Vamos a Brasil: la City ya se prepara para no quedarse sin reales este verano

La potencial mayor afluencia de turistas argentinos a las playas brasileñas sumada al estrangulamiento de la oferta de reales por parte de los turistas llegados al país que prefieren vender sus divisas en el mercado informal han acrecentado la necesidad de importar billetes. Los valores oficiales de la moneda brasileña van desde los $ 2,60 hasta los $ 3 por real

La ecuación parece evidente. Cuando ya han pasado las hordas de turistas brasileños (disfrutando del invierno local) dejando sus dólares y reales a cambio de pesos argentinos, y con los números sobre la mesa, la decisión parece tomada. Este año, muchas casas de cambio tendrán que importar billetes de reales brasileños para abastecer la fuerte demanda del turismo argentino que piensa en visitar sus playas paradisíacas. La consulta de El Cronista no los sorprende: ya estimamos que habrá que hacer una buena compra de billetes brasileños y en eso estamos, sostienen desde una tradicional casa de cambio.
Cuando todavía faltan algunos meses para que decante el verano y, por ende, la temporada de mayor demanda de moneda de países limítrofes, los operadores de cambio estiman que este año deberán habrá que traer incluso una mayor cantidad de reales que el año precedente.
La cuestión dista de ser sencilla porque, si bien se registra alguna excepción, las entidades se ven obligadas a importar reales de Estados Unidos porque la legislación brasileña no permite exportar su moneda. En Nueva York existen por ejemplo existen dos instituciones que se encargan de venderles a los bancos de América Latina cualquier divisa. Los billetes viajan en vuelos privados, se realizan procedimientos especiales y reciben estrictos controles por parte de la Aduana.
Varios fenómenos juegan para determinar el presente escenario. Por un lado, en las últimas semanas, la AFIP volvió a elevar el número de autorizaciones para vender divisa extranjera. Si bien ya pasaron las vacaciones que fue el momento de mayor cantidad de venta, ahora vemos que existe un buen número de operaciones autorizadas por la AFIP y que proporcionalmente ese número es más importante que durante el receso escolar y las vacaciones de invierno, señala un agente de cambio. En promedio, la AFIP autoriza ventas por u$s 70 diarios a precio oficial pero puede llegar hasta u$s 100 diarios. En el caso de los reales, habrá que considerarse con suerte si se obtienen 140 reales por día (unos u$s 63)
Por otro lado, la oferta de reales en las casas de cambio dista de ser generosa. Por ello existe gran disparidad entre unas y otras. Ayer, por ejemplo, y con la autorización de la AFIP en la mano, uno podía caminar el microcentro y pagar por cada real desde $ 2,60 hasta $ 3, lo que arroja un spread del 15%. Siempre hablando de valores oficiales las casas de cambio y bancos manejan costos administrativos y de traslado de divisas que encarecen la operación.
Otro de los aspectos que juega fuerte a la hora de establecer cómo se alimentan las casas de cambio de billetes de reales es la falta de incentivos que tienen los turistas brasileños para vender sus reales en el mercado oficial de cambios. Históricamente, la única fuente de divisas de los países limítrofes proviene de las ventas que hacen los turistas que vienen de esos países cuando visitan la Argentina. Pero durante los últimos meses, los turistas brasileños parecen haber decidido traer más dólares que reales y además, venderlos en el mercado informal de cambios (ver apoyo).
La escasez de reales se explica porque la mayoría de los turistas viene con dólares porque son más fáciles de cambiar y porque en algunos lugares pueden pagar directamente con el billete verde. También prefieren pagar con tarjeta de crédito en lugar de utilizar efectivo o cambiar los reales en el mercado informal, señalan.
Para los agentes, el aumento del turismo de argentinos al exterior hace prever mayor demanda de esta moneda. Eso sí, sostienen que si la AFIP modifica la ecuación del gasto, es decir, si el dólar tarjeta, hoy en $ 6,95 (suma el 20% de recargo por parte de la AFIP a cuenta de devolución de Ganancias o Bienes Personales) sufre nuevos recargos, entonces quizás exista un buen número de argentinos dispuestos a pasar el verano en las playas del Partido de la Costa.

Tags relacionados