Sin rumbo

Sin bullmarket a la vista: las acciones registran las pérdidas mensuales más abultadas en 14 meses

Las acciones de las compañías argentinas no encuentran piso. Incluso, hay acciones que registran sus caídas más elevadas desde las PASO de 2019, como TGS. El mercado mira a un acuerdo con el FMI y analiza qué tan atractivo resulta el punto de entrada actual.

Las acciones argentinas la están pasando mal. Tan mal que las pérdidas que acumulan son las más pronunciadas en 14 meses.

La falta de señales concretas sobre un acuerdo con el FMI y las crecientes dudas sobre la dinámica macroeconómica llevaron a los inversores a desconfiar de los activos financieros locales. Esta incertidumbre golpeó al mercado accionario local, que regresó a niveles de junio pasado.

Antes de las elecciones legislativas de noviembre, el S&P Merval valía u$s 460. En el pico posterior a las PASO, el índice local en moneda dura operaba en u$s 470. Pero ahora, el mercado opera en u$s 370, por lo que acumula una caída de 21% desde las PASO y del 20% desde las elecciones de noviembre.

Las acciones no presentaban semejante pendiente bajista desde el retroceso evidenciado tras el canje con acreedores privados en agosto de 2020. El selloff actual coloca el índice en niveles de entre julio y agosto pasado.

En el último mes, las acciones de BBVA Argentina son las que más perdieron, con un retroceso de 25,8%. Le siguen TGS, con una baja del 20,7%, YPF, con una caída de 19,3%, Ternium, con un rojo de 18,5%, y Vista Oil, que cae 17,5%.

El resto de las acciones del sector financiero, como Grupo Financiero Galicia, Grupo Supervielle y Banco Macro no escaparon a esta dinámica: operan con bajas promedio del 16%. Ni MercadoLibre se salvó de la baja, ya que cae 16,7% en el último mes.

En ese período, solo Corporación América y Telecom operan con leves subas, de 0,2% y 1,24% respectivamente.

Las pérdidas actuales son las más abultadas en 14 meses. Las acciones de BBVA Argentina muestran su baja mensual más significativa desde septiembre de 2020. Lo mismo les ocurren a las acciones de Grupo Financiero Galicia y Banco Macro. Fuera del sector financiero, Vista Oil también opera con su mayor baja mensual desde septiembre de 2020.

Grupo Supervielle, YPF y Despegar, por su parte, registran su mayor pérdida mensual desde enero.

Casos como MercadoLibre y Globant tienen su caída mensual más elevada desde el peor momento de la pandemia, cuando en marzo de 2020 llegaron a perder 22% en promedio. Hoy caen 15% en promedio.

Hay casos más llamativos, como el de TGS que, con la baja mensual del 20% evidencia su pérdida más importante desde agosto de 2019, en pleno selloff posterior a las PASO presidenciales. En aquel momento, TGS había perdido 52% en dólares.

Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS, remarca que el foco inversor se sesgó hacia los desequilibrios macroeconómicos de corto plazo, y que ello impactó tanto en la renta fija soberana en dólares como en la renta variable.

"Tanto las paridades de los bonos como el S&P Merval en CCL cayeron fuerte desde las elecciones, algo que no se había dado tras las PASO, cuando los bonos cayeron pero el S&P Merval avanzó. Luego de las generales, tanto los globales como el Merval cayeron fuertemente", dijo.

Mirando hacia adentro

El contexto global se ha tornado más volátil en estas últimas ruedas. Sin embargo, a lo largo de noviembre los mercados de referencia habían alcanzado nuevos máximos históricos, por lo que los factores locales son los que más ponderan a la hora de explicar el deterioro de los activos domésticos. Y en ese sentido, la lupa se centra principalmente en las negociaciones con el FMI.

Nicolás Max, head de Asset Management de Criteria, considera que el contexto internacional puede sumar o restar, pero en el caso de la actualidad de los activos locales luce marginal. "El acuerdo con el FMI ocupa un lugar central en la dinámica de los activos locales", explicó.

Por su parte, los analistas de Cohen remarcaron que la atención sigue centrada en un acuerdo con el FMI y la falta del mismo generado dudas en los inversores.

"El mercado aún se encuentra a la espera de medidas concretas por parte del Gobierno y avances en el acuerdo con el FMI. Esta incertidumbre sigue golpeando a los activos argentinos, que volvieron a cerrar en rojo, mientras el riesgo país no deja de aumentar", dijeron.

El mercado ha percibido negativamente el giro del Gobierno desde la derrota electoral. El "plan platita" deterioró las expectativas y las variables macroeconómicas a la vez que alejó en el margen un acuerdo con el FMI.

Desde entonces, los activos sufrieron una importante corrección hasta los valores actuales. Hoy lo que podría cambiar la dinámica actual es un eventual acuerdo con el FMI. 

Santiago Abdala, director de PPI, entiende que el castigo parece excesivo si se considera que va a haber algún tipo de corrección en el rumbo de la política económica y monetaria. Sin embargo, considera que para que ello ocurra se necesita capital político importante.

"El cambio en el rumbo de la política económica y monetaria implican modificaciones que no son imposibles de hacer, pero exigen un gran capital político para hacerlo. En este momento no se vislumbra que haya un capital político que esté dispuesto hacer ese tipo de cambios", advirtió Abdala.

¿Punto de entrada?

Dado el fuerte castigo que vienen sufriendo las acciones argentinas, analistas comienzan a ver a la renta variable local con un buen punto de entrada para apuestas especulativas de cara a un potencial acuerdo con el FMI.

Santiago Ruiz Guiñazú, head de Equity Sales and Trading de AdCap, entiende que luego de registrar una caída en los ADR del 11% en el último mes, el punto de entrada actual es atractivo.

"Entendemos que la última baja respondió a una toma de ganancias que se profundizó por el mal desempeño de Brasil. Hasta que no se conforme el nuevo Congreso, el próximo 10 de diciembre, no habrá un gatillador contundente, y seguimos creyendo que el mercado se mantiene a la espera de definiciones sobre un acuerdo con el FMI", dijo el especialista.

Juan Manuel Franco coincide con esta visión y resalta que existe un sobre-castigo a las valuaciones producto de la sobre ponderación de los inversores del corto plazo por sobre el mediano, que podría incluir un programa con el FMI. Si bien la expectativa es que dicho acuerdo no incluya reformas muy profundas, podría limitar el avance de los desequilibrios, en especial los nominales.

Desde el lado operativo, el economista de Grupo SBS también ve a estos precios como un punto de entrada para apuestas especulativas.

"Mirando al mediano plazo, las valuaciones actuales invitan a perfiles arriesgados a apostar por la renta variable ya que el histórico marca que el retorno a dos años comprando en estos niveles ha sido generalmente positivo medido en dólares financieros. Destacamos que se trata de una opción para perfiles arriesgados ya que la volatilidad continuaría hasta que se tenga mayor claridad con respecto a los detalles del programa con el FMI", resaltó.

Mirando hacia adelante, Abdala coincide en que uno de los principales elementos que podrían hacer que cambie este contexto es el acuerdo con el FMI.

"El FMI puede ser importante, no por el acuerdo en sí mismo, sino porque implica antes un entendimiento con la oposición. En ese sentido, entendemos que la opinión reclamaría algún tipo de política sensata en términos macroeconómicos. Por lo tanto, en la media que se continúe con la política de déficit fiscal financiado con emisión, los activos pueden seguir bajando y no vemos, de seguir en este rumbo, cual sería el elemento catalizador para que los activos de recuperen", dijo. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios