Inversiones

Mercado equivocado: los bonos y las acciones locales dan señales opuestas sobre el futuro argentino

A las acciones les está yendo muy bien en este 2022, mientras que a los bonos no. Qué estan viendo los principales analistas y fondos de inversión

En el mercado argentino se está dando una gran disociación. A las acciones les está yendo muy bien en este 2022, mientras que a los bonos no. 

En otras palabras, la renta variable se está pudiendo desacoplar de la volatilidad global, mientras que los bonos sufren más que sus comparables.

Si la dinámica de los precios suele mostrar las expectativas de lo que esperan los inversores para adelante, entonces algún mercado está dando una señal contrapuesta. Dicho de otra manera, alguno está equivocado, ya sea el de bonos o el de acciones.

Qué recomiendan los fondos: oportunidades para los pesos rumbo a los próximos meses

Para Santander, la prudencia fiscal ayuda más a frenar la inflación que los acuerdos de precios

Argentina versus el mundo

En el acumulado del año, los bonos muestran una fuerte pérdida. Los Globales del tramo más corto de la curva caen entre 38% y 25% en lo que va de 2022.

En el tramo medio, las bajas son de entre 38% y 34%, mientras que, en el tramo más largo, la deuda cae entre 32% y 25% en lo que va de 2022.

Todos estos retrocesos que evidencia la deuda argentina son bastantes más abultados que las bajas que se dan en el mercado de deuda emergente.

Los bonos emergentes pierden 24% en lo que va de 2022, tanto el índice de deuda emergente, así como también el de bonos emergentes high yield (alto riesgo crediticio).

A diferencia de lo que ocurre con los bonos, las acciones argentinas muestran otro cantar.

El S&P Merval en dólares sube 16% en lo que va del 2022.

Yendo a acciones puntuales, las petroleras son las que más suben, con ganancias de 100% para YPF. Le sigue luego TGS que gana 91% en lo que va de 2022.

También con números abultados se destacan acciones de Tenaris (+58%), Central Puerto (+49,1%), Corporación América (+37%), Edenor (+29%), Pampa (+23%), Cresud (+11%).

Los bancos, en cambio, no están teniendo un buen año ya que Banco Macro, BBVA Argentina, Grupo Financiero Galicia y Grupo Supervielle caen en lo que va del año entre 2,5% y 19 por ciento. 

Del lado bajista, las acciones del sector tecnológico son las que más bajan en 2022, con Globant cayendo 39%, Despegar perdiendo 34% y MercadoLibre que cae 27%.

Excluyendo las acciones del sector tecnológico que acompañan la dinámica del Nasdaq, aun con las pérdidas que muestran todas las acciones argentinas, igualmente están teniendo un comportamiento mucho mejor respecto del que se puede ver en Wall Street.

El S&P500 cae 16% este año, por lo que las acciones argentinas (aun cayendo) están ganándole al índice americano.

La firmeza en las acciones argentinas es doblemente festejada ya que las mismas están teniendo una performance mucho mejor que el índice de referencia global.

Dos mercados mostrando señales opuestas

Ahora bien, haciendo la comparación de Argentina vs Argentina, vemos que los bonos y las acciones locales dan señales opuestas.

Mientras los bonos acompañan la dinámica global, e incluso caen más que sus pares, la renta variable argentina se desacopla y está teniendo una dinámica mucho mejor que Wall Street.

Detrás de los precios siempre está expuesta la expectativa del mercado. Precios más altos, implica que el mercado esta optimista sobre el futuro de la acción y del país en general.

En cambio, precios cada vez más bajos implica un deterioro de las expectativas.

Ahora bien, la duda que se plantea es a qué mercado hay que creerle si los bonos están en zona de mínimos históricos, mientras que las acciones argentinas están teniendo un gran año

Juan Manuel Franco, economista Jefe de Grupo SBS, comentó que la explicación detrás de la fuerte baja en los bonos se basa en que el mercado no ve en el horizonte el inicio de un sendero de estabilización nominal dada la ausencia de un programa definido con un ancla fiscal.

Con respecto al mercado de acciones, Franco coincide en que el comportamiento fue diferente, con subas importantes.

A la hora de explicar la disociación, Franco entiende que esto se da por las expectativas del mercado con respecto a que en el próximo mandato (sea del color que sea), podrían darse cambios que favorezcan a los negocios, aunque la incertidumbre sigue siendo alta.

"Consideramos que la distinción entre bonos soberanos y acciones se da principalmente porque el mercado descuenta que podría tener lugar una nueva reestructuración de la deuda, aunque por el momento no hay indicios de ello. Remarcamos que un programa económico consistente podría evitar tener que restructurar la deuda", afirmó

Por su parte, Santiago Ruiz Guiñazú, Head de Equity Sales & Trading de Adcap Grupo Financiero, afirmó que la distinción entre un mercado y el otro seguramente tiene que ver con una serie de motivos.

Según Ruiz Guiñazú, en el caso de los bonos argentinos, los cupones que pagan son muy bajos, especialmente el 2030, que es la emisión más grande de todas y que paga solo 5 dólares en toda la vida del título.

"Por esta razón, estos bonos tradean como si fueran una acción y pierden su condición atractiva principal, que es la renta periódica por pago de cupones", dijo.

Por otro lado, también agregó que, en lo que respecta a las acciones, la renta variable local está muy influenciada por la fuerte suba del sector energético, que no está tan relacionado con los bonos soberanos, como sí lo están las acciones del sector bancario.

"Grupo Financiero Galicia acumula en el año una baja del 14%, Banco Macro está casi neutro, Banco Supervielle cotiza por debajo del año pasado y Banco Francés está prácticamente en el mismo nivel. Y como proxy para los bonos soberanos, lo más parecido es mirar la cotización de los bancos", comentó.

Finalmente, desde la mesa de trading de un banco local explicaban que de a poco el mercado ve buenas expectativas a futuro a medida que cambie el actual Gobierno, pero que se mantienen los riesgos de default en la deuda dado el stock de reservas y de elevados vencimientos a mediano plazo.

"Creo que todo se basa en el riesgo crediticio. La deuda no sube porque hay riesgos de default. En cambio, las acciones no tienen ese lastre y por eso se comportan mejor. De cualquier manera, no todo el mercado está subiendo ya que hay acciones que están muy pesadas, como las del sector bancario. No hay un bullmarket en acciones, aunque si hay una mejor performance respecto de lo que pasa hoy en EE.UU", comentó el trader.

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • EMM

    Ezequiel Molinari Molinari

    14/11/22

    El mercado nunca se equivoca Yosovich

    0
    0
    Responder