Los factores que tumban la brecha y la llevan a su piso desde junio

La estrategia de Guzmán para contener la inflación impactó en la devaluación esperada por el mercado, pero también en las expectativas de un acuerdo con el FMI.

La caída del contado con liqui en niveles de $ 140 y la suba del dólar mayorista por encima de los $ 94,25 hace que el spread entre ambos tipos de cambio sea de 51,2% y de esta manera la brecha toca su menor nivel desde junio pasado. 

La brecha contra el dólar oficial y el contado con liquidación es del 59%. Tras los dichos del ministro de Economía, Martín Guzmán, el mercado comenzó a especular con una menor expectativa de devaluación, pero mantiene las proyecciones de inflación intacta. Si bien los dichos del titular de Hacienda permitieron bajar la expectativa devaluatoria, también hace esperar que el acuerdo con el FMI se postergue.

Con la caída del liqui y la continuidad del crawling peg, aunque más lento, la brecha cambiaria se ubica en niveles del 51%, su menor nivel desde principios de junio pasado. Si se compara el dólar oficial y el contado con liquidación, la brecha es del 59% y del 55% contra el dólar MEP y también se ubican en el menor nivel desde junio.

El Gobierno intentó distintas opciones para poder controlar el tipo de cambio libre. Además de instalar un control cambiario muy estricto, el Ejecutivo optó por vender bonos para bajar el tipo de cambio libre en la Bolsa.

Es decir, para mantener a cambio las cotizaciones financieras , el Gobierno hunde las paridades de los bonos en dólares debajo del 40% y hace que el riesgo país se coloque en niveles por encima de los 1500 puntos, ubicando a la parte corta de la curva en niveles del 20% y con una pendiente negativa.

La brecha supo tocar 130% en el momento de máxima tensión de la actual administración y se bajó con métodos poco ortodoxos y cortoplacistas como la venta de bonos, un cepo mas duro, venta de reservas, etc. 

A esta reducción de la brecha ayuda también en este momento en particular algún anticipo de desarme de divisas con motivos del flamante impuesto a la riqueza. Por su parte, empresas y provincias están en proceso de renegociación de sus deudas. 

Los dichos de Guzmán impactan en el mercado

Otro de los factores que pudo haber jugado a favor de una menor expectativa devaluatoria es que la semana pasada el ministro de Hacienda se pronunció en relación a la devaluación del tipo de cambio oficial y a la inflación hacia fines de 2021. En relación al primero, anticipó una depreciación nominal del 25% mientras que en el caso de la inflación rondaría el 29%. Estas declaraciones generaron una fuerte rotación desde títulos dólar linked hacia otros Tasa Fija o Badlar.

De esta manera, la curva de dólar futuro en Rofex se desplomó casi 2000 puntos básicos en un mes, los bonos dólar linked que rendían -6% pasaron de rendir positivo en +4% y los inversores fluyeron hacia la deuda Cer y en el que sus tasas se hundieron en negativo.

Los analistas de Delphos Investment remarcaron que los comentarios de Guzmán impactaron en la expectativa devaluatoria de manera positiva pero sin cambios en las proyecciones inflacionarias por parte del mercado. 

"La dinámica de la tasa de devaluación implícita muestra como las declaraciones del ministro sirvieron como estocada final a una expectativa que venía en baja, y que tenía como principal soporte las elecciones legislativas de octubre. Mientras que, en segundo lugar, la inflación implícita no se mueve. El mercado confía poco en la capacidad del gobierno para recortar la tasa de desindexación que viene mostrando la economía", comentaron.

Pedro Cavallo, fund manager de Schroders coincide en que los dichos de Guzmán habilitan la idea de estar en un contexto de atraso cambiario. Además agregó que la deuda dólar linked pasó a rendir positivo en un contexto de mercado en el cual la probabilidad de que veamos un escenario discreto o un crawling peg más rápido se disminuyó.

El discurso de Guzmán aumenta las chances de un escenario de no acuerdo con el FMI, ya que se descuenta que el organismo requeriría exactamente lo contrario, es decir, algún grado de corrección cambiaria.

"Antes de todo esto veíamos que el dólar oficial subía a una tasa del 4% mensual o del 60% anualizado. Ese crawiling peg se fue frenando y anualizado hoy estamos más cerca del 37% o 40% que del 60%. Es cierto que el dólar oficial se está moviendo más despacio, con cepo, restricciones y verano en el mercado de activos en pesos. Los dichos de Guzmán y el año electoral habilitan la idea de que estamos en un escenario de posible atraso cambiario para contener expectativas inflacionarias y tener mejor momentum electoral", agregó Cavallo.

¿Se posterga el acuerdo con el FMI?

Parte de la estrategia cambiaria está orientada en función de las expectativas electorales ya que las elecciones se acercan cada vez más y este es el momento para el Gobierno de tomar decisiones económicas que impacten la dinámica del tipo de cambio. De atrasarse el tipo de cambio, comienza a especularse con un posible acuerdo con el FMI podría verse postergado.

Los analistas de Criteria señalaron que a juzgar por el discurso público y la hoja de ruta delineada para las principales variables, toma fuerza una postergación del acuerdo con el FMI y continuidad de políticas vigentes de cara al proceso legislativo del 2021.

"El discurso de Guzmán aumenta las chances de un escenario de no acuerdo con el FMI, ya que se descuenta que el organismo requeriría exactamente lo contrario, es decir, algún grado de corrección cambiaria, así como un incremento en la tasa nominal de interés, todas variables que el Gobierno parecería no estar dispuesto a consignar en un año de consolidación político", señalaron desde Criteria.

Y consideraron que "cobra fuerza una política económica electoral donde el dólar oficial y las tarifas crecen por debajo de la inflación y actúan como ancla para contener precios y empujar salarios. En un marco externo donde el flujo de la cosecha aporta un alivio transitorio en el mercado de cambios, (ingresarían entre u$s 7.000 y u$s 8.000 millones más por mejores precios internacionales), el Gobierno parecería haber dado con los instrumentos necesarios para navegar el 2021 en un muy delicado equilibrio", advirtieron desde Criteria.

El director de la mesa de bonos de un banco local estimó que el mercado comienza a especular con que  un acuerdo no va a ser alcanzado en el primer semestre, escenario que sería negativo para los activos locales.

"Es cada vez más probable que el Gobierno no logre un acuerdo con el FMI. La mejora liquidación del agro le permite desprenderse en el corto plazo con el Fondo y por ello opta por atrasar el tipo de cambio. La falta de un plan económico enmarcado en un acuerdo con el FMI es una mala noticia en el mediano plazo y le va a generar costos económicos y políticos al Gobierno mientras que los activos seguirán con una mala dinámica ante la falta de drivers positivos. Es clave y urgente tener un acuerdo con el FMI pero el Gobierno parece querer postergarlo", dijo el director del banco.  

Tags relacionados
Noticias del día
Finanzas y Mercados

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero
El déficit primario tuvo un aumento interanual del 78,1% nominal y del 26,2% en términos reales. El financiero, que incluye el pago de servicios de la deuda, registró una suba del 32,2% a valores corrientes pero una baja del 6,3% si se descuenta la inflación. Son datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Compartí tus comentarios