Los inversores festejaron pero tomaron ganancias: el Bovespa cayó 2,24%

El Bovespa perdió un 2,24% a 83.796 puntos, tras una escalada de un 3,1% en las primeras operaciones que llevó al índice a un récord de 88.377,16 puntos. El volumen financiero de la rueda fue de 24.020 millones de reales, muy por encima de la media del mes de 16.370 millones de reales.

En el mercado cambiario, en tanto, el real se devaluó un 1,39% a 3,7053 unidades por dólar. 

El mercado brasileño llegó poco después del inicio de la jornada a las 88.377 unidades básicas, lo que significó un nuevo máximo histórico intradiario, superando así los 88.317 puntos que alcanzó durante la sesión del pasado 26 de febrero.

Bolsonaro ganó la segunda vuelta de los comicios con un 55 % de los votos frente al 44 % que consiguió el progresista Fernando Haddad, sucesor del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

El ultraderechista, destapado como un ferviente liberal económico durante la campaña electoral, asumirá la Presidencia de Brasil a partir del próximo 1 de enero.

El pico de ganancias en la bolsa coincidió con unas declaraciones a periodistas de uno de sus más estrechos colaboradores, el diputado Onyx Lorenzoni, cotejado como futuro ministro de la Presidencia y quien afirmó que una prioridad del Ejecutivo será la reforma del sistema de jubilaciones.

Sin embargo, el "efecto Bolsonaro" no fue suficiente para mantener en el terreno de las ganancias al Bovespa, que cambió de signo a mitad de la sesión y aceleró sus pérdidas, lastrada por varios de los principales valores de la plaza.

Las acciones de Banco do Brasil cerraron con una baja de un 1,3%, mientras que las de Itaú Unibanco cayeron un 1,84% en una rueda negativa para el sector financiero. 

El mercado financiero brasileño apostó por el triunfo de Bolsonaro, quien en la víspera ratificó su compromiso con las reformas, el equilibrio fiscal y una mayor apertura económica.

Según Carlos Sequeira, estratega de Banco BTG Pactual, es probable que las acciones sigan subiendo, ya que el índice está operando a múltiplos que están bajo los promedios históricos. 

"Eso no tiene sentido cuando las expectativas sobre el próximo gobierno son positivas", afirmó Sequeira. El experto no descartó que el índice supere las 100.000 unidades este año, "dependiendo de los anuncios del gabinete y de un discurso firme que apoye una reforma a las pensiones". 

Bolsonaro pretende privatizar empresas de naturaleza pública y descentralizar el poder del Estado brasileño y reducir el tamaño de este último, empezando por un recorte drástico en el número de ministerios. 

Tags relacionados