Informe del BCRA

Bancos extranjeros registran pérdidas tras quedarse afuera de inversiones en bonos

Finalizaron el año con dos meses consecutivos de saldo en rojo y la ganancia acumulada en el año de los bancos privados en conjunto fue 61% inferior a la del año previo.

La señal de alarma se encendió a fines de enero, cuando el Banco Central (BCRA) informó que los bancos privados habían anotado en noviembre su primera pérdida mensual del año previo, con un rojo superior a los $ 2300 millones. Pero el último Informe sobre Bancos del BCRA, publicado ayer, reveló que no se trató de un hecho aislado. En diciembre los bancos privados volvieron a registrar una pérdida, que ascendió a $ 4414 millones.

Este deterioro se explicó fundamentalmente por el rojo de $ 5904 millones que registraron los bancos privados extranjeros. Los nacionales, en cambio, cerraron el último mes del año con un superávit de $ 1490 millones y compensaron en parte estas pérdidas de los bancos privados en conjunto. 

La disparidad, explican desde el sector, responde a que los bancos privados internacionales tienen topes de exposición a riesgo soberano más rígidos que sus pares locales, lo que les impidió apostar en mayor medida a instrumentos del Tesoro, como las Ledes, que ofrecían mayor rendimiento que los del BCRA.

Distinto fue el panorama para los bancos públicos, que lograron cerrar diciembre con un saldo a favor de $ 24.368 millones. Este desempeño fue el principal impulsor de que el sistema financiero en su conjunto haya cerrado el mes con un balance positivo de $ 19.386 millones.

La pérdida de $ 4414 millones registrada en diciembre por los bancos privados fue, además, un 80% superior en términos nominales a la caída que habían registrado el mes previo. Pese a acumular dos meses seguidos en rojo, acumularon durante el año un superávit de $ 141.547 millones. Esta ganancia, no obstante, fue un 47% menor en términos nominales que la registrada en 2019, año en el que los bancos privados finalizaron con un superávit de $ 267.863 millones luego de haber obtenido balance positivo en todos los meses del año. Dado que la inflación interanual de 2020 ascendió a 36,1%, la ganancia de los bancos privados en 2020 en términos reales fue un 61% inferior a la del año previo.

Las razones detrás de estos últimos cierres mensuales a pérdida bien podrían encontrarse en los topes que les han impuesto y en la aceleración inflacionaria de los últimos meses, que hizo que el rendimiento que obtienen los bancos por los pasivo remunerados del Banco Central sea negativo en términos reales.

A esto bien cabría sumarle que a fines de septiembre último, el Banco Central (BCRA) le informó a los bancos que debían reducir, desde octubre, su posición neta excedente en Leliq en 20 puntos porcentuales. Ante ese requerimiento el stock de pases pasivos, que pagan menos tasa, trepó de $ 563.663 millones a principios de octubre a $ 1,141 billones a fin de año. El stock de Leliq, en cambio, pasó de $ 1,797 billones cuando fines septiembre a $ 1,496 billones el 30 de diciembre, su nivel más bajo desde junio.

"La rentabilidad de los bancos se ha reducido sustancialmente. Pero la falta de rentabilidad no es intrínseca a la operatoria que llevan adelante, sino que es generada por los impuestos distorsivos y excesivos, principalmente Ingresos Brutos y tasas municipales", explican dentro del sector.

"Cada vez es mayor la proporción de activos y pasivos del sistema financiero que tienen precios fijados por el Gobierno. Por el lado de las regulaciones, los depósitos tienen tasas mínimas (37 %) y los préstamos tasas máximas -préstamos pymes 24%, línea productiva 30%, Ahora 12, etcétera-. Además hay topes a las comisiones y obligación de servicios gratuitos", agregan.

Desde los bancos subrayan, además, que "a diferencia de otros sectores, las causas que afectan la rentabilidad de los bancos son artificiales, creadas por los gobiernos". No obstante, creen que "muchas de las medidas mencionadas tienen que ver con la pandemia y se espera que se empiecen a revertir a parir de ahora".

Por su parte, Federico Furiase, director de Eco Go, analizó: "El escenario que vimos en los últimos meses, con una inflación viajando por encima de la tasa de interés, los complica. La tasa de los pasivos remunerados se ubica por debajo de la inflación, el crédito no tracciona y las líneas de crédito subsidiadas también están por debajo de la inflación. A ello hay que sumarle que los bancos tienen límites para realizar coberturas en dólares".

Similar visión aportó Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina. "Creo que está vinculado a dos cosas. Por un lado, los movimientos del tipo de cambio oficial. Por el otro, por la relajación de la política monetaria en relación a 2019".

"Cuando se baja la tasa porque hay cepo y no hace falta desalentar la compra de dólares, ya que está prohibida por otro lado, las ganancias de los bancos y de los que están obligados a estar en pesos se cae. A la vez, la recomposición de la cartera de préstamos de los bancos no vino acompañado de una tasa súper atractiva, sino de créditos subsidiados al 24%", añadió.

A la presión sobre la rentabilidad de los bancos que suponen estos factores bien cabría sumar el hecho de que, desde este año, se eliminó la exención del Impuesto sobre los Ingresos Brutos (IIBB) a las Leliq y a los pases, por lo que los bancos deben tributar una alícuota del 8%. Dicho tributo se encuentra vigente a la espera de la Corte Suprema de Justicia se expida al respecto.

Como contrapartida, cabe recordar que el BCRA autorizó a los bancos a actualizar sus comisiones a partir de 2021. El costo de las comisiones bancarias, que estuvo congelado desde febrero a diciembre, podían actualizarse en enero y febrero de este año, pero con un tope de 9% cada mes.   

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios