x

Verano gasolero: ahorristas compran la mitad de dólares que hace un año

En los primeros 19 días del mes se compraron para turismo y atesoramiento u$s 40 millones, contra más de u$s 80 millones que se habían adquirido en enero del año pasado, que muchos se habían dolarizado para irse de viaje al exterior

En los primeros 19 días de enero del 2018 los ahorristas habían comprado más de u$s 80 millones para atesoramiento y para hacer turismo en el exterior, mientras este enero, devaluación mediante, fue un verano mucho más gasolero y de cabotaje, con compras por u$s 40 millones, la mitad que hace doce meses. 

Miami y Punta del Este se cambiaron por la costa argentina, por lo que no hubo necesidad de adquirir tantos billetes para irse de viaje con verdes en el bolsillo. 

De todas formas, Mario Mochetti, presidente de la Cámara Argentina de Casas y Agencias de Cambio, acaba de hacer un relevamiento en casi todas las plazas del país y notó que en enero el mercado estuvo mucho más activo que en diciembre y se trabajó bastante bien. "Todos consideran que fue un muy buen mes a nivel de operaciones, tanto de compra como de venta de dólares", afirmó. 

"Lo que sí fue inusual -apunta Luis Vallejos, de IB Cambio- es que las operaciones fueron 97,7% de compra de dólares y sólo 2,3% de venta".

Los bancos tuvieron que salir a importar reales

“En cuanto a reales, si bien hay una demanda importante, ni por asomo se puede comparar con años anteriores ni con lo que fue el año pasado, aunque en las últimas semanas hubo un poco más de movimiento de reales", apuntó Mochetti.

Fernando Pepe, gerente de Productos Cambios del Supervielle, comenta que "reales se está vendiendo bien, sólo un 30% menos que 2018, lo cual es muy buen nivel".

La demanda de moneda brasileña superó a la oferta, y los bancos debieron salir a importar reales por el equivalente a u$s 3 millones. El gerente de Productos Cambiarios de uno de los principales players de la City, que debió importar el equivalente a u$s 500.000, se confiesa ante este diario: "Se juntaron varias cuestiones. Por un lado se preveía un verano flojo en Brasil y nadie daba dos mangos porque el argentino fuera a esas playas. Pero al final, si lo medimos en demanda de reales, la temporada no fue tan decepcionante y se está yendo mucha más gente de la que hubiéramos pensado'.

La demanda sorprendió a los banqueros, que preferían no arriesgarse a tener capital parado en reales porque es tasa que se pierden al no colocar ese cash en Leliq, que les da un 5% mensual de ganancia.

Los reales no se traen de un día para el otro, porque por normativa de prevención de lavado de dinero los bancos deben importarlos a través de sus corresponsales que están en Estados Unidos, entonces el circuito que recorren los billetes es San Pablo-Washington-Buenos Aires, una triangulación que encarece los costos. Puede demorar cuatro días, entonces puede llegar a haber días de escasez.

Al banco, los reales les cuestan un 3% de costo, más 1% que se suma por el traslado y la importación. Al ser un billete que no tiene tanta rotación como el dólar y es menos líquido, el spread (diferencia entre la punta compradora y la vendedora) es mayor. Una de las claves para conseguir el mejor precio es ver que la pizarra no sea muy ancha, o sea que entre el precio de compra y el de venta no haya mucha diferencia. Y comparar precios entre las distintas casas de cambio que pululan por todo el microcentro porteño. Lo otro que se debe tener en cuenta es no sacar plata del cajero del país de destino, porque hay bancos que cobran hasta $ 620 por cada movimiento que se haga en un ATM del exterior.

Tags relacionados
Noticias del día