Roboadvisors

Llegaron para quedarse, pero aún son vistos con desconfianza por muchos inversores

Estos asesores virtuales creados en base a algoritmos recomiendan inversiones y hasta gestionan carteras. Pero todavía no logran "enamorar" a los clientes tradicionales de las compañías financieras

Para el año 2050, los humanos podrán casarse con robots", anticipó David Levy, investigador especializado en inteligencia artificial (IA) de la Universidad de Maastricht, Países Bajos, en una imagen que parece más propia de un cuento de Ray Bradbury que del futuro que nos espera dentro de tres décadas.

A pesar de lo futurista que parece la imagen de una boda con un autómata, en el sector financiero ya es una realidad: hoy cualquier inversor puede "enamorarse" y "casarse" con un roboadvisor, los asesores virtuales creados en base a algoritmos que recomiendan inversiones y hasta gestionan carteras de inversión.

Son cada vez más las compañías financieras y bancos que ofrecen el servicio de estos bots especializados en colocaciones en los mercados, justo en momentos en que el interés de los inversores particulares por las bolsas creció de manera significativa durante 2020.

Es que hoy hay cientos de miles de nuevos inversores que se lanzaron a colocar parte de sus ahorros en los mercados en busca de mayores rentabilidades, atraídos por los espectaculares rallys alcistas que se dieron después del derrumbe de marzo pasado.

Desde esa profunda caída, cuando el presidente Donald Trump reconoció la gravedad de la pandemia de COVID en los EE.UU.y anunció el primer paquete de ayuda económica, el índice S&P 500 creció un impactante 75% hasta hoy. Una suba que nunca paró de detenerse, a pesar de que la economía siguió hundida por el coronavirus.

Además, los inversores también se sienten muy atraídos por el nuevo boom del bitcoin y las demás criptomonedas, algo que nadie se quiere perder. Medido en dólares, en el último año el bitcoin creció un incomparable 357%, es decir que su valor va camino a multiplicarse por cuatro si la tendencia alcista persiste un tiempo más.

Esta ola inversora, que se subió al fenomenal crecimiento de Wall Street y de las principales bolsas mundiales durante el año pasado, es un filón que están tratando de aprovechar las entidades del sector, ofreciendo nuevos productos y servicios como los roboadvisors.

DIFICULTADES PARA ENAMORAR

Sin embargo, la realidad indica que les está resultando difícil a las compañías financieras que ofrecen estos autómatas gestores "enamorar" a los candidatos a contratarlos.

Si hace cinco años atrás, cuando aparecieron en el mercado, algunos analistas anticipaban el fin de los oficiales de crédito y de los gestores del patrimonio de carne y hueso, el tiempo demostró que todavía falta bastante para que se cumpla este vaticinio.

Entre los déficits que todavía tienen que superar estos bots para que los inversores los elijan por delante de sus colegas humanos, los especialistas ven tres aspectos a mejorar.

En primer lugar, el costo de adquisición de nuevos clientes sigue siendo elevado para las empresas que los ofrecen, ya que muchos de estos servicios son provistos por firmas del sector financiero de tamaño mediano o pequeño.

En segundo lugar, las altas comisiones que cobran a los clientes por este servicio de IA desalienta a muchos a contratarlos. Además, estos bots aún no fueron capaces de alcanzar rentabilidades suficientemente interesantes en los activos bajo su gestión como para justificar estas comisiones.

De acuerdo con Michael Wong, analista de la gestora Morningstar, "la actual legión de roboadvisors debería invertir masivamente en publicidad, participar en una ola de fusiones para ganar en volumen, ser comprados por otras compañías del sector o asociarse a empresas de gestión bien establecidas en el mercado, o directamente desaparecer".

Holger Ackermann, de PWC, ve otro problema que deben superar estos autómatas financieros: "El cambio de asignación de activos puede ser automatizado y realizado muy rápido. La mayoría de los robots puede hacerlo, pero la asignación estratégica no es puramente dirigida por la IA".

A pesar de ello, todos en el sector financiero saben que, tarde o temprano, el acelerado avance de la tecnología va a volver muy competitivos a los roboadvisors. Tanto como para desear "casarse" con ellos.

Tags relacionados
Noticias del día
Finanzas y Mercados

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero
El déficit primario tuvo un aumento interanual del 78,1% nominal y del 26,2% en términos reales. El financiero, que incluye el pago de servicios de la deuda, registró una suba del 32,2% a valores corrientes pero una baja del 6,3% si se descuenta la inflación. Son datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Compartí tus comentarios