MERCADOS

Los bonos del canje, sin piso: alcanzaron su nivel más bajo en seis meses

El riesgo país avanzó hasta las 1554 unidades, su mayor nivel desde antes de la reestructuración de la deuda.

Los bonos argentinos no levantan cabeza. Continúan retrocediendo casilleros luego de que el presidente Alberto Fernández afirmara que no hay avances en relación a un posible nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). A ello se sumaron las palabras del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien dijo ayer, en una entrevista televisiva, que el organismo es "responsable de lo que pasó en Argentina"

En este contexto, la deuda argentina sigue muy golpeada y no logra recuperarse. Los bonos retrocedieron en casi todos los tramos de la curva. La parte más corta fue la más castigada, con caídas de 0,78% para el Global 2029 y de 0,55 para el Global 2030. En el tramo medio, los bonos a 2035 y 2038 cedieron 0,57% y 0,41% respectivamente, mientras que en el extremo más largo el Global 2041 cayó 0,45% y el Global 2046 recuperó un escaso 0,03%. 

Ante estos nuevas bajas, los títulos resultantes del canje de deuda alcanzaron sus niveles más bajos en seis meses. 

En línea con la debilidad de los bonos, el riesgo país sube hasta los 1554 puntos, su mayor nivel desde antes de la reestructuración de la deuda. De esta manera, el índice que mide JP Morgan avanza 43% desde que el Gobierno llevó a cabo el canje en septiembre pasado.

Los analistas de Argenfunds explicaron que las paridades de los papeles locales se mantienen en niveles mínimos previos al acuerdo de reestructuración de deuda, producto de la baja demanda de estos instrumentos por parte de los inversores generada por las dudas hacia un potencial acuerdo con el FMI y el respectivo plan económico.

"Los títulos en dólares registraron rendimientos en algunos casos superiores al 20% dando cuenta de alto nivel de riesgo con el que son percibidos por el mercado. La performance de los títulos soberanos se dio en un marco en el que el presidente Fernández reconoció no tener apuro para lograr un acuerdo con el FMI, en medio de la incertidumbre reinante en el mercado por saber si se podría llegar a concretar antes de mayo", explicaron.

Ambas curvas se encuentran con pendiente negativa y con rendimientos en la ley local que superan el 20% en la parte corta de la curva. La probabilidad de default se eleva al 95% en los próximos 10 años.

En este sentido, los analistas de portfolio Personal Inversiones (PPI) estimaron que no se espera, al menos en el corto plazo, un fuerte cambio de tendencia debido a la falta de señales positivas con respecto a las negociaciones con el organismo de crédito.

"No hay un camino concreto establecido para corregir desequilibrios macroeconómicos. Esto sin dudas es una mala noticia para los mercados, que reaccionan con fuertes caídas, todo esto de cara a la carrera electoral hacia octubre", dijeron.

Sobre este mismo punto, los analistas de Delphos Investment advirtieron que las palabras del presidente en el Congreso y del mismo Guzmán sobre el acuerdo con el FMI dejan entrever que las negociaciones vienen para largo, y que finalmente podría hacerse realidad esa predicción.

"El mercado venía lentamente incorporándolo en los precios, pero parece haberse acelerado en las ruedas recientes. El pesimismo va en ascenso y la posición técnica se sigue limpiando. Eso es bueno. Pero no vemos "drivers" locales potentes. Por lo tanto, las razones para un rebote habría que buscarlas en el favorable contexto global y un mayor flujo hacia la región. Para ello necesitaríamos que los precios de nuestros commodities sigan trepando. Esto, sumado a que el current yield, sufrirá un salto interesante en 2022, podrían ser las razones para explicar un futuro piso en los meses que vienen", dijeron.

En tanto, los principales índices bursátiles norteamericanos operaron en rojo mientras la atención se centra en los avances del paquete de estímulo de u$s 1,9 billones propuesto por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el Senado de ese país.

El Dow Jones cayó 0,39% mientras que el S&P500 y el Nasdaq registraron pérdidas aún superiores. Para el primero de ellos el deterioro fue de 1,31% mientras que el índice tecnológico cayó 2,7%. Al incremento en la volatilidad recientemente a partir de la suba de tasas en EE.UU. y los temores de un contexto de mayor inflación producto de la salida de la economía y del final de la pandemia se sumó este miércoles una renovada preocupación respecto de los datos de empleo en dicho país. Las empresas privadas sumaron allí 117.000 nuevos puestos de trabajo, cifra que quedó muy por debajo de los 225.000 esperados. 

Ante ese escenario negativo, la renta variable local también registró mayoría de pérdidas. En Wall Street, las acciones de las compañías argentinas cayeron hasta 7,1%, encabezadas por MercadoLibre, y seguidas por Globant (-5,1%), que se plegaron así a los castigos que se vieron en Estados Unidos para el sector tecnológico. 

Detrás se ubicaron papeles del sector bancario. Entre ellos sobresalieron las bajas del Grupo Financiero Galicia, el Banco Supervielle y el Banco Macro, que cayeron 4,7%, 4,3% y 3,4% respectivamente. En el otro extremo, por su parte, se destacaron Ternium y Edenor, que dejaron avances de 6,3% y 3%.

Este mismo escenario de pérdidas se observó en la plaza bursátil local, lo que hizo que el S&P Merval de la Bolsa porteña anotara una caída de 1,67%, amortiguada por el avance del contado con liquidación.     

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios