finanzas y empezar a ahorrar con éxito.

Cuando uno busca ahorrar, el primer paso indiscutido es armar un presupuesto mensual en donde se pronostica que tanto dinero habrá que gastar, y en que. Para armar el presupuesto es necesario registrar todos los ingresos que se van teniendo y proyectar los ingresos y gastos, en base a lo que se observa y lo que se espera que ocurra a futuro. Es necesario saber cuánto dinero puede ser destinado al ahorro y, también, controlar ese ahorro. Un buen truco para controlar el dinero de ahorro es disponer de él en una cuenta separada a donde tenés tus gastos, una "cuenta ahorro".

El plan de 5 pasos que el BCRA recomienda seguir para ahorrar en pesos

Es fundamental la organización y la creación de una estrategia que permita administrar bien el dinero, y una parte clave en la creación de este presupuesto es identificar cuales son los "gastos hormiga" o "gastos fantasma".

QUÉ SON GASTOS FANTASMA

Los gastos hormiga, o gastos fantasma, son gastos diarios imperceptibles que se realizan, probablemente, sin darse cuenta y están tan incorporados al día a día que uno ni siquiera se pregunta si puede suprimirlos. Son gastos que, aunque no lo parezca, tienen un alto impacto en las finanzas personales o familiares. Se trata de compras frecuentes de cosas que no son realmente necesarias.

Estos son algunos posibles ejemplos:

  • El café de todos los días
  • Los antojos del kiosko
  • Comer fuera de casa
  • Tarifas adicionales en servicios básicos
  • Suscripciones que pagas, pero no utilizas
  • Pequeños vicios como el tabaco
  • Cualquier compra por impulso
  • Netflix
  • Spotify
  • Plan de datos del teléfono

Es válido hacer un chequeo de que tanto uso se le da a estos gastos, incluso muchas veces, por ejemplo con el plan de datos del teléfono, se está pagando algo más caro de lo que realmente se necesita. Armar un buen presupuesto es clave para identificarlos y, en un futuro, suprimirlos.

Los consejos de Bill Gates, Elon Musk, Warren Buffet y otros mega millonarios para tener éxito financiero 

Una buena idea para orientar el presupuesto es dividirlo en dos partes: gastos fijos y gastos variables. Los gatos fijos son aquellos que se hacen cada mes, y cuyos montos son casi siempre los mismos, además que son parte necesaria de tu vida cotidiana, como por ejemplo el alquiler o la comida. Por otro lado, los gastos variables son aquellos que cambian de un mes a otro, e incluyen las compras de combustible, entretenimiento, regalos, etc.

Es muy útil seguir la regla 50/30/20 para organizar las finanzas y el presupuesto mensual: 50% de los ingresos irán a los gastos fijos, 30% irán a gastos variables y 20% serán destinados al ahorro. Es la fórmula ideal, siempre y cuando tus ingresos te lo permitan, para conseguir el orden en tus finanzas.

Los 7 consejos de urgencia para aplicar hoy mismo si los gastos fijos superan 50% de los ingresos 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios