Renta fija sin norte

Con la tasa americana en pausa, se benefician los emergentes pero no la deuda argentina

La tasa a 10 años del bono americano vuelve a operar debajo de 1,6%. La deuda emergente rebota 2% pero los bonos argentinos caen hasta 3,5% en el último mes. Se verifica que a la Argentina la dominan efectos completamente locales.

Las tasas de interés de los bonos más largos en Estados Unidos se encuentran haciendo una pausa tras un rally importante en el primer trimestre del año.

Generalmente una baja en las tasas de interés suele favorecer a la deuda a nivel global, incluida la de emergentes, y con ella, la de Argentina.

Sin embargo, la caída en las tasas de los bonos americanos no generó impactos positivos sobre la deuda argentina. Analistas remarcan que el mercado de bonos local se sigue moviendo en base a fundamentos domésticos.

Las tasas de los bonos del tesoro a 10 y 30 años han cedido posiciones desde sus recientes máximos. La tasa a 30 años supo posicionarse por encima de 2,45% y hoy retrocediendo a niveles de 2,25%.

De igual manera, la tasa americana que rozó un máximo de 1,8%, hoy vuelve a operar debajo de 1,6%. En cambio, las tasas más cortas siguen planchadas y cerca de sus mínimos.

Cuando baja la tasa implica que los bonos están subiendo. Por lo tanto, si la deuda soberana de EEUU sube, por contagio y por efectos técnicos se suelen favorecer las demás curvas, tanto la deuda de grado de inversión, de grado especulativo (high yield), así como también la de emergentes.

En lo que va del mes, la deuda de mercados emergentes subió 2,08%, similar a la deuda emergente de alto rendimiento que rebotó 1,9%

En cambio, la deuda de grado de inversión y el índice de deuda global apenas rebotó 0,5% y la deuda de grado especulativo se mantuvo sin cambios.

Es decir, que en términos generales, no se ve una mejora significativa de la baja reciente en las tasas de interés en los bonos a nivel global, sino cuestiones muy puntuales.

Pablo Santiago, head de Wealth Management de Banco Mariva explicó que el impacto de la baja marginal en la tasa americana, fundamentalmente en la de 10 años, tuvo un efecto dispar en la deuda global.

"En cuanto a los bonos de grado de inversión, en su mayoría se ve que el mercado busca bajar duration, y privilegiar bonos de high yield de corta duración antes que grados de inversión. De esta manera, la recuperación fue bastante selectiva en términos de bonos globales", explicó.

En cuanto a emergentes, Pablo Santiago sostuvo que el impacto también fue dispar ya que el mundo se está reposicionando en bonos de corta duration.

"Aquellos países con buenos fundamentos en mercados emergentes, buenas hojas de balance que tiene créditos de corta duration, se vieron favorecidos y se observó una buena recuperación. En cambio, en bonos largos de países en donde la pandemia no logra finalizar y no hay visibilidad crecimiento económico y con cuestionamientos sobre el proceso de vacunación, se ve que los bonos sigue sufriendo", remarcó el head de Wealth Management de Banco Mariva.

Impacto negativo en la Argentina

A diferencia de los rebotes que se pueden encontrar en la deuda de emergentes y en la deuda emergente de alto rendimiento, los bonos de argentinos operan con caídas de hasta 3,5% en el ultimo mes. Es decir, pese a que la tasa americana cayó y que ello benefició a la deuda emergente y emergente de alto rendimiento, los bonos argentinos no lograron acompañar la tendencia y operan con retrocesos en el último mes.

En los últimos 30 días, todos los tramos de la curva argentina operan con pérdidas. Los bonos a 2029 y 2030 registran bajas en el último mes del 2,9% y 3,25% respectivamente. Por su parte, los Globales 2035 y 2038 caen 3,9% y 2,6% mientras que los bonos más largos también retroceden 3,3% y 2,9% para los vencimientos a 2041 y 2046.

Martin Saud, senior trarde de Balanz afirmó que la baja de la tasa americana de 10 años ayudó a los precios de los bonos de países emergentes en general, pero no tuvo un impacto relevante en Argentina

"Los bonos argentinos no mejoran pese a la baja de tasas de EE.UU. ya que hoy no se está tradeando por tasa sino que por probabilidades de default. Además, hoy en día, estamos afuera del circuito de financiamiento del mercado de capitales globales, por lo que los movimientos de la tasa americana no impactan con la misma relevancia como hace unos años", remarcó Saud.

Matias Waitzel, agente productor de Invertir en Bolsa (IEB) explicó que la baja de tasas benefició a países como Angola, Kenia, Turquía Egipto, Ucrania y Ghana tuvieron muy buena performance aunque dicha mejora no llego a la deuda local.

"La deuda argentina se mantuvo al margen de las mejoras del mundo emergente por la falta de buenos fundamentals y de una historia de crecimiento económico, además hay mucha deuda argentina en los porfolios de inversores extranjeros, en algunos casos con participaciones superiores al índice", afirmó.

De esta manera, hay cierto consenso de que la deuda argentina y lo activos locales dependen fundamentalmente de cuestiones mayormente domésticas.

Por ello es que, más allá de los buenos drivers que se puedan dar a nivel global, los bonos argentinos se encuentran mayormente limitados en relación a su capacidad de rebote ya que los limitantes están relacionados con factores de la macroeconomía local así como también por cuestiones sanitarias y la lucha contra el Covid-19 en la Argentina.

Pedro Siaba Serrate, estratega de Portfolio Personal Inversiones (PPI) explicó que a pesar de los buenos datos macroeconómicos recientes en EEUU las tasas largas de los Treasuries no reaccionaron, y la curva incluso se aplanó levemente. El especialista de PPI afirmó que no se observó una mejora sustancial en la deuda argentina.

"Es lógico que el mercado de deuda emergente se beneficie de la baja en la tasa libre de riesgo, y a pesar de que el efecto sobre Argentina no fue enorme. Más allá del comportamiento de las tasas en EEUU, la victoria de Lasso en Ecuador -y las comparaciones con las elecciones de medio término locales- también jugó a favor de esta leve recuperación. Sin embargo, no caben dudas que el porvenir de la deuda local va a depender más de nuestros méritos y/o fracasos propios que de la atmósfera emergente en general", dijo Pedro Siaba Serrate.

Finalmente, Santiago, de Mariva, agregó que la deuda argentina está dentro de los países en donde sus bonos opera por encima de lo que operan los bonos de mercados emergentes en términos de tasa.

"No se observó una recuperación de la deuda por causa de la baja en la tasa americanas, por lo que dicha caída en las tasas no representaron un catalizador positivo para la renta fija local. En ese sentido, vemos que a la Argentina lo dominan efectos completamente locales", advirtió Santiago.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios