El rol del FMI, clave

Moody´s advierte por el nivel de reservas de Argentina y la gran exposición a deuda en moneda extranjera

El país se diferencia de sus pares emergentes porque cuenta con "pocas reservas internacionales" y figura como el que tiene mayor proporción de pasivos en dólares. Cuáles son los principales riesgos hacia adelante

En esta noticia

La Argentina es el país con mayor exposición a deuda en moneda extranjera entre las principales economías emergentes, pese a que la mayoría de ellas mejoraron su posición, así como también fortalecieron su nivel de reservas internacionales tras las crisis que atravesaron, advierte una nueva investigación de Moody's Analytics.

"A diferencia de otros países en la región, Argentina tiene pocas reservas internacionales y gran parte de su deuda pública es en dólares. Sin embargo, gracias al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el Gobierno podrá continuar haciendo sus pagos de servicio de deuda en el corto plazo", destacaron Juan Pablo Fuentes Assistant Director y economista de Moody's Analytics en una entrevista con El Cronista. 

En esta línea para Fuentes, "el aumento en tasas de interés internacionales tiene un impacto menor para Argentina, dado que el país se encuentra marginado de los mercados financieros internacionales. En este sentido, los mayores riesgos que enfrenta la economía argentina tienen que ver con la situación interna y las políticas económicas del Gobierno".

Crisis de deuda

El informe de Moody´s Analytics marca que "la crisis de la deuda soberana en las economías emergentes más pequeñas ya no está al borde del abismo, y el apoyo del Fondo Monetario Internacional es fundamental para evitar una recesión más severa en estas economías y limitar el contagio al resto del mundo emergente. 

"La génesis más probable de una crisis de los mercados emergentes no se encuentra en un incumplimiento soberano, sino en un escenario de sobrecalentamiento global en el que grandes aumentos de tasas por parte de la Reserva Federal y otros bancos centrales importantes obligan a los bancos centrales de los mercados emergentes a responder de la misma manera", advirtieron desde Moody´s Analytics.

"Creemos que un escenario adverso tiene una probabilidad baja, particularmente con la Fed más cerca de su tasa terminal", señaló Jesse Rogers, Assitant Director y economista de Moody´s Analytics.. 

Al ser consultado respecto al efecto que podría tener una suba aún mayor de la tasa de interés de la Fed, Fuentes aseguró que "el efecto negativo para la economía argentina vendría por la recesión mundial". 

"En nuestro escenario de altas tasas de interés, la economía mundial cae en una nueva recesión, con un impacto negativo mayor para las economías emergentes. En el caso de Argentina, la recesión mundial empuja los precios agrícolas a la baja lo cual tiene un impacto negativo en la balanzas externa y fiscal", argumentó. 

"Dada la situación precaria del sector fiscal en Argentina, el Gobierno no tendría flexibilidad para implementar políticas contra cíclicas ante un shock externo como este. En este escenario también se observa una salida de capital importante lo cual produce una mayor depreciación de las monedas emergentes. Esto, a su vez, produce mayor inflación y obliga a los bancos centrales a aumentar sus propias tasas de interés. Las mayores tasas, necesarias para calmar los mercados cambiarios y financieros, terminan debilitando el consumo privado", agregó. 

"Este efecto negativo es común para todos los países. Sin embargo, en el caso de Argentina el efecto negativo podría ser un poco más suave dado el uso extenso de controles de capital", concluyó.

Argentina, la excepción

El panorama no es el mismo para Argentina. La mayoría de las principales economías analizadas mejoró tanto su nivel de reservas, así como también su exposición en materia de deuda en moneda extranjera. No ha sido el caso de Argentina, señaló Moody´s Analytics.

"Con las excepciones de Argentina y Turquía, la mayoría de las principales economías emergentes acumularon grandes reservas de divisas fuertes a raíz de las crisis cambiarias y de deuda que afectaron al mundo emergente en la década de 1990 y principios de la de 2000. También han avanzado notablemente en la reducción de su dependencia de la deuda externa y se han endeudado menos en moneda extranjera", señalaron desde Moody´s.

Argentina ha tenido una evolución diferente así el documento marca que, en promedio en 2022, las reservas fueron equivalentes a menos de seis meses de importaciones mientras que en la víspera de la crisis del 2001 llegaban a casi 12, según el análisis de esta división de Moody's Analytics que provee investigaciones económicas al mercado, pero no calificaciones crediticias.

Al analizar la situación de los demás países analizados, surge que Brasil, México, Corea del Sur, Filipinas, Malasia, Indonesia, Tailandia y hasta Rusia lograron mejorar su nivel de reservas respecto al que tenían previo a las crisis. Solo Turquía tuvo una evolución peor respecto al 2018, cuando la lira registró una fuerte depreciación y hubo incumplimientos generalizados de préstamos.


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.