Liquidez mata rendimiento: cómo el riesgo Tesoro afecta a los fondos

Los capitales se fueron de los fondos de pesos T+1 y CER y se redirigen a los T+0. Los fondos CER y T+1 ya muestran una pérdida en activos bajo administración en lo que va del año, cuando en mayo evidenciaban enormes cantidades de suscripciones.

En esta noticia

La pérdida de confianza del mercado hacia los bonos del Tesoro se puede ver no nitidez en la rotación de flujos que se dieron dentro de la industria de fondos comunes de inversión (FCI).

Los inversores abandonaron los fondos que están expuestos a bonos del Tesoro para pasarse a fondos vinculados a colocaciones a plazo.

Los fondos CER y T+1 perdieron en un mes todo lo que habían ganado durante el primer semestre del año en lo que refiere a activos bajo administración.

Analizan nuevos cepos al dólar para frenar al CCL y evitar que el blue suba a $ 300

Alerta: la FED advierte que la economía argentina podría no soportar una suba de la tasa de interés

El gran termómetro

Los FCI son una suerte de "gran termómetro" en lo que refiere a medir la confianza que tienen los inversores sobre los activos que emite el Tesoro.

En el último mes queda claro cómo los inversores le dieron la espalda a los activos del Tesoro, rescatando fondos comunes de inversión CER y T+1 y redirigiendo esos pesos hacia fondos money market (T+0) o, directamente, sacarlos de la industria.

Según datos de Portfolio Personal Inversiones (PPI), los fondos CER y renta fija T+1 sufrieron, en términos de suscripciones netas, la salida de unos $ 429.000 millones desde el inicio de la crisis.

Los CER vieron salidas por $ 296.000 millones y los T+1, retiros por un total de $ 133.000 millones. En paralelo, los fondos T+0 lograron ganar unos $ 189.000 millones de suscripciones.

Esto implica que, según cálculos de PPI, $ 1 de cada $ 2 pesos que salieron de los segmentos de renta fija, buscaron refugio (al menos, por el momento) en los money market.

La conclusión de PPI coincide con la información que provee Alphacast, que demuestra el colapso que sufrieron los fondos CER y T+1 desde el inicio de la crisis hasta la actualidad.

Según sus datos, el pico de suscripciones netas de los fondos CER y T+1 se dio en mayo, cuando los CER llevaban captados $ 253.740 millones y los fondos T+1, unos $ 181.400 millones.

Sin embargo, desde allí fue todo para atrás y con mayor velocidad desde el inicio de la crisis de la deuda en pesos.

Desde entonces, los fondos CER perdieron todos los activos bajo administración que habían acumulado en los primeros cinco meses del 2022 y hoy muestran una pérdida neta de unos $ 54.000 millones.

Los T+1 también vieron una enorme salida de fondos. Perdieron todo lo acumulado desde comienzo de 2022, y ya exhiben salidas netas por $ 13.000 millones en el balance del año.

Recorrido inverso se ve en los fondos que ofrecen liquidez inmediata. Hasta mayo los money market sufrían rescates por $ 238.000 millones. Gracias a la actual rotación, encuentran suscripciones netas en el año por $ 69.000 millones.

Es decir, revirtieron completamente los flujos desde el inicio de la crisis de deuda en pesos.

El balance de la rotación

Queda claro que los fondos que salieron de los T+1 y CER se fueron o a los money market o fuera de la industria.

Desde el 7 de junio se registraron salidas por más de $ 240.000 millones de los fondos comunes de inversión, lo cual implica una pérdida del 5% del patrimonio total de la industria.

En dólares, no obstante, y ante la escalada del CCL, el patrimonio neto (PN) pierde un 28% desde principios de junio (ubicándose en u$s 15.600 millones, niveles de noviembre del año pasado).

Florencia Bonacci, team líder de Fondos Comunes de Inversión de PPI, advierte que la industria se reconfigura, y tras meses en donde los fondos de renta fija venían ganando espacio, el impacto de los ruidos sobre un posible reperfilamiento de la curva de deuda soberana volvió a empujar los pesos a la búsqueda de liquidez inmediata.

"Los fondos money market pasaron de representar el 43% a fines de mayo, al 50% hoy. Siete puntos porcentuales en poco más de un mes, que se le resto básicamente a los fondos de RF T+1 y CER en pesos", detalló.

"Si miramos los flujos, los fondos CER están volviendo a foja cero, e incluso los fondos de renta fija marcan salidas netas por más de $ 15.000 millones. Hace poco más de un mes, estos fondos acumulaban flujos positivos por más de $ 300.000 y $ 110.000 millones (captando el 70% y 20% del total de los flujos), en una industria que había recibido para ese entonces más de $ 460.000 millones", afirmó Bonacci.

Aníbal Merino, portfolio manager de Santander Asset Management Argentina, precisó que durante junio, los FCI CER y T+1 sufrieron rescates netos por $ 343.000 millones entre ambos segmentos.

Según su análisis, gran parte de esos flujos terminaron buscando refugio en fondos de money market que tuvieron suscripciones netas por $ 226.000 millones en el mismo período.

"Los fondos de money market invierten únicamente en plazos fijos, cauciones bursátiles y cuentas a la vista. Es decir, todos activos que devengan tasa y no están sujetos a volatilidad de mercado como la que estuvimos viendo durante el mes pasado sobre todo en la curva CER", remarcó.

Los fondos comunes de inversión money market no están expuestos a activos que cotizan en el mercado secundario.

Mariano Calviello, head portfolio manager de FIMA, administra uno de los fondos de inversión money market más grande de la industria de fondos del país: el fondo money market de FIMA, que invierte principalmente en plazos fijos y cuentas remuneradas de bancos de primera línea, sin tener activos que tengan riesgo precio por ejemplo.

"Por ese motivo el fondo puede superar estos contextos con rendimientos positivos, y en el caso de una suba de tasas por ejemplo, es el fondo que más rápido hace el ajuste al nuevo nivel, ya que su duration es de sólo 7 días en general", señaló.

El mes de julio con una dinámica similar

En las primeras dos semanas de julio la tendencia de salida de flujos de FCI CER y T+1 y entrada a los money market se mantiene pero con mucho menor intensidad.

Según datos de PPI, la foto de julio muestra unos $ 300.000 millones en suscripciones netas en la industria. 

Estos números representan un 30% de lo acumulado en el 2021 y en donde su mayoría se volcó a los fondos T+0. Es decir, los flujos siguen yendo a los instrumentos a plazo y sin exposición a bonos del Tesoro argentino.

Para Aníbal Merino hace falta una mayor confianza del mercado para que los flujos vuelvan a revertirse positivamente.

"La posibilidad de que esta dinámica se revierta dependerá mucho de la confianza que pueda recuperarse en el mercado y de la evolución de las variables macroeconómicas", dijo.

Por su parte, Mariano Calviello cree que en el corto plazo, si la volatilidad se mantiene en niveles acotados, es probable que los clientes comiencen a migrar lentamente hacia fondos T+1 en busca de un mejor rendimiento para los pesos.

Esta expectativa se da sobre todo en un contexto donde existe un alto spread entre los T+0 y los T+1.

A su vez, y en línea con lo que menciona Merino, Calviello advierte que para el reingreso a fondos de mayor duration que invierten en CER, quizás sea necesario más tiempo, con un mercado que se muestre más estable y sin tanta volatilidad.

"Flujo ha comenzado a ingresar en los productos T+1, pero aun no en los fondos CER por ejemplo. Durante la corrección de precios, nuestro money market creció un 11% en activos bajo administración, recibiendo probablemente los pesos que fueron rescatados de los otros fondos", afirmó Calviello.

Por último, Florencia Bonacci considera que, hacia adelante, la confianza será difícil de recuperar (al menos hacia el riesgo soberano).

"Ya estamos notando cierto switch en las carteras hacia riesgo corporativo. Acá la liquidez y la oferta de estos instrumentos serán dos temas a mirar de cerca, más para las opciones de corto plazo", advirtió Bonacci. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.