Inversiones en inflación

La revancha de los dólares: los bonos que cotizan en mínimos, ahora pueden ser una oportunidad

Los bonos en pesos se encuentra en máximos mientras que la brecha cambiaria, el contado con liquidación y los bonos en dólares siguen deprimidos. Analistas advierten que dicha relación puede reflotar una dolarización de portafolios.

La aceleración inflacionaria y la calma cambiaria de los últimos meses hicieron que la búsqueda de cobertura se reoriente. Los bonos en pesos escalaron para alcanzar zonas de máximos históricos, habiendo registrado una compresión de spreads notable, tanto en la curva CER como en la Badlar y la de tasa fija. Los bonos en dólares, en cambio, se ubican en mínimos, con paridades debajo del 40%. A su vez, la brecha cambiaria se comprimió a niveles del 60%, la más baja desde octubre. 

Ante este escenario es que analistas advierten que da la sensación de que los activos en pesos quedaron caros mientras que lo que se muestra barato es la brecha y los bonos hard dólar. Esto podría generar un cambio de flujos desde los bonos en moneda local hacia bonos en dólares.

El dólar contado con liquidación registró una baja del 3,5% en febrero, acumula una suba suba de 3,6% en 2021 y opera en niveles de diciembre pasado. La quietud en el mercado cambiario bursátil y la suba del dólar oficial hizo que la brecha cambiaria se ubique en niveles de 60%. 

Por otro lado, las curvas en pesos se encuentran bastante altas. Es decir, la curva CER rinde -13% en la parte corta y hay que irse hasta 2023 para encontrar rendimientos reales positivos. Mismo rally se registró en bonos a tasa fija en pesos, que subieron más del 50% en el año.

En contraposición, la renta fija en dólares sigue muy deprimida ante la falta de señales de un posible acuerdo con el FMI y ante las dudas del mercado de que se pueda cambiar la dinámica económica. 

La curva hard dólar muestra retornos por encima del 20% en la parte corta de la curva y del 17% en la parte más larga.

De esta manera, da la sensación de que los activos en pesos quedaron caros y lo único que luce barato son los bonos en dólares y la brecha cambiaria.

Alejandro Kowalczuk, director de Asset Management de Argenfunds, explicó que la compresión de bonos en pesos fue significativa y que la relación riesgo-retorno luce más atractiva en los bonos hard dólar en contraposición a la deuda CER.

"Vemos que la deuda a tasa fija pasó de rendir arriba de 50% a niveles por encima de 40%. En la deuda CER la compresión fue tal que hay que irse a 2023 para encontrar rendimientos reales positivo. Es decir, comprimieron mucho los rendimientos y con tasas reales operando con más de dos desvíos estándar por debajo de la tasa promedio. En este contexto, vemos que el contado con liquidación quedó muy bajo y los rendimientos de bonos en dólares muy altos. Para el que piensa en pesos, creo que es una buena alternativa salirse de la curva CER e ir a un bono en dólares, como el AL29 o AL30. Esa estrategia apunta a entrar a un contado con liquidación bajo y con paridades de bonos en dólares bajos", afirmó.

Con una visión similar, Martín Salvo, portfolio manager de Industrial Asset Management, entiende que a estos precios luce atractivo dolarizar carteras, aunque con un horizonte de inversión de mediano plazo.

"Si la estrategia del Gobierno de contener la inflación encuentra obstáculos en el panorama internacional o vuelven las dudas sobre los fundamentos locales, está claro que la dolarización de cartera va a empujar al contado con liquidación. Los bonos globales se encuentran en paridades muy bajas y pueden ser un activo que algunos inversores busquen como alternativa para dolarizarse. Creemos que pueden ser una buena inversión, pero en un horizonte temporal de mediano plazo, mayor a los 2 o 3 años", comentó.

De esta manera, las opciones que tienen los inversores en este contexto de precios altos en el mercado de bonos en pesos es, o bien tomar ganancia y buscar activos en dólares para aprovechar la baja del contado, o buscar reducir duration dentro de la misma curva en pesos. Es decir, posicionarse en deuda de corto plazo, la cual podría sufrir menos ante un contexto de ajuste en el mercado de deuda en moneda local.

De esta manera, las opciones que tienen los inversores en este contexto de precios altos en el mercado de bonos en pesos es, o bien tomar ganancia y buscar activos en dólares para aprovechar la baja del contado, o buscar reducir duration dentro de la misma curva en pesos, es decir, posicionarse en deuda de corto plazo, la cual podría sufrir menos ante un contexto de ajuste en el mercado de deuda en moneda local.

Desde el fondo de inversión Schroders proponen dos alternativas de inversión dado el actual contexto de "veranito" en el mercado de bonos en pesos, junto con la baja en la brecha cambiaria. Una de las alternativas que proponen es para aquellos inversores que invierten en pesos de muy corta duración y que buscan maximizar el carry en moneda local, intentando evitar a su vez, cualquier corrección en los precios de los activos. Para esta opción resaltan la estrategia llevada a cabo en el fondo Schroder Renta Plus que invierte un 50% en CER de corta duración, un 30% en tasa variable y un 20% en tasa fija.

Por otro lado, para aquellos que busquen dolarizar sus tenencias, suscribiendo un fondo en pesos, pueden hacerlo a través del fondo Schroder Argentina.

"Se trata de un fondo de renta fija corporativa que se suscribe con pesos pero que invierte principalmente en activos en dólares. Entendemos que la deuda corporativa argentina presenta oportunidades de inversión más que atractivas y la baja en la brecha otorga un excelente punto de entrada. Su tasa efectiva medida en USD es del 14% y su duration es de 2 años", comentaron.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios