Riesgo sistémico

El rulo de Wall Street: con tasas bajas, toman récord de deuda para comprar acciones

Las tasas bajas permite que los inversores en el mercado norteamericano tomen deuda gratis. También provoca mayores riesgos para obtener retornos reales positivos. El apalancamiento en Wall Street es histórico y genera una amenaza global

Las burbujas suelen estallar en contextos en donde las tasas de interés están históricamente bajas.

Esto hace que, el costo de endeudarse sea bajo y que, por lo tanto, los inversores tomen mayores riesgos del habitual, provocando riesgos sistémicos ante una potencial corrección normal del mercado.

Cuando endeudarse sale gratis, como en la actualidad, los inversores aprovechan el contexto para apalancar sus carteras. Es decir, toman dinero prestado, lo invierten, buscan obtener un retorno para devolver el dinero prestado y además, quedarse con un extra. 

De esta manera, terminan obteniendo rendimientos con plata prestada, por lo que el retorno suele ser muy alto.

Actualmente las tasas de interés global se encuentran en mínimos. La tasa de interés de los bonos del tesoro muestra el contexto en el que se encuentran los rendimientos a nivel global.

La tasa a 10 años del bono del tesoro se ubica en niveles de 1,3%, mientras que los bonos a 5 y 2 años de EEUU operan con rendimientos de 0,8% y 0,2% respectivamente.

El impacto que tiene los actuales niveles de tasa en el mercado es que, invirtiendo en bonos el inversor no logra ganarle a la inflación de EE.UU, por lo cual, para obtener retornos reales, debe invertir mayormente en acciones o activos de mayor riesgo, empujando a los inversores a ser mas agresivos en sus apuestas.

Por otro lado, las tasas de referencia de los bancos centrales se ubican en mínimos. Para tener como referencia, la tasa de referencia de la Fed se ubica en niveles de 0% y 0,25%, como consecuencia de la política monetaria llevada a cabo por la Reserva Federal para hacer frente a la crisis global generada por el coronavirus.

De esta manera, el costo de financiamiento se ha reducido a literalmente 0%. Es decir, tomar dinero prestado es gratis. 

Esto se combina con un contexto en el que los inversores deben hacer apuestas agresivas para ganarle a la inflación, por lo cual genera un contexto explosivo para el apalancamiento de los inversores.

Lo que vemos actualmente es que los inversores aprovechan el contexto de tasas bajas y de endeudamiento gratis para tomar dinero prestado e incorporarlo a sus carteras, con el objetivo de invertir esos flujos y dedicarlos a la compra de activos.

Tomar dinero prestado a una tasa cercana al 0%, les implica que lo que deben ganar en la bolsa para devolver dinero es muy bajo, por lo cual, les quedaría casi todo retorno positivo en la inversión. 

Esto se potencia con un contexto en el que las acciones más que se duplicaron desde marzo de 2020 a la fecha y en el que en 2021 el mercado subió más de un 20%.

De esta manera, el apalancamiento (tomar dinero prestado) es récord en Wall Street y a nivel global y se ubica en su mayor nivel en más de 10 años.

Este contexto genera claramente un riesgo sistémico ya que si el mercado en vez de subir, comienza a caer, los inversores deberán cerrar rápido sus posiciones para evitar perder y no tener que devolver el préstamo con dinero extra de su bolsillo.

Para evitar ese escenario, y ante un contexto de corrección de mercado, los inversores se apuran en cerrar las posiciones y generan una ola de ventas de acciones, contribuyendo a un aumento en la volatilidad.

José Ignacio Bano, gerente de research de InvertirOnline advierte que un alto aplacamiento genera un escenario de riesgo de mayor volatilidad.

"Si tenemos un ajuste mayor que comiencen a activarse los stop loss, las caídas pueden ser grandes y con mayor volatilidad. Esto lo estamos viendo últimamente. En el principio de la crisis de coronavirus se observó claramente, en el que las caídas fueron muy precipitadas de tipo derrumbe, con subas mas moderadas. El típico dicho que dice que el mercado cae por ascensor y sube por escalera", remarcó.

Manuel Carpintero, head portfolio manager de Nash Inversiones alertó sobre el alto nivel de apalancamiento en el mercado e instó a tener una postura de curatela en el mercado.

"Efectivamente estamos viendo niveles muy altos de apalancamiento, que han coincidido con correcciones previas. Esto nos lleva a ponernos algo más defensivos de corto plazo en las carteras administradas", dijo.

Por otro lado, Bano resaltó que el apalancamiento es alto ya que el costo de oportunidad es cero ya que el costo de endeudarse es casi cero.

"Se toma plata gratis y se apalanca el portafolio. Todo lo que tenga palanca le suma volatilidad. Hasta antes de Evergrande no veíamos un escenario de alta volatilidad y estos factores de alto aplacamiento aumentan los riesgos de ver mas volatilidad. Se elevan los riesgos de ir corriendo de atrás el mercado ya que la velocidad de caída es más rápida de lo que el inversor puede llegar a salir. Por ello, operar con stop loss siempre es conveniente", explicó.

Política monetaria y mercado alcista

En este escenario, los inversores posan su atención al futuro de la política monetaria de la Fed. 

La atención concretamente se centra en cual podría llegar a ser el accionar del mercado una vez que la Reserva Federal comience a reducir el ritmo de compras de activos financieros, es decir, iniciar el Tapering.

Si la Fed reduce la compra de activos y comienza a restringir la liquidez en el mercado, las acciones podrían comenzar a caer y, producto del apalancamiento, la volatilidad podría acelerarse. 

Por ello, y dado que la Fed probablemente conoce la actual situación de apalancamiento del mercado, analistas advierten que es clave el timing y velocidad del Tapering que decida aplicar la Reserva Federal.

Mariano Calviello, head portfolio manager de Fondos FIMA remarcó que el consenso en general es que el tapering es inminente (más allá de cuanto termine ocurriendo), pero que, al mismo tiempo, que no será disruptivo para el mercado.

Para Calviello, en este caso va a ser muy importante el timing que muestre la Reserva Federal y los mensajes que genere de cara a la velocidad del mismo.

"El mercado se mantiene con una posición sobre ponderada en acciones como consecuencia de la corrección que podría mostrar la renta fija en un contexto de suba de tasas, principalmente en mercados soberanos centrales y emergentes (posible impacto de una apreciación del dólar a nivel mundial). Algo que si tomará importancia es la selección de donde estar posicionado. Existe consenso en que el mercado europeo presentaría mejor comportamiento que el mercado americano, donde las valuaciones se muestran algo justas luego de la suba mostrada", explicó el head portfolio manager de Fondos FIMA.

Por su parte, Martín Mansur, líder del área de Productos de Banca Privada de Banco Santander, advirtió que en los últimos meses ha habido una suerte de complacencia en el mercado de acciones de EE.UU

"La política fiscal y monetaria fuertemente expansiva y una robusta recuperación han impulsado un marcado incremento de las ganancias por acción; sin embargo, luego del prolongado rally, algunas voces de cautela comienzan a aparecer". Históricamente, septiembre ha tendido a ser un mes estacionalmente débil para el retorno del S&P500. Si bien la Fed tiene como objetivo comenzar a reducir el estímulo monetario de manera de no afectar a los mercados, no se descartan un aumento de la volatilidad y posibles correcciones en la valuación de activos de riesgo", explicó.

Estacionalidad en Wall Street

En línea con lo que menciona Mansur, la cuestión estacional también es un factor clave en Wall Street. 

Los meses de septiembre y octubre suelen ser un periodo de cierta vulnerabilidad estacional en las acciones americanas y a nivel global.

En el caso en que el mercado inicie un periodo correctivo, la atención habrá que posarla sobre la dinámica de los precios y la potencial velocidad de la caída ya que muchos stops podrían estar activándose debido a la cautela de los inversores debido al alto apalancamiento que está teniendo el mercado

La fuerte dinámica alcista puso a los inversores en una postura de alta confianza sobre que las acciones van a seguir subiendo, aunque, en el caso de una reversión, los mercados suelen ponerse rápidamente en una postura de cautela.

Esto mismo reforzaron los analistas de Delphos, al remarcar que la famosa frase de "Sell in may and go away", indica que el período que va entre mayo a octubre no suele ser el mejor para el S&P500.

"Si bien las estadísticas no la confirman del todo, hay algo que efectivamente se viene repitiendo año tras año. Los meses de septiembre y octubre suelen ser turbulentos con correcciones importantes, que por otro lado marcan los pisos antes del rally de fin de año", sostuvieron.

Tags relacionados

Comentarios

  • MS

    Micael Sanchez

    Hace 12 días

    Muy buena columna.

    0
    0
    Responder