Mercados

Por el piso: los bonos siguen quebrando mínimos y sus paridades están en valores de 2001

La deuda pierde hasta un 60% de su valor desde que salieron a cotizar tras la reestructuración y sus paridades se ubican en niveles apenas por encima de los de 2001 y 2008.

Los bonos argentinos no encuentran piso. En todos los tramos de la curva se vienen observando desplomes sostenidos, y los bonos llegan a perder casi 60% de su valor desde el canje de deuda.

Las paridades se encuentran en zona de mínimos históricos, similares a los niveles registrados en 2008 y 2001.

Cepo y reservas: tras las nuevas medidas, el Central encendió la aspiradora de dólares

Los bonos en dólares cayeron a mínimos y el riesgo país se disparó a 2400 puntos

Bonos muy golpeados

El mercado de bonos argentinos sigue hundido en el pesimismo, con los precios de la deuda alcanzando nuevos mínimos históricos.

Desde que salieron a cotizar tras el canje de deuda, efectuado en septiembre de 2020, las pérdidas son muy abultadas. El tramo corto de la curva muestra bajas de 58,2%, mientras que los bonos más largos pierden entre 41% y 45%.

Paula Gándara, CIO de Adcap Asset Management, advierte por la operatoria de la deuda local: "Los bonos en dólares continúan principalmente castigados ante la incertidumbre macroeconómica local. El GD30 se negocia por debajo de los u$s 23 centavos y los bonos en dólares no parecieran encontrar piso".

PARIDADES DE 2001

Analizando las paridades de los bonos, se observa que todos los tramos de la curva muestran valores de recupero muy bajos.

El tramo corto de la curva opera con paridades del 22%, el tramo medio se ven paridades de entre 20% y 27% mientras que el tramo más largo muestra valores de recupero de u$s 22 en promedio.

Con estos valores, la deuda de ley Nueva York rinde 38% en el tramo corto y 26% en el tramo largo, dejando una curva desplazada al alza y empinada de forma negativa, lo cual refuerza los temores y sospechas de un evento crediticio.

Los actuales niveles de paridad de la deuda argentina se ubican en mínimos, incluso debajo de la pandemia y en valores similares a los que el mercado evidenciada en momentos de 2008, durante la crisis financiera mundial.

También, los actuales niveles de paridad son similares a los que registraba el mercado de bonos en el peor momento de la crisis económica argentina de 2001.

Pedro Siaba Serrate, head de research & strategy de Portfolio Personal Inversiones (PPI), marca que los precios actuales de los Globales argentinos se encuentran apenas por encima de los niveles de 2001 y 2008.

No obstante, añadió: "Incluso si se tiene en cuenta la estructura actual de cupones, los instrumentos deberían caer entre 25% a 45% más para ser equivalentes en términos de rendimiento. Más allá de esta salvedad, cuando la probabilidad de default es significativamente amplia, poco importa el rendimiento (y estructura) y los bonos empiezan a cotizar con relación al valor de recupero que posean".

Por su parte, Fernando Marull, economista y director de FMyA, explica que si bien las paridades actuales son muy bajas, no es importante hacer una diferenciación entre la estructura actual de la deuda versus la estructura de pagos y cupones de la deuda pasada.

"Las paridades de Bonos con 2001 con cupones de 8%, no son comparables con bonos actuales con cupones de 3%. Los u$s 20 de paridad de 2001 serían cerca de u$s 10 (diez) en términos de GD30. Si es comparable con el PARY de 2,5%, que hizo piso en u$s 8 en la crisis de 2008 y estatización de AFJP", explicó.

De una u otra manera, las paridades con las que operan los bonos argentinos se encuentran en zonza de mínimos históricos, evidenciando que el mercado espera un evento crediticio de corto plazo, aun sin haber grandes vencimientos de deuda por vencerse.

Mariano Fiorito, fund manager de Schroders, remarcó que el contexto global también luce desafiante y que es clave en estos momentos aplicar estrategias de preservación de capital.

"Creo que es clave en este momento tener una estrategia de preservación de capital. De corto plazo, el contexto internacional es desafiante, combinado con una macro local que tiene desafíos. Al no ver una acumulación de reservas en el mejor momento de la cosecha fue uno de los catalizadores para explicar la baja actual en la deuda", dijo.

Si bien faltan fundamentos, Fiorito considera que "estos precios no son valores de fair value para una economía como la Argentina que genera una buena cantidad de dólares".

la mira en 2024

El mercado mira con preocupación los desequilibrios macroeconómicos, junto con los que muestran la curva en pesos y la falta de reacción del equipo económico para poder contener dicho negativismo.

De esta manera, el mercado ve que las chances de un default son cada vez más probables, aunque el mismo no ocurra en lo inmediato.

Pedro Siaba Serrate marcó que su escenario base implica un default en diciembre de 2024. En ese escenario, se esperaría un período de negociación de 5 meses hasta recibir los nuevos instrumentos y una tasa de salida del 15%.

"Los precios actuales de los globales pricean una extensión de 5 años de maturity y recortes de capital de entre 49% al 62%, lo cual es mucho más agresivo incluso que el canje 2005. El timing de diciembre 2024 tiene bastante sentido tanto por la magnitud del perfil de pagos como por agenda política (caería a fines del primer año del próximo mandato), aunque la velocidad del deterioro reflejado en los precios invita a ser más pesimista al respecto", comentó.

Por su parte, Juan Cruz Lekovic, fund manager de Schroders, explicó que las paridades de los bonos actuales se ubican muy por debajo de las paridades promedio que mostraron los bonos argentinos, aun en momentos de una reestructuración muy agresiva como la del 2005.

"Históricamente las reestructuraciones de deuda que tienen un valor de recupero de u$s 30 a u$s 35, sumado a que la reestructuración más agresiva de 2005 de Argentina (que fue la más agresiva de la historia), tuvo un valor de recupero de u$s 27, Hoy estamos en u$s 22. Esto puede señalar que son precios de no solo una reestructuración sino de default más sostenidos en el tiempo. Es decir, bonos que están en default y fuera de mercado por un tiempo prolongado", comentó.

Finalmente, y mirando hacia adelante, Nicolás Max, director de asset management de Criteria, espera que la deuda siga sin encontrar un horizonte claro en el mediano plazo. 

"Pareciera que estamos en un status quo de la política y la política economía hasta que eventualmente haya una renovación política. Mientras tanto, vamos a estar navegando este escenario en donde el precio de los activos son bajos en términos históricos ya que aún no aparece un horizonte claro de reconstrucción de la confianza a largo plazo", sostuvo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios