Mercados Globales

Argentina se pierde la fiesta de los mercados, que muestran récord de deuda a tasa negativa

La cantidad de bonos con tasa negativa se duplicó en un año. Las compañías y los países emitieron deuda para hacer frente a la crisis del coronavirus. Con tasas del 20% y fuera de los mercados globales, Argentina deja pasar una oportunidad histórica.

La cantidad de deuda en terreno negativo se encuentra en máximos históricos, lo que demuestra el contexto de tasas bajas. Hoy el mundo esta muy cerca de su récord de deuda con tasa negativa, el cual fue de u$s 18 trillones a finales de 2020. Los países desarrollados y emergentes, así como también compañías de distinta calidad crediticia, aprovecharon el contexto para tomar deuda a un costo menor y obtener recursos para enfrentar la crisis financiera. Argentina deja pasar la oportunidad una vez más.

El mundo de tasas bajas es un hecho. Las tasas de interés de los bonos a 10 años los países desarrollados se encuentran todos operando con niveles debajo del 2%. Los bonos de mercados emergentes rinden menos del 4% y los bonos de emergentes de alto rendimiento menos del 6%. La deuda corporativa de alto rendimiento rinde 4,9% y la deuda de grado de inversión rinde menos del 2,5%.

De todos modos, el dato más destacable que describe el actual contexto de tasas ultra bajas es cantidad de bonos con tasa negativa. Actualmente hay u$s 17 trillones de bonos operando en el mundo con tasas debajo de 0%. En 2020 dicho monto era de u$s 8 trillones, por lo que en el 2020 más que se duplicó la cantidad de deuda con tasa negativa.

Un inversor que invierte en tasa negativa perderá dinero si mantiene dicho bono en otro instrumento. La expectativa del inversor es que la tasa siga siendo aun mas negativa y que por lo tanto pueda obtener algún beneficio al permanecer invertido en dicho bono, ya que cuanto más cae la tasa sube el precio del bono. Hoy el mundo esta muy cerca de su récord de deuda con tasa negativa, el cual fue de u$s 18 trillones a finales de 2020.

Alejandro Kowalczuk, director de Asset Management de Argenfunds explicó que los estímulos monetarios asociados a la pandemia impactaron inicialmente en el precio de los activos, revertiendo las pérdidas y empujándolos a nuevos máximos en el caso de las acciones y en el caso de los bonos la suba en precios llevó los rendimientos nominales de un número sustancial de emisores al terreno negativo.

A su vez, el especialista señaló que dada la expansión monetaria, un aumento en las expectativas de inflación será en algún punto acompañado por una suba en los niveles de tasa de interés, lo cual conlleve a una reducción del universo de instrumentos que cotizan a tasa negativa.

"La inflación de EE.UU. en 2020 fue de 1,40%, mientras que la inflación implícita entre los bonos que ajustan por inflación (TIPS) y los de tasa fija se ubica en el 2,47% a 2 años y 2,17% a 10 años. Estos niveles de inflación que pricea el mercado no solo se encuentran por sobre los niveles observados en los últimos años, sino también superan la media objetivo de la FED del 2%. Esto lleva a pensar en menores estímulos monetarios y a mediano plazo en una reducción de la hoja de balance y suba de tasas, cuestiones a las que el mercado claramente se anticipará y ya ha dado un primer paso en el caso del mercado norteamericano donde la tasa a 10 años se ha más que duplicado desde abril de 2020, pasando de niveles de 0,50% al 1,14% actual", advirtió.

Suben las tasas desde mínimos históricos

En línea con lo que menciona Kowalczuk, la reciente suba de la tasa de interés en EE.UU. empujó a la baja a la mayoría de los bonos y por lo tanto, al caer el precio, subieron las tasas de los mismos y se redujo la cantidad de bonos con tasa negativa. De todos modos, seguimos estando cerca de los niveles máximos históricos de deuda con rendimiento debajo de 0%.

Concretamente, la US10Y paso de niveles de 0,5% en junio pasado a los actuales 1,14%, siendo este el nivel más alto desde marzo pasado. Solamente este año pasó de 0,9%a 1,14%, lo cual implica una aceleración en el avance.

La cantidad de deuda con tasa negativa había alcanzado un pico en 2019 en u$s 17 trillones y desde allí se redujo a u$s 7 trillones en marzo de 2020, momento en el cual se dio un fuerte colapso de todos los activos financieros a causa de la crisis del coronavirus. 

Sin embargo, desde allí y gracias a las políticas de expansión monetaria de los Bancos Centrales, los bonos retomaron las subas y los rendimientos volvieron a caer, acrecentando la cantidad de instrumentos con yieds negativas. 

En este punto, una suba de tasas implica un riesgo para los bonos a nivel global, lo cual podría generar que dicho monto vuelva a verse reducido. Si sube la tasa en Estados Unidos, se complica el panorama para la deuda global, incluida la de Argentina y por lo tanto subirán las tasas del mundo. Así una nueva oportunidad para Argentina habría sido perdida.

Sobre este punto, y en línea con lo propuesto por Kowalczuk, Mariano Calviello Head Portfolio Manager de Fondos Fima remarcó que la suba de tasas en EEUU está generando una disminución en el margen en la cantidad de bonos con tasas negativas, factor que podría acentuarse en el futuro a medida que se elevan las expectativas de inflación y que suba aún más la tasa de interés de los bonos del tesoro americano.

"Actualmente, si bien se mantienen tasas bajas, ya las expectativas financieras incluyen un empinamiento de la curva de mediano plazo, previendo que la inflación podría comenzar a ser un tema a tener en cuenta en el futuro. Es decir, que habiendo tasas bajas y un crecimiento de la economía en el futuro sostenido, ya las tasas comenzaron a empinarse. Incluso el stock paso de u$s 18 trillones a u$s 16 trillones", explicó.

Argentina fuera de la fiesta

Un contexto de tasas bajas favorece tanto a los estados nacionales, municipales y provinciales para poder endeudarse en los mercados y hacerse de recursos a un coste menor. Lo mismo le puede pasar a las compañías, las cuales se endeudan para volcar los recursos financieros a proyectos de inversión que las hagan crecer en el futuro. Entre los más beneficiados se encuentran los países de mercados emergentes, siempre necesitados de capitales, los cuales aprovechan el contexto para endeudarse y/o extender los plazos de su deuda a un costo menor.

Lamentablemente Argentina tanto desde el soberano, el subsoberano así como las grandes empresas locales,  dejó y sigue dejando pasar la histórica oportunidad.

Martín Saud, senior Trader en Balanz remarcó que esta dinámica está principalmente dada por la cantidad de programas de compra de títulos que vienen llevando a cabo los bancos centrales del mundo, escenario que favoreció a los emergentes. A su vez, destacó que Argentina queda exenta de este escenario tan positivo para los mercados emergentes.

"Argentina, debido a los problemas y variables ya conocidas por todos, queda fuera de esta dinámica de oportunidad y se está perdiendo una buena chance de conseguir financiamiento externo muy accesible. Si bien puede ser una política del Gobierno no querer emitir deuda internacional por más que las tasas sean realmente bajas, lo cierto es que el sector corporativo local también se ve afectado y termina perdiéndose esta oportunidad de conseguir financiamiento barato para sus proyectos de inversión", sostuvo.

Con una misma visión, Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS remarcó la importancia que tuvieron los bancos centrales del mundo para generar el entorno de tasas en mínimos históricos y resaltó la oportunidad perdida por Argentina".

"Argentina por ahora no pudo aprovechar la tendencia global como hicieron otras economías de la región, que pudieron financiar sus programas de asistencia fiscal con deuda externa a las tasas más bajas de la historia. Creo que para que el país pueda eventualmente subirse a la tendencia mundial se necesitará un programa con el FMI con pautas bien definidas en cuanto a un sendero plurianual de reducción del déficit primario, una menor asistencia monetaria por parte del BCRA y una mayor acumulación de reservas", explicó.

Tags relacionados

Comentarios

  • HP

    Hector Perez

    08/02/21

    Argentina espera gran inflación en el mundo que, licue su deuda

    0
    0
    Responder