Para frenar el dólar bolsa, la CNV revisa hasta las carteras de las mujeres

El blue llegó hasta 13,65 hoy a la mañana hasta que el puré lo hizo bajar a $ 13,60, pero el problema es que el “dólar bolsa” trepa 30 centavos a $ 13,32, mientras el contado con liqui salta 6 centavos a $ 13,20. Ante esto, la CNV salió a la calle o, mejor dicho, a inspeccionar a las sociedades de bolsa para amedrentarlas y que no operen. Los funcionarios del gobierno entraron a los despachos de los directivos y revisaron cajones, escritorios y hasta carteras de mujeres.

El viernes se quedaron en sociedades de bolsa hasta después de las once de la noche. “Es terrible lo que se está viviendo en la plaza de bonos. Bancos importantes ahora sólo operan cartera propia, mientras se corrieron de operar las de terceros. El regulador pasó de pedir el control de legajos a directamente entrar y revisar. Hay nervios porque la dolarización se puso en marcha”, revela un agente.

Consultados por este diario, en la CNV aclararon que “operativos hay todas las semanas, es parte del proceder de la CNV”. “Son operativos de rutina y se realizan en el marco de la ley”, recalcan.

En off the récord, en la plaza advierten que una de las más grandes sociedades de bolsa sólo opera el 10% de lo que le piden sus clientes en CCL ante el miedo de pedido de legajos, que ya no se hacen más de manera electrónica sino presencialmente por el regulador cuando los volúmenes son grandes.

La CNV está creando su propio círculo rojo, ya que otro de los grandes te pasa u$s 500.000 o u$s 1 millón por blue chip sin problemas”, confiesan en las mesas.

“La impotencia de los controles en el blue hizo caer todo el peso sobre la banca privada, los institucionales, que vivieron lo que los brokers viven desde hace meses. Al Gobierno le conviene un mercado de contado con liqui más concentrado que atomizado, así controla mejor. Por eso, persigue a los chicos”, describen en la City, mientras refunfuñan por los sólo 10 minutos que estuvo ayer Daniel Scioli en el Merval. Discurso súper breve, no respondió ni una pregunta (ni siquiera se dio ese espacio) y los agentes debieron bajar los ocho pisos por las escaleras del fondo, porque la comitiva sciolista copó los ascensores.

Tags relacionados