Vencen $ 115.000 M

Mercado tenso espera tasas más altas en bonos y mayor emisión para pagar deudas en 10 días

Aunque luce holgado de recursos, en la ultima licitación el Tesoro captó menos de lo que le vencía. Para fin de abril, el mercado espera que mejoren los instrumentos, plazos y tasas.

El resultado de la licitación que realizó el jueves la Secretaría de Finanzas sembró aún más incertidumbre en el mercado

Los $ 37.380 millones que captó el Tesoro a través de la colocación de Letras en pesos a descuento, a tasa Badlar y ajustables al CER, tuvieron sabor a poco, ya que el Gobierno buscaba obtener $ 75.000 millones para cubrir vencimientos por $ 74.200 millones.

Dentro del mercado, la coincidencia fue que la cifra resultó menor a la esperada por una sencilla razón: que el Tesoro no ofreció plazos ni tasas lo suficientemente atractivas.

 Y es por ello que analistas esperan que para las próximas licitaciones se mejoren dichos términos.

La licitación encendió también las luces de alarma, ya que todo lo que el Tesoro no logre rollear deberá ser cubierto con emisión monetaria. Eso, a su vez, aumentaría las presiones sobre la estabilidad del tipo de cambio.

En concreto, se colocaron Letras en pesos a descuento con vencimiento el 29 de octubre a una TNA de 39,75%. 

También se colocó una nueva Letra en pesos a tasa Badlar más 275 bps a una TNA de 39,25% y una nueva Letra en pesos ajustable al CER con vencimiento el 18 de abril de 2022 a una TNA de 1,9%. 

Si bien la deuda CER fue la más demandada, los rendimientos que ofrecieron fueron en línea con lo que se opera en el mercado secundario. Es decir, suscribir a dichos bonos no otorgó un beneficio mayor.

Los analistas de Delphos Investment reconocieron que la licitación fue peor de lo esperado aunque resaltan que el Tesoro aun tiene un financiamiento neto positivo en el primer trimestre del año.

"Fue una licitación peor a la esperada. Enfrentándose vencimientos por alrededor de $ 73.000 millones, se logró colocar deuda apenas por $ 38.000 millones, explicados principalmente por la nueva Lecer. Es decir, vemos que otra vez vuelven a ser los instrumentos ajustados por CER los más solicitados. A pesar de esto, debemos destacar que, en el primer trimestre del año, el Tesoro alcanzó un financiamiento neto por $ 90.500 millones", dijeron.

En sintonía, Alejandro Kowalczuk, director de Asset Management de Argenfunds, explicó que si bien una caída en la tasa de rollover representa una señal de alarma para el mercado, dicha preocupación puede no ser compartida por el Gobierno.

"Uno podría pensar que una mayor emisión monetaria, por caída en la tasa de renovación de vencimientos de deuda, no necesariamente sería visto como un gran inconveniente y en todo caso se incrementarían los controles sobre precios y tarifas y seguiría apostando al ancla cambiaria", aventuró.

Las licitaciones que vienen

Se aproximan dos vencimientos las próximas dos semanas, con la atención centrada en la licitación del miércoles 28, en la que vencen $ 115.000 millones. En ella, se observará si el Gobierno cede ante el pedido del mercado, o si, por el contrario, mantiene su rumbo.

Hay cierto consenso en el mercado de que que será clave que el equipo económico ofrezca tasas reales más atractivas. 

Pero también los analistas esperan que se amplíe el menú de los instrumentos que más demanda generan, como deuda CER con tasas reales positivas o deuda dólar linked para cubrirse contra una potencial devaluación.

"Esperamos que Economía acomode las tasas de las licitaciones a los niveles que se observan en el mercado secundario y que amplíe la oferta de instrumentos CER, que son evidentemente los preferidos por los inversores en este contexto", proyectaron los analistas de Delphos Investment.

Alejandro Kowalczuk coincidió en que si la intención es seguir rolleando deuda, el Gobierno debería ofrecer instrumentos con tasas reales más atractivas así como también activos vinculados a la dinámica cambiaria oficial.

"Si descartamos la alternativa de reducir el gasto público y lo que se busca es renovar todos los vencimientos de deuda, con expectativas de inflación crecientes y un tipo de cambio potencialmente rezagado, se debería pensar en convalidar tasas más altas y atractivas en términos reales. Y eventualmente volver a emitir instrumentos vinculados a la variación del tipo de cambio oficial, para los que salen de posiciones en pesos buscando cobertura", afirmó.

Elevada deuda en pesos

Lo cierto es que el Tesoro enfrenta una elevada cantidad de deuda en pesos que debe ser rolleada en los próximos 12 meses.

Antes del vencimiento actual, el Tesoro ya enfrentaba prácticamente la misma cantidad de vencimientos que la base monetaria, es decir, $ 2,7 billones.

Según datos de Buenos Aires Valores (BAVSA), al miércoles pasado, entre vencimientos de capital de bonos, vencimientos de letras e intereses, el Tesoro debía pagar en los próximos 12 meses más de $ 2,7 billones (u$s 47.300 millones, valuados al tipo de cambio oficial).

En lo que queda de abril restan cerca de $ 127.000 millones de vencimientos de deuda entre capital e intereses, mientras que el mes de mayo luce bastante cargado, con casi $ 300.000 millones.

Si bien cae debajo de los $ 200.000 millones en junio, julio y agosto se muestran nuevamente muy cargados con vencimientos por más de $ 400.000 millones cada mes.

De esta manera, el Tesoro deberá mantener el grado de rollover alto para que el Banco Central no deba salir a cubrir el faltante de vencimientos que no se pudieron renovar.

 El Tesoro viene con una dinámica de rollover en deterioro y en el acumulado del mes logró renovar menos de la mitad de lo que le vencía.

Para los analistas de Consultatio, "el problema de las licitaciones ya se venía advirtiendo desde el mes pasado, cuando la tasa de renovación de vencimientos bajó respecto de los meses previos (108% en marzo versus 115% y 116% en enero y febrero). Y en ese sentido, consideraron que "el esfuerzo que hizo Hacienda para convalidar tasas un poco más altas resultó insuficiente para corregirlo".

El impacto que más seguirá de cerca el mercado es el hecho de que la mala licitación genere o no, un aumento mayor en el tipo de cambio.

Desde Cohen advertían que cerca de $ 20.000 millones de títulos que vencen se encuentran en manos de fondos de inversión del exterior, por lo que es probable que el dólar contado con liquidación se vea bajo presión.

"Al margen de que las subas en reservas internacionales que viene teniendo el Banco Central le dan la espalda necesaria para mitigar este efecto vía intervenciones, el Gobierno se verá forzado a replantear su estrategia de cara a las próximas licitaciones", sostuvieron desde la compañía.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios