Mercados Emergentes

Los flujos a emergentes se retraen y complica la dinámica de los activos locales

La suba de tasas de los bonos del tesoro norteamericano, la mayor volatilidad en Wall Street y la pausa en la caída del dólar generan dudas en los inversores, que retiran flujos de los mercados emergentes.

La racha positiva en los flujos de mercados emergentes se cortó en la última semana, en la que se vio la mayor salida en acciones emergentes desde octubre pasado. Pese a ello, analistas advierten que por más que ingresen o salgan flujos de emergentes, la Argentina sigue aislada de los flujos globales y el FMI podría ser el driver que lo haga acercarse más hacia la dinámica de los mercados internacionales.

Los mercados emergentes han sido una aspiradora de fondos desde finales de marzo de 2020, cuando se desató la crisis que provocó la pandemia de coronavirus. En 2020, los mercados emergentes recibieron flujos por más de u$s 313.000 millones, tras haber registrado salidas por unos u$s 100.000 millones en el primer trimestre de 2020. Los flujos se concentraron en Asia y en menor medida en Latinoamérica.

Pero la suba de la tasa de los bonos del Tesoro estadounidense junto con una pausa en la caída del dólar y un aumento de la volatilidad en los mercados accionarios globales revirtieron el flujo en la última semana.

Los analistas del Instituto Internacional de Finanzas (IIF) recordaron que los "flujos de no residentes a los mercados emergentes han sido bastante fuertes desde principios de noviembre". Sin embargo, remarcaron que "la reciente caída de las acciones asiáticas a lo largo del resurgimiento del dólar ha hecho que la última semana de enero tenga el peor desempeño desde finales de octubre de 2020 con una salida de u$s 5000 millones de fondos de acciones".

Entre las causas que explican dicha salida de fondos puede encontrarse la de una mayor volatilidad en los mercados accionarios en este comienzo de 2021. De hecho, en la última semana el S&P500 cayó un 3%, siendo su peor semana desde octubre. 

Por otro lado, la tasa estadounidense a 10 años se sostiene por encima de 1,05%, su mayor nivel desde marzo. Y si bien las tasas se mantienen en zona de mínimos históricos, la suba de la misma genera atractivo para que fondos del mundo vuelvan a Estados Unidos. Por último, el dólar ha dejado de caer en el mundo y ha iniciado una pausa en su proceso correctivo, mostrando una suba de 0,8% después de dos meses consecutivos de una caída superior al 2%.

Un proceso de suba de tasas genera volatilidad en los mercados de deuda a nivel global, incluidos los mercados emergentes y Argentina. Hoy la 10Y se encuentra en 1,09%, su mayor nivel desde marzo, y la suba de la misma termina golpeando a bonos con mayor duración, es decir, los más largos en su vencimiento y con mayor sensibilidad ante la suba de tasas.

Norberto Sosa, director de Invertir en Bolsa, explica: "Desde lo monetario, se espera de la Fed que vaya más hacia un tapper (finalización del programa de estímulos) en algún momento del año, que hacia una mayor expansión de activos, a la vez que el Tesoro tiene que seguir haciendo esfuerzos y colocando deuda. Por lo tanto, en este contexto, el dollar index puede debilitarse un poco más, aunque luce que ya más cerca de un piso. En paralelo, las tasas de corto de la Fed seguirán bajas por bastante tiempo. Eso afecta el precio de los bonos y se mantiene la tendencia de la suba de las tasas implícitas en los bonos del Tesoro", afirmó.

Acciones emergentes

Las acciones de mercados emergentes se muestran dispares en cuanto a su recuperación en el último año. Mientras el S&P500 se ubica un 16% por encima de los niveles de febrero de 2020, las acciones de Asia tuvieron una performance mejor. Los emergentes ganan un 29% desde entonces (índice mayormente ponderado por acciones de China y Asia). El ETF de China gana un 27%, Japón 17% y el ETF que agrupa acciones de Asia sube un 28,7% desde entonces. Es decir, los flujos hacia Asia le permitieron tener un rendimiento mejor que el S&P500.

Latinoamérica no logró acompañar dicha tendencia ya que el índice de la región (ILF) pierde un 13% desde entonces. Las acciones de Chile son las que menos sufrieron, cayendo 2,4%. Brasil y México retroceden 21% y 12% respectivamente. En el plano local, acciones como las de Galicia o YPF pierden 48% y 61% en el último año, lejos del contexto de emergentes a nivel global y también sufriendo mucho más que las acciones a nivel regional.

En lo que respecta a acciones, el director de  Invertir en Bolsa sostuvo que los flujos hacia emergentes se han concentrado mayormente en Asia, con poca atención en Latinoamérica, lo cual deja a la Argentina con menos apetito aún, contemplando además los riesgos de una segunda ola de Covid cuando llegue el invierno.

"En lo que va del año, EEM -el ETF que replica el MSCI emerging market index- le ganó a los mercados desarrollados. Pero hay que ser cuidadoso ya que no vemos que haya flujo para todos los emergentes, sino que el foco está en Asia, es decir, a China y a sus vecinos. El acuerdo de libre comercio que firmo China en noviembre pasado generó un nuevo evento estratégico global ya que el nuevo bloque comercial que representa el 30% del PBI mundial y es hacia donde más se concentran los flujos, dejando a Latinoamérica rezagada", dijo.

Marcelo Otermin, presidente de ICBC Investment Argentina, sumó que mientras las acciones de emergentes alcanzaron niveles de 40% por encima de los valores pre-Covid, los principales mercados acumulaban subas menores de entre 15% al 35%. Otermin agrega que si bien los niveles actuales de las acciones son elevados, no ve que el ciclo haya quedado agotado.

"Nuevas olas de contagios e importantes demoras en la producción y distribución de vacunas han generado dudas de corto plazo que pueden avalar correcciones más importantes. Sin embargo, no parece que pueda considerarse agotado el ciclo positivo. Las políticas monetarias y fiscales siguen siendo fuertemente expansivas, falta ver el tamaño del paquete fiscal que pueda hacer aprobar (el presidente de Estados Unidos, Joe) Biden y las tasas de desempleo se han reducido pero todavía están lejos de niveles de pleno empleo", estimó.

Los analistas de Cohen agregaron que la historia sugiere que los mercados emergentes tienen mucho camino por recorrer de la mano de un dólar que lentamente se debilita, materias primas que suben y una recuperación de la economía global impulsada por estímulos fiscales y monetarios en las mayores economías.

"El atractivo de los mercados emergentes está también en que presentan valuaciones muy lejos de niveles burbujeantes, lo cual los blinda en cierta medida de potenciales correcciones en los mercados de mejor desempeño en los últimos años. En la última década los mercados emergentes (EEM) subieron 51%, lo cual equivale a un 4,2% anual mientras que en igual lapso el S&P 500 rindió 13,8% anual y acumuló un alza total del 264%. Los mercados emergentes tienen fundamentos alcistas en el contexto económico y parten de valuaciones más conservadoras, esto les otorga alto potencial de suba", dijeron. 

Acciones argentinas fuera del contexto global

A partir de los rendimientos negativos tan abultados de las acciones locales, en comparación con la dinámica regional e internacional, queda claro que la Argentina se encuentra operando en otro escenario financiero. El foco para los analistas sigue estando en un potencial acuerdo con el FMI, aunque a la vez remarcan que el flujo tardará el llegar dado que la región no está entre los de mayor atención para los inversores globales.

El presidente de ICBC Investment Argentina dice que el país se encuentra fuera del ciclo mundial, aquejada por sus propias dificultades con una prima de riesgo superior a los 1400 puntos.

"El Merval está 25% debajo de los niveles pre Covid, que ya venían bajos. Hoy el mercado local tiene las expectativas focalizadas en el potencial acuerdo con el FMI, las condiciones que se establezcan en dicho acuerdo y el tradicional aumento de volatilidad que se produce durante procesos electorales. Dado los precios deprimidos y que no acompañamos el ciclo internacional, noticias positivas pueden provocar una importante recuperación", detalló.

Sosa, por su parte, cree que dado que el interés en la región es limitado, la Argentina queda rezagada de poder recibir flujos que hagan recuperar a los activos financieros.

"El índice Latam emerging market index (ILF) se mantiene en negativo, lo cual demuestra que no hay interés en la región. Vemos que Latinoamérica fue una de las zonas más castigadas por la pandemia y donde se espera menos recuperación de su PBI en 2021 y 2022. Solo resta imaginar que si no hay demasiado interés en la región, menos aún en la Argentina, sobre todo contemplando que existen riesgos de que llegue una segunda ola de Covid al hemisferio sur", explicó.

Por último, el jefe de mesa de acciones de un banco local advirtió: "Las acciones argentinas no se sumaron a la fiesta global de los últimos meses y es esperable que, ante un contexto de mayor volatilidad, tiendan a sufrir un potencial contexto adverso. Faltan noticias positivas que permitan atraer a los fondos del exterior a invertir en el mercado local. Por la falta de estos drivers, y sin inversores del exterior, se explica que la deuda rinda 18% y que las acciones operen en mínimos en términos de dólares. Si los flujos se van, las acciones y bonos de emergentes van a sufrir y la Argentina probablemente se acople a dicha incertidumbre. Argentina esta mal parada de cara a una corrección en los mercados financieros", explicó el especialista.

Bonos de emergentes

La suba de tasas está generando un contexto de mayor volatilidad en el mercado de bonos a nivel global con su respectivo impacto en la deuda emergente y deuda de larga duración. Se observa que en lo que va del año, los bonos de emergentes muestran una caída de 1,6%. Similar a la baja de bonos de grado de inversión, que retroceden 1,7%.

Esta caída se debe principalmente al hecho de que la tasa norteamericana pasó de niveles de 0,85% a 1,1% en las últimas semanas. En cambio, la deuda de corta duración casi no sufrió cambios y opera en los mismos valores respecto de donde inició el 2021.

Norberto Sosa detalla que en el mercado de bonos, el apetito se mantiene por la deuda de corta duración.

"En este contexto, lo que el mercado ha buscado es deuda de corta duration y luego se animó a asumir más riesgo pasando al high yield. Como la deuda emergente en general tiene duration larga, ésta viene sufriendo. La deuda emergente short duration está mucho mejor parada. No hay apetito por deuda emergente de larga duration, pero sí hay inversores para deuda emergente short duration", afirmó Sosa.

Tags relacionados
Noticias del día
Finanzas y Mercados

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero
El déficit primario tuvo un aumento interanual del 78,1% nominal y del 26,2% en términos reales. El financiero, que incluye el pago de servicios de la deuda, registró una suba del 32,2% a valores corrientes pero una baja del 6,3% si se descuenta la inflación. Son datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Compartí tus comentarios