La base monetaria se contrajo 3% en septiembre y se desaceleró el ritmo de monetización

El M3 privado creció 2,5% en términos nominales y sin estacionalidad, al tiempo que la Base Monetaria se contrajo 3% en términos reales.

La oferta monetaria volvió a exhibir una desaceleración durante el mes de septiembre. Así lo reveló este jueves el Informe Monetario Mensual del Banco Central (BCRA), que precisó que el agregado monetario M3 privado, que incluye medios de pago y depósitos a plazo, creció 2,5% en términos nominales y sin estacionalidad (s.e.). De esta manera, anotó en el noveno mes del año el aumento más bajo desde diciembre de 2019.

En el trabajo, la entidad que preside Miguel Pesce indicó –además– que la base monetaria presentó en septiembre una disminución mensual de 0,7% ($ 16.050 millones) en promedio y a precios corrientes. Dicha cifra equivale a un descenso de alrededor de 3% en términos reales, señaló la autoridad monetaria.

Respecto a ello, la entidad explicó que “las ventas netas de divisas al sector privado pasaron a ser el principal factor de absorción y más que compensaron la expansión de la liquidez asociada al sector público, fundamentalmente a través de la transferencia de utilidades y adelantos transitorios . Y en ese sentido, el informe agregó: “Desde el lado de la demanda, el aumento se concentró en el circulante en poder del público, mientras que las reservas bancarias (cuenta corriente de las entidades en el BCRA y efectivo en bancos) registraron una disminución .

En el desagregado de la oferta monetaria, el BCRA indicó que los depósitos a la vista realizaron un aporte negativo al crecimiento del mes. Dicho comportamiento se diferencia del que mostraron los depósitos a plazo, “los cuales completaron cinco meses consecutivos de expansión , destacó el trabajo. Por su parte, la contribución del circulante en poder del público “habría sido nula , indicó el BCRA.

La autoridad monetaria reveló también que el M2 privado presentó un leve aumento de 0,6% en términos nominales y sin estacionalidad, por lo que en términos reales habría disminuido 1,7%. Entre sus componentes, expresó el informe, el circulante en poder del público se mantuvo relativamente estable a lo largo del mes, mientras que los depósitos transaccionales mostraron una ligera tendencia a la baja. “Considerando las series desestacionalizadas, el primero exhibió un aumento nominal de 2,3%, lo que implicaría que, a precios constantes, se habría mantenido en el nivel de agosto (-0,1%). Por su parte, los depósitos a la vista presentaron en septiembre una variación de -0,2% s.e. a precios corrientes, lo que implicaría una disminución de 2,5% s.e. a precios constantes , precisa el trabajo.

Las colocaciones a plazo, por su parte, exhibieron un aumento promedio mensual de 6% en términos nominales, acumulando en los últimos 12 meses un crecimiento superior al 80%. En términos reales, el incremento del mes se ubicaría en 3,5%, mientras que la tasa de variación interanual alcanzaría un máximo histórico al situarse en torno a 30%.

El aumento de los depósitos a plazo, detalla el BCRA, estuvo compuesto tanto por las colocaciones monoristas, de menos de $ 1 millón, como por las de más de $ 1 millón. En cuanto a los depósitos a plazo denominados en UVA, en la segunda parte del mes se observó cierta recomposición en el saldo.

Respecto a la caída de los depósitos en dólares por parte del sector privado, el Informe Monetario Mensual indicó que “se dio en un contexto en el que se introdujeron nuevas modificaciones normativas que afectan al mercado de cambios . Dichos depósitos, cabe recordar, finalizaron el mes en u$s 16.147 millones, disminuyendo u$s 1018 millones respecto al cierre de agosto. “Vale señalar que la elevada liquidez en moneda extranjera de las entidades financieras, les ha permitido afrontar el retiro de depósitos sin dificultades , destacó la autoridad monetaria.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios