FedExclusivo Members

Qué bonos subirán con el techo en las tasas en EE.UU: ¿se beneficiarán los títulos argentinos?

El mercado recalibra portafolios ante la expectativa de que la Fed bajará la tasa en 2024. Hay una búsqueda por bonos más riesgosos a nivel global. Argentina por ahora no está en el menú.

En esta noticia

Los inversores a nivel global están pensando en extender plazos en sus carteras de bonos. Ante la expectativa de que las tasas podrían comenzar a bajar a causa del fin de ciclo de suba de tasas de la Fed, el mercado se adelanta y comienza a ver oportunidades a mayor plazo.

La deuda argentina podría verse beneficiada en ese contexto dado que los bonos locales son a plazos largos. 

Sin embargo, advierten que los desafíos macroeconómicos y la volatilidad propia de la deuda local disminuyen su atractivo en ese entorno.

El mercado se tornó más agresivo y prefiere ahora bonos CER largosArranca la temporada de balances y empiezan a verse oportunidades en Wall Street

  ¿Comenzarán a bajar las tasas?

En un informe enviado por los analistas de JP Morgan se reflejaba que el 86% de los clientes del banco estaban considerando la posibilidad de extender duration en su cartera de bonos.

Es decir, buscar posicionarse en bonos de mayor plazo para asegurarse retornos más elevados, contemplando que hay cierta expectativa de que la Fed comience a bajar las tasas en el mediano plazo.

Los últimos datos macroeconómicos confirmaron la expectativa de que la Fed podría subir la tasa de interés en julio, para luego detener por completo el ciclo actual de suba de tasas y empezar a pensar en una baja gradual de las mismas el año que viene.

Ante tales expectativas, y contemplando que el mercado se adelanta, muchos inversores prefieren asegurarse retornos en niveles elevados actualmente. 

Por ello es que la mayoría de los clientes de JP Morgan comienzan a ver oportunidades en bonos de mayor plazo.

Tomas Villa, Global investment strategist de Conosur Investments, coincide en que existe la oportunidad de alargar duration, aunque prefiere hacerlo con bonos de alta calidad crediticia.

"Vemos la misma oportunidad, pero como tenemos aún una visión cautelosa, proponemos hacerlo con bonos de elevada calidad crediticia. En caso de ampliar la duración lo haríamos mediante instrumentos Investment Grade, mientras que toda exposición a riesgo de crédito mayor (como HY o EM), por ahora preferimos hacerla en duraciones cortas", detalló.

La deuda de grado de inversión rinde 5,4%, mientras que high yield rinde 8,3%. En el caso de deuda emergente, esta rinde 7,6%, mientras que emergente de alto rendimiento rinde 10,6%.

Por su parte, los analistas de Balanz explicaron que a partir de la crisis en los bancos regionales y la incertidumbre actual en ese sector, para el 2023 se puede esperar una Fed menos agresiva

Por esto mismo es que desde la compañía ven oportunidades de rendimientos alargando el posicionamiento hacia la parte media de la curva.

"Tenemos una convicción alta de que hay oportunidades en el tramo medio de la curva de bonos. Si bien seguimos teniendo una sobre exposición a bonos del tramo corto, vemos oportunidad en extender duration al tramo medio con una mayor preferencia por EEUU ya que su ciclo de tasas se encuentra más avanzado que otras economías", dijeron desde Balanz.

Además, remarcaron que en esta clase de activos, se destaca la deuda corporativa con tasas que siguen luciendo atractivas.

"Se pueden encontrar créditos con fundamentos sólidos que ofrecen un carry que permita mitigar posibles volatilidades de crédito. Vemos oportunidad en la parte media de la curva", dijeron.

A pesar de las preocupaciones económicas actuales a causa de la suba de tasas de la Reserva Federal, los analistas de Citibank recomienda ampliar la duración de la cartera mediante bonos corporativos de duración intermedia.

Según los especialistas del banco, estos instrumentos ofrecen rendimientos estables y pueden proporcionar cierta protección contra la volatilidad del mercado.

Curva invertida

El desafío que encuentran los analistas es de acertar en el momento para estirar duration.

El problema que enfrentan actualmente los inversores es que la curva americana esta invertida, por lo que los bonos de corto plazo ofrecen retornos más elevados que los bonos de mayor plazo.

En ese sentido, existe incentivo por parte de los inversores de permanecer en el tramo más corto de la curva, subestimando los plazos más largos.

Actualmente, la curva de bonos del tesoro americana opera con tasas del 5,4% promedio en el tramo corto (de 1 mes hasta 1 año). 

Los bonos a 2 años rinden 4,7%, bajando al 3,99% en el bono a 5 años y 3,88% en el bono con vencimiento a 7 años. Finalmente, en el tramo más largo, los bonos a 10 años operan con tasas del 3,75%.

Por lo tanto, invertir y rollear deuda de corto se torna en una estrategia más atractiva que posicionarse hoy en bonos más largos.

Jorge Angel Harker, representante registrado de Holistic, la corresponsalía en Estados Unidos de Adcap Grupo Financiero, remarcó que hoy la curva de bonos soberana está invertida.

En ese sentido, Harker remarcó que el problema con esta situación es que el mercado está diciendo que en el largo plazo, el Banco Central de Estados Unidos va a recortar las tasas.

Por lo tanto, resalta en esta situación riesgos para los inversores a largo plazo que es la reinversión de la curva.

"El inversor de largo plazo no puede estar invirtiendo a seis meses y renovar su posición cada ese periodo, exponiéndose al riesgo de no tener certeza de cuál va a ser tu tasa o tu rentabilidad mayor a los seis meses. Eso le pasa mucho a instituciones como fondos de pensiones y aseguradoras, que necesitan tener rentabilidades aseguradas a plazos largos para hacer match entre su balance de pasivos y activos", dijo.

Desde Adcap Grupo Financiero consideran que es momento de alargar duración en los portafolios de bonos.

"Creemos que estar muy en el corto plazo puede llegar a ser riesgoso ya que estimamos que estamos cerca del final del ciclo de suba de tasas. La Fed logró controlar el pico inflacionario y ahora se va a centrar en terminar de bajarlo al 2% y que no haya un rebote de la inflación. Si logran hacer eso, tiene sentido para los inversores de largo plazo invertirse de una vez y capturar esas rentabilidades, para asegurarlas en un período de 5 a 10 años", detalló Harker.

La curva invertida refleja los riesgos de una recesión en EEUU. De hecho, actualmente, las probabilidades de ver una recesión en EEUU es del 65%.

En ese entorno, históricamente las inversiones en bonos suelen tornarse en una oportunidad.

Los analistas de Criteria afirmaron que a medida que la economía de EE.UU. se acerca hacia la recesión, la deuda suele ser una mejor oportunidad de inversión.

Por lo general, los bonos de corto plazo han sido el mejor instrumento cuando se desacelera la actividad económica y entramos en una fase de recesión. "Más allá de la experiencia histórica, las valuaciones relativas también parecen determinar un entorno más favorable para la renta fija que para las acciones", dijeron desde Criteria.

Además, remarcaron que en cuanto a las estrategias, privilegian la deuda de grado de inversión (alta calidad), por sobre High Yield o alto rendimiento.

Finalmente, en cuanto a renta fija emergente, desde Criteria entienden que las valuaciones siguen siendo atractivas a estos niveles de rendimiento.

Impacto en la deuda local

Si los inversores comienzan a tomar mayor exposición en bonos más largos, esto puede ser una buena noticia para argentina.

Esto es así ya que la curva local es una curva larga. Es decir, los bonos más cortos de argentina tienen vencimientos y duraciones largas.

Los tramos más cortos en deuda local tienen como primer vencimiento a 2029.

Por lo tanto, si el mundo busca oportunidades de inversión en deuda de mayor plazo y de riesgos más elevados ante el ciclo de bajas de tasas de la Fed, esto podría ser una buena noticia para la Argentina.

Sin embargo, los riesgos locales y los desafíos macroeconómicos, junto con la volatilidad que implica estar invertidos en Argentina hacen que los analistas no encuentren en la deuda local una gran oportunidad en ese entorno.

Harker remarcó que es muy probable que si la Fed empieza a recortar tasas, los inversores empiecen a buscar mejores rentabilidades, e ir en búsqueda de inversiones en países emergentes o de inversiones un poco más riesgosas".

Sin embargo, detalló que en estos procesos usualmente sucede que los inversionistas buscan capturar retornos mucho más altos en activos con un nivel de riesgo moderado y en activos de mayor seguridad que los mercados emergentes.

En ese sentido, para Harker esto podría no ser del todo óptimo para la deuda local.

"Argentina está en el rango inferior de las calificaciones. Es un país de alto riesgo para los invesores, y el universo de inversionistas que compran ese tipo de activos es mucho menor que el que compran activos bien calificados. No es lo mismo el tipo de demanda que tiene un bono Amazon o Apple, que los activos de Argentina, por más que los rendimientos que ofrezcan sean supremamente interesantes", señaló.

Finalmente, y en cuanto al impacto local, Villa determinó que esta estrategia por parte de los inversores globales en su posicionamiento en renta fija internacional no implica un gran impacto sobre los bonos argentinos.

"No esperamos un impacto significativo para la deuda argentina ya que no creemos que sea un instrumento que se utilice solo para "alargar duration". En nuestra opinión, la decisión de invertir hoy en argentina no se piensa solamente en términos de duration, o de TIR, sino que se incluyen también expectativas en términos de performance futura y valor de recupero", afirmó Villa. 

Temas relacionados
Más noticias de FED

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés