De la Fed a CaputoExclusivo Members

Bonos en alerta: qué cambió para la Argentina la mayor inflación en EE.UU.

Por malos datos de inflación en los EE.UU., tembló el mercado de renta fija global. La Argentina, en medio de un rally, se encontró con un cisne negro que interpela a Luis Caputo. Qué cambia para los títulos de deuda argentinos y la cotización de los bonos.

En esta noticia

Los datos de inflación en los Estados Unidos resultaron por encima de lo esperado, y generó un cambio de expectativas acerca de cuándo la Fed empezará el anunciado proceso de baja de tasas de interés.

El mercado de renta fija global se tensiona y esto podría representar un riesgo para los títulos de la deuda argentinos. Algo de eso comenzó a experimentarse el miércoles y se profundizó en el arranque de los mercados hoy.

Devaluación: qué espera el mercado y cuándo llegará a $1000 el dólar oficial Bonos argentinos bajo presión por malos datos de inflación en EE.UU.

 Datos de inflación elevados

La volatilidad en el mercado de renta fija global está aumentando y esto puede representar un riesgo para la deuda argentina.

La mayor tensión en dicho mercado surge a partir de un cambio de expectativas sobre el futuro de baja de tasa de la Reserva Federal, la cual se dio luego de la publicación del último dato de inflación en EEUU.

El IPC de marzo en EEUU aumentó un 0,4% en el mes, lo que sitúa la tasa de inflación de 12 meses en un 3,5%, o 0,3 puntos porcentuales más que en febrero.

Los economistas encuestados por Dow Jones esperaban una suba del 0,3% y un nivel interanual del 3,4%. Sin embargo termino siendo 0,4% mensual y 3,5% interanual.

Postergando la baja de tasas

A partir de este dato, el mercado reajustó expectativas de baja de tasas, postergando el inicio del ciclo de relajación monetaria de la Reserva Federal.

El mercado ve con un 95% de probabilidad que la Fed mantendrá sin cambios la tasa de interés en mayo en niveles actuales de 5,25% y 5,5%.

Actualmente se espera que también deje sin cambios la tasa en la reunión del FOMC de junio y la de julio.

Tras los últimos datos de inflación por encima de lo esperado, recién la primera baja vendría en septiembre, la cual se le asigna hoy un 45% de probabilidad. 

Para la reunión de octubre, se espera que la Fed deje sin cambios la tasa con un 40% de probabilidad.

Finalmente, la segunda baja de tasas este año vendría recién en diciembre, asignándole hoy un 34% de probabilidad a dicha reducción, finalizando el año en el rango de 4,75% y 5% y convalidando dos bajas de tasas en total para 2024.

Estas proyecciones del mercado marcan un cambio rotundo respecto de lo que se esperaba previamente.

A comienzo de año se especulaba con reducciones de tasas de entre 4 y hasta 6 bajas. El inicio de baja de tasas se iba a dar en marzo, aunque luego se postergó a mayo y finalmente hoy se espera que sea recién en setiembre.

Lo cierto es que los datos de inflación y empleo en EEUU alejan la necesidad de que la Fed baje rápidamente la tasa de interés y fortalece la idea de que debería mantenerla en niveles elevados, o incluso subirla si es que la tendencia al alza en la inflación persiste.

Este cambio de expectativas provocó una fuerte suba en los rendimientos de los bonos del tesoro, generando un contexto de mayor volatilidad en el universo de renta fija global.

Los rendimientos de los bonos del tesoro americano se dispararon y tocaron máximos desde noviembre pasado. 

El hecho de que suban las tasas de los bonos de EEUU implica que el precio de estos títulos está cayendo.

La baja en los bonos de EEUU genera un efecto cascada sobre el resto de las curvas de renta fija a nivel global y por ello es que vimos un aumento en la volatilidad en el mercado de deuda internacional.

Todas las curvas operaron a la baja, con los bonos emergentes destacándose y cayendo 1,6% ayer. 

Los bonos corporativos de grado de inversión cayeron 1,4%, mientras que el índice de deuda global operó ayer con una merma de 1,1%.

Impacto en la deuda argentina

El hecho de que crezca la volatilidad en el mercado de renta fija global implica un riesgo para los bonos argentinos. Es decir, es difícil que la renta fija argentina pueda disociarse completamente de la volatilidad global.

En los últimos meses los bonos argentinos lograron desentenderse de la tendencia de la renta fija global gracias a la mejora en variables locales, sin embargo, los analistas advierten que el riesgo hacia adelante es que los títulos argentinos se acoplen a la tendencia bajista mundial.

Los bonos cayeron 2% el miércoles y volvieron a operar a la baja al comienzo del jueves.

Todos los tramos de la curva retroceden, con una merma de 1% en el tramo corto y de 1,3% en promedio en el tramo medio y largo.

Florencia Calvente, head de research de Conosur Investments, advierte que si hubiera una toma de ganancias global, algo que podría suceder dado lo extendido del rally en los mercados internacionales, no sería extraño que veamos también algo de ganancias en la plaza local.

"Si bien creemos que el reciente aumento de demanda de los activos argentinos está más relacionado con la evolución de la macro en los primeros 100 días del gobierno de Milei, y en los factores idiosincráticos domésticos, sin dudas existe cierta correlación entre el mercado local y el mercado externo. Vemos probable que la deuda argentina corrija levemente -o al menos se tome un descanso- en el marco de un ´fly to quality´", comentó Calvente.

¿El factor local como cobertura?

Es cierto que el factor global se podría estar tornando más adverso, sin embargo, la mejora en las variables domesticas podrían servir para que la Argentina evite el escenario de mayor volatilidad global.

Según Nery Persichini, head de estrategia de GMA Capital, el 61% del rendimiento promedio de los bonos argentinos está explicado por factores locales.

Los otros componentes de la tasa en dólares de los bonos argentinos incluyen un 17% que está ligado al riesgo latinoamericano y un 22% atado a la tasa libre de riesgo internacional, es decir, a los bonos del tesoro americano.

Es decir, Argentina depende más de sí misma que del factor global. 

Sobre este punto, Agustín Helou, trader de Portfolio Investements, advierte que lo que ocurra en EEUU afecta a todos los países.

Sin embargo, también remarca que Argentina hoy tiene una dinámica más propia que depende más de sí misma.

"Argentina depende más de lo que haga con su déficit, con las reservas, etc. La suba de tasas de EEUU no creo que sea un cambio rotundo con respecto a lo que venía siendo para la Argentina. Complica un poco más pero no me parece determinante", puntualizó.

De cualquier manera, advierte que el momento en el que se da la suba de tasa ocurre luego de un fuerte aumento en el precio de la deuda argentina.

"Lo difícil es que se te da en un momento en el que los bonos subieron mucho y ya empiezan a haber una toma de ganancia. Sumarle el contacto global dificultaría un poco el rally actual. Estamos en un punto donde si las cosas siguen saliendo bien y vamos a niveles de El Salvador o Egipto quedan ganancias interesantes, pero todavía faltan algunas cosas para llegar ahí. Hay que ver si son más los dispuestos a quedarse o los que prefieren realizar la ganancia e irse a algo más conservador", afirmó Helou.

Los analistas de Don Capital agregaron que la correlación entre los bonos del tesoro americano y los de argentina se redujo desde la llegada de Milei a la presidencia.

Según sus cálculos, y desde la última reestructuración de bonos argentinos, al considerar el período desde octubre 2020 hasta el 17 de noviembre pasado (fecha en que Milei gana las elecciones), la correlación a nivel de rendimientos entre el GD30 y los bonos del tesoro de EEUU a 2 y 10 años, fue de 0,92, indicando movimientos casi idénticos.

Sin embargo, desde que Milei asume, los precios de los activos argentinos se disparan, disminuyendo dicha correlación.

"Desde el 20 de noviembre hasta la fecha actual, los bonos de EEUU apenas han experimentado variaciones, con un aumento de 2bps en el los bonos del tesoro a 2 años y de 9bps en el los bonos a 10 años. En cambio, el rendimiento del GD30 ha retrocedido en 2086 puntos básicos, es decir, un incremento en el precio del 111%", comentaron.

Luego del fuerte avance de los bonos, los analistas de Don Capital consideran que es posible que los títulos argentinos vuelvan a operar en línea con los movimientos de la deuda soberana de EEUU.

"Dado que los bonos soberanos argentinos están alcanzando niveles cercanos a los de países con calificaciones crediticias similares, es posible que la correlación entre los rendimientos desde la asunción de Milei y los treasuries, (actualmente se encuentra en -0,3 vuelva a territorio positivo", dijeron.

El riesgo está en que una baja en los bonos del tesoro de EEUU provoque una caída en el resto de las curvas, arrastrando a la deuda local.

"Aún quedan noticias positivas en el futuro cercano que podrían impulsar al alza los precios de los activos argentinos. No obstante, en caso de que estos se mantengan estables y volvamos a un contexto histórico, los bonos soberanos podrían reaccionar de manera negativa ante la situación actual en Estados Unidos. La deuda local podría no presentar el mismo atractivo que antes del nuevo escenario macro en los mercados", afirmaron.

Temas relacionados
Más noticias de bonos

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.