Municipios en la mira

Denuncian que sucursales de bancos, atención al público y cajeros automáticos pueden desaparecer

Corre riesgo la atención al público en las sucursales de los bancos y también la subsistencia de los cajeros automáticos en todo el país. Los bancos nacionales nucleados en Adeba responsabilizan a los municipios que cobran altas tasas desproporcionadas con los servicios que perjudican a usuarios y clientes.

En esta noticia

El rol de las sucursales bancarias quedó en entredicho al cabo de la pandemia, cuando las nuevas tecnologías contribuyeron a acelerar la transformación digital de las finanzas, mantener la actividad económica y evitar la propagación del Covid. Sin embargo, los bancos argentinos detectaron una amenaza todavía mayor para la atención física de los bancos.

"En muchos lugares de la Argentina, la mayor amenaza para las sucursales son las tasas municipales que deben soportar", aseguró un documento de los bancos privados nacionales nucleados en Adeba.

Un estudio realizado por la Asociación de Bancos Argentinos al que accedió El Cronista revela que las tasas municipales que pagaron los bancos en enero de 2023 fueron, en promedio, de $ 3.000.000 por sucursal.

"Las tasas municipales son una forma de extraer recursos de los usuarios financieros a cambio de nada, lo que les quita legitimidad y torna cuestionable su legalidad", señaló Adeba.

"Un banco que cuenta con 500 sucursales debe desembolsar aproximadamente $ 1500 millones mensuales tan solo para compensar los servicios prestados por los municipios en donde tiene las sucursales, aunque en la práctica esa cifra excede en mucho lo justificable por servicios efectivamente brindados por los municipios", afirman en la gremial que encabeza Javier Bolzico.

Adeba ya se ha pronunciado acerca de los efectos de la elevada presión impositiva, que a su juicio es uno de los factores que explican el bajo grado de bancarización e inclusión financiera en el país. 

"Si se toma un ranking de las 10 localidades que mayores tasas municipales cobran a los bancos, el promedio supera ampliamente los $ 10.000.000 por mes. Con esos niveles de tasas las sucursales se transforman en inviables".

El peso de los impuestos

Según su análisis, los tres niveles de gobierno  (nacional, provincial y municipal) imponen altas cargas impositivas a los usuarios del sistema financiero al elevar el costo de los préstamos, los servicios bancarios en general para usuarios y empresas, reduce el retorno de los ahorros y afecta la eficiencia del sistema financiero.

En el caso de las tasas municipales, Adeba señala que no se trata de un impuesto, sino que son pago de los contribuyentes en contraprestación por los servicios que les brindan los municipios, tales como alumbrado, barrido, limpieza, seguridad e higiene.

Al respecto, "las tasas municipales deben mantener relación con el servicio efectivamente prestado a quienes se las cobran. Sin embargo, en los últimos años varios municipios cobran tasas desproporcionadas, sin relación con los servicios que prestan", subrayaron los banqueros. 

"Son una forma de extraer recursos de los usuarios financieros a cambio de nada, lo que les quita legitimidad y torna cuestionable su legalidad", señaló Adeba.

Las tasas municipales no solo son exorbitantemente altas y desproporcionadas, también tienen una tendencia alcista a lo largo de los años. 

De acuerdo con el estudio de la banca, hay entidades financieras que llegan a pagar $ 6.800.000 en promedio por mes en concepto de tasas municipales.

"De hecho, hay localidades que llegan a cobrar más de $ 25.000.000 por mes a una sucursal que opera dentro de su territorio, lo que equivale a más de 55 salarios bancarios promedio", señalaron. "En esas localidades la tasa municipal que debe pagar una sucursal es varias veces más de lo que paga por la masa salarial", dijeron en Adeba.

Si se toma un ranking de las 10 localidades que mayores tasas municipales cobran a los bancos, el promedio supera ampliamente los $ 10.000.000 por mes. Con esos niveles de tasas las sucursales se transforman en inviables. Es seguro que en esos municipios no se instalarán nuevas sucursales y posiblemente la mayoría no pueda mantenerse por mucho tiempo.

Apunten contra los cajeros

Según Adeba, algunos municipios también cobran por cada cajero automático (ATM) o terminal de autoservicio en las sucursales.

"Se incrementa el costo de la provisión de servicios y restringen su oferta; paradójicamente, el nivel de gobierno más cercano a los ciudadanos, toman acciones que les limitan sus posibilidades de inclusión financiera y desarrollo económico".

"Hay localidades que cobran $ 150.000 mensuales por cada cajero automático que tenga la sucursal. Esta medida no solo encarece los servicios financieros y atenta contra la inclusión financiera, sino que también dificulta la expansión y mantenimiento del parque de cajeros automáticos", afirman.

Cuantos más cajeros se instalen en una sucursal, más se deberá pagar de tasas municipales. Es decir que los municipios penalizan a los bancos si tienen cajeros automáticos y proveen de dicho servicio a los usuarios, protestan los banqueros.

Cada vez más elevadas

Tras un análisis de los 30 municipios que cobran mayores tasas, Adeba encontró alzas de hasta 650% en un año. "Si bien las tasas municipales han tenido un comportamiento errático y heterogéneo según cada jurisdicción, la tendencia general es creciente año tras año", sostienen.

"Hay casos de entidades que debieron trasladar las sucursales a otros municipios cercanos, debido a que la alta carga de las tasas municipales torna inviables a las sucursales".

"A mayores tasas municipales, menos sucursales, cajeros y servicios. Las tasas municipales pueden "espantar" a las sucursales cuando se tornan excesivas", apuntan en Adeba.

Las consecuencias

"También existen muchos municipios con responsabilidad y a favor de sus habitantes, cobrando tasas municipales proporcionales a los servicios que prestan".

  Aquellos municipios que fijan tasas municipales exorbitantes deberían analizar los perjuicios que están causando y rever su política al respecto. Para los ciudadanos que son, en definitiva, los que terminan pagando ese sobrecosto no siempre es evidente que el origen de los mismos está en los municipios, ya que no les llega a ellos explícitamente el peso de las tasas municipales, pero si sus consecuencias.  

Temas relacionados
Más noticias de tasas municipales

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.