Mercados

Pese al aporte del FMI, los bonos argentinos no reaccionan y vuelven a operar en rojo

Tras la confirmación de los DEG para la Argentina por u$s 4300 millones, los activos financieros locales retroceden y el riesgo país se mantiene cerca de los 1600 puntos. .

Se confirmó la transferencia de los Derechos Especiales de Giro (DEGs) del FMI a la Argentina por u$s 4300 millones. Aun así, los bonos no suben. Tampoco lo hacen las acciones locales, que continúan bajo presión pese a las mejoras que se observan en Wall Street.

A un año del acuerdo con acreedores externos, la deuda local sigue bajo presión y opera mayormente a la baja. Los distintos tramos de la curva exhiben una tendencia negativa, con caídas de hasta 0,2% en el tramo corto, hasta 0,24% en el tramo medio y de hasta 0,18% en el tramo largo. 

Los bonos se muestran bajo presión ya que los rendimientos siguen siendo altos, con la curva invertida, paridades bajas y alta probabilidad de default implícita.

Ante este escenario, el riesgo país argentino continúa merodeando la zona de 1600 puntos básicos. El índice que mide JP Morgan se ubica este martes en 1593 unidades, todavía sin cambios respecto al cierre de la rueda de ayer. 

Si bien exhibían este martes leves retrocesos, en el acumulado del último mes los bonos han mostrado una recuperación. Subieron hasta 3,6% en ese período, aunque sus tasas de interés se encuentran en torno al 20% en el tramo corto y del 16% en el tramo más largo.

Mismo comportamiento negativo podía observarse entre las acciones de las compañías argentinas. En Wall Street los papeles locales retrocedían hasta 2,82%, encabezados por Vista Oil, seguido por Despegar y Cresud que caen mas del 2%. La tendencia también se replicaba en la plaza bursátil local, llevando al S&P Merval de la bolsa porteña a caer 0,7%.

 Como dato positivo, se confirmó que el FMI entregará a la Argentina u$s 4300 millones como parte de asistencia para la recuperación ante la crisis económica global que desató el Covid. 

De todos modos, se espera que dicho monto sea utilizado para cumplir con los compromisos de deuda con el organismo y entablar un puente para después de las elecciones.

Concretamente, en el día de ayer la Junta de Gobernadores del FMI aprobó una asignación general de derechos especiales de giro (DEG) equivalente a u$s 650.000 millones, con el fin de apuntalar la liquidez mundial. 

Aproximadamente u$s 275.000 millones de la nueva asignación se destinarán a países de mercados emergentes y en desarrollo, incluidos países de bajo ingreso.

La asignación general de DEG entrará en vigor el 23 de agosto de 2021. Los nuevos DEG serán acreditados a los países miembros del FMI en proporción con sus actuales cuotas en la institución. Dada la cuota de Argentina, el país recibirá el 0,7% de ese monto total, que equivale a u$s 4300 millones.  

"Con este desembolso, Argentina podrá hacer frente a los próximos dos vencimientos de capital por u$s 3600 millones (u$s 1800 millones en septiembre y u$s 1800 millones en diciembre) y los u$s 400 millones de intereses en noviembre. En 2020 vencen u$s 17.700 millones de capital y u$s 1250 millones de intereses", detallaron desde Cohen.

A un año del acuerdo con acreedores externos, la probabilidad de default a 10 años continúa siendo del 90% mientras que a cuatro años es cercana al 75%.

Desde Portfolio Personal Inversiones consideran que en medio del juego político de cara a las elecciones legislativas, son pocos los drivers positivos.

"Cualquier acercamiento con el FMI es considerado como un punto a favor de la deuda. En tanto, no dejamos de monitorear las tensiones dentro del mercado de cambios. Como punto positivo, el Banco Central (BCRA) pausó ayer la venta de divisas en el MULC. Las últimas cuatro ruedas de julio habían encendido las alarmas con un BCRA que pasó a ser vendedor de divisas (-u$s 310 millones). Sin embargo, la primera rueda de agosto trajo un respiro dado que el ente habría terminado con un saldo neutro por su intervención", afirmaron.

A su vez, hacia adelante destacaron que "será clave la dinámica de las próximas semanas, en el marco de una menor estacionalidad del agro que coincide con una mayor demanda por cobertura y meses con altos vencimientos en pesos". Ese contexto, agregaron, "complica el proceso de formación de reservas". 

Mercados globales

El Dow Jones, opera al alza el martes mientras que el S&P500 y el Nasdaq pierden posiciones, cayendo 0,1% y 0,62% respectivamente. En el acumulado del año las acciones evidencian ganancias del 16% en promedio.

En el viejo continente, los principales índices operan mixtos. El Stoxx600 cae 0,07%, al igual que el DAX de Alemania, que pierde 0,25%. En cambio, el CAC40 de Francia y el Ibex35 de España operan en positivo con ganancias de 0,79% y 0,08% respectivamente.

Hasta el viernes, el 88% de las empresas del S&P 500 habían reportado ganancias mejores de las esperadas para el segundo trimestre, que marcará el porcentaje más alto desde que FactSet comenzó a rastrear esta métrica en 2008.

"El aumento de las ganancias está brindando apoyo a las valuaciones", dijo Terry Sandven, estratega jefe de acciones de U.S. Bank Wealth Management, en una nota.

"El aumento de los ingresos y las ganancias, la inflación generalmente contenida, las tasas de interés relativamente bajas, las políticas de estímulo monetario y fiscal en curso y el progreso médico para contener el COVID-19 respaldan nuestra perspectiva de aumento de las acciones de EE.UU. en el segundo semestre de 2021", estimó.

Además de los resultados corporativos que siguen llegando, los inversores también están monitoreando una serie de factores que podrían agregar volatilidad a los mercados y limitar la tendencia alcista. Entre ellos se destaca un aumento en los casos de Covid-19 de la variante Delta que ha generado preocupaciones sobre el estancamiento de la recuperación económica mundial.

Por otro lado, la reciente represión regulatoria en China tomó por sorpresa a algunos inversores el mes pasado, generando volatilidad en las acciones del gigante asiático, incrementando la volatilidad en el sector tecnológico chino y de Wall Street en general.

Las acciones de empresas chinas que cotizan en EE.UU. caen antes de la apertura del mercado después de que un periódico estatal chino criticara los juegos en línea como "opio para la mente", lo que avivó los temores de una mayor restricción hacia compañías tecnológicas por parte de Beijing

NetEase cayó más del 7% antes de la comercialización y Bilibili retrocedió más del 6%. Las acciones del gigante tecnológico chino Tencent Holdings también se desplomaron más del 6% luego de remarcar que introduciría restricciones más estrictas en el tiempo de juego de los usuarios más jóvenes.

Desde PPI remarcaron que, cuando los ruidos en China parecían haberse disipado, Tencent Holdings Ltd. se desplomó hasta un 11% y las acciones de videojuegos chinas siguieron esa tendencia después de que un medio estatal calificara a los videojuegos online como un "opio espiritual".

"Si bien no está claro si los reguladores ahora tienen la intención de cambiar su enfoque a los juegos, Tencent tuvo algunos problemas con las autoridades por los videojuegos en el pasado. Todo esto se produce después de ataques del gobierno chino a las empresas tecnológicas, y los inversores ya se preguntan si las acciones de China son "imposibles de invertir". Los fabricantes de chips de automóviles del país también cayeron después de que el gobierno lanzara una investigación sobre una posible manipulación de precios", explicaron.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios