Wall Street complaciente: advierten por los riesgos de que casi nadie espere una caída

Una encuesta mensual de Bank of América mostró que solo el 3% de los encuestados espera un mercado bajista dentro de los próximos seis meses.

Con Wall Street en zona de máximos históricos, la complacencia en el mercado es elevada. Los inversores parecen descartar, al menos por ahora, la posibilidad de que se vaya a ver un mercado bajista en el corto plazo. Este tipo de datos podría ser una señal de advertencia para los mercados, ya que eleva las chances de ver una corrección.

El mercado suele castigar consensos. Y una de las formas para determinar si los participantes del mercado están optimistas o pesimistas es a través de encuestas.

En ese sentido, la prestigiosa encuesta mensual de Bank of América (BofA) resaltó que solo el 3% de los encuestados espera ver un mercado bajista dentro de los próximos seis meses. Es decir, Wall Street prácticamente descarta de raíz las chances de que vaya a haber una caída mayor al 20% en el corto y mediano plazo.

El mercado sí ves riesgos de que se registren caídas menores al 10% o 15% con mayor probabilidad, dado que las acciones evidenciaron una fuerte baja. 

Sin embargo, le resta probabilidad a que se vean pérdidas mayores al 20% ya que solamente el 3% de los encuestados le asigna esa chance.

Otra de las señales que demuestra que el mercado se encuentra muy complaciente es el bajo nivel en el que opera el índice de volatilidad, el VIX. Éste suele ser conocido como el índice del miedo y tiende a subir cuando las acciones caen, a la vez que, cuando el mercado sube, el VIX por lo general cae.

Actualmente el VIX opera en niveles de 17 puntos, ubicándose muy cerca de los 15 puntos, los cuales fueron los valores pre-Covid y coincide con un mercado norteamericano en máximos históricos.

El S&P 500 se duplicó desde marzo de 2020 mientras que en ese mismo período las acciones del sector tecnológico subieron más de 120%. Este impresionante mercado alcista ubicó a los inversores en un estado de elevada confianza y complacencia, siendo este un dato de vulnerabilidad.

"Me pongo codicioso cuando están todos temerosos y me pongo temeroso cuando están todos codiciosos" solía decir Warren Buffett. 

En línea con la encuesta y la baja volatilidad del mercado, daría la impresión de lo codicioso y confiado que se muestra Wall Street, por lo que podría ser un buen momento para tornarse más cauteloso, en línea con la recomendación de Buffett.

El hecho de que tan pocos inversores crean que el mercado pueda generar una baja abrupta puede ser entendido como una señal de alerta. Es decir, hay una elevada complacencia entre los inversores.

El conocido inversor George Soros solía decir también que "el dinero está hecho para descartar lo obvio y apostarle a lo inesperado".

De esta manera, dado que solo el 3% de los encuestados por el BofA espera que el mercado genere una baja, luciría que lo inesperado fuese que Wall Street genere una caída de más del 20% y lo obvio seria que las acciones sigan subiendo.

Santiago Solanet, analista de Portfolio Personal Inversiones, explicó que con la volatilidad aumentado en los últimos días es evidente que la aversión al riesgo ha variado significativamente entre los inversores.

"La probabilidad de que veamos un mercado bajista anunciada en la encuesta del BofA se encuentra en uno de los percentiles más altos", dijo Solanet.

Camilo Cisera, estratega de Cohen, resaltó la importancia de la psicología inversora, aunque a su vez cree que hay fundamentos para pensar que la tendencia pude seguir.

"La psicología de los inversores es muy importante para ver que va a pasar en el mercado en el corto plazo ya que el mismo está dominado por emociones humanas. De todas maneras, es imposible anticipar lo que va a ocurrir de acá a una semana o un mes", afirmó.

Francisco Choe, portfolio manager de Fondos Fima, considera que, a la hora de analizar las valuaciones, parece que todo está caro.

"Las acciones, los bonos soberanos, créditos, están en su mayoría por encima del percentil 80, y en algunos casos, sobre 90, tomando los últimos 10 años. Por su parte, analizando los posicionamientos de los grandes fondos y bancos, el consenso está Overweight Equity (US y Europa especialmente) es decir, la mayoría está del mismo lado del trade. Lo cual lleva a elevar los niveles de cautela", advirtió el especialista.

Sin embargo, también explicó que el mercado actual continúa operando en función de la liquidez de los bancos centrales.

"Mientras éstos sean cautelosos en sus políticas de normalización, a priori, es difícil pronosticar un bear market en el corto plazo. Al menos en los mercados desarrollados. Y en este contexto, nos parece que la ecuación riesgo-beneficio favorece a las empresas norteamericanas de alta calidad, con balances sólidos y con modelos de negocios que demuestren crecimientos razonables", razonó Choe.

Siguiendo a la Fed y al Covid

Actualmente la atención de los inversores se centra en dos variables clave y que definirán el futuro de las acciones a nivel global. 

Por un lado, los inversores buscan saber cuál será el futuro de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) y de los bancos centrales y por el otro, la dinámica que tendrá el Covid y los crecimientos de la variable Delta, que generó renovados temores entre los inversores.

Al respecto, Camilo Cisera marca que la variante Delta de coronavirus está generando mayor volatilidad, aunque el S&P500 sigue en zona de máximos.

"Si bien la variante Delta aumenta los contagios, las muertes no están tendiendo el mismo comportamiento y las vacunas se mostraron efectivas contra el virus. Seguimos de cerca la normalización monetaria en EE.UU. y China y esperamos que bancos centrales vuelvan a ponerse más expansivos con la cantidad de dinero, bajando el tono de la suba de tasas provistas para 2023. Esto, junto con los buenos balances que resultaron mejor de lo esperado, podría mantener al mercado sostenido en vez de ver una corrección", estimó.

La segunda clave para proyectar el futuro de los mercados sigue siendo entender las señales que pueda estar dejando la Reserva Federal sobre el futuro de su política monetaria.

Lo que resuelva la Fed probablemente tendrá impactos en el futuro de las acciones, pudiendo generar mayor volatilidad, fundamentalmente en el caso en el que la misma se torne más restrictiva.

"En este escenario, se analiza con precisión los argumentos que tendría la Fed a iniciar un proceso de tapering y/o cambiar la política monetaria, como también observando la tesis de la inflación transitoria. De esta manera, durante estos últimos meses hemos observado saltos significativos en la tasa de los bonos del Tesoro a 10 años, llevando a algunas correcciones en el mercado de acciones en simultaneo, ante el mayor riesgo de un tapering de la Fed y un cambio en la política monetaria", advirtió Solanet.

Desde PPI entienden que la probabilidad de un bear market propuesta por Bank of América contempla solamente la óptica de riesgo crediticio de los mercados, y no le adiciona el riesgo de crecimiento que se ha observado en las últimas semanas.

"Hubo un cambio de punto de vista para analizar los datos, y el mercado ahora tiene nuevos miedos y nuevas amenazas. Con índices muy cerca de máximos y valuaciones muy altas en algunos casos las probabilidades de una corrección no son bajas y hay que tenerlo presente a la hora de operar. El segundo mensaje que aporta el número de la encuesta de Bank of América, dado que el mercado se encuentra con un alto consenso, deja muy poco lugar para sorpresas positivas, y cualquier noticia negativa será más receptiva e impactará con más fuerza al optimismo del mercado", comentó.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios