EXCLUSIVO

Viento de frente: cuál es la amenaza externa que sobrevuela a la Argentina

La suba en las tasas de Estados Unidos y el ajuste en las bolsas tomó a varios países no desarrollados en una frágil situación. Los sucesos en Sri Lanka acentuaron la prudencia inversora

Los mercados emergentes comenzaron la semana con ligeras alzas, con Turquía y Ucrania reduciendo la tradicional medición del riesgo país, aunque el 2022 está marcado por fuertes pérdidas para los inversores. 

Deuda CER, tasa fija o dólar linked: qué conviene de cara al segundo semestre

Cepo al dólar: el BCRA flexibilizó las condiciones para algunas importaciones

El retroceso en emergentes, según la tradicional medición del JP Morgan, el EMBI Global Diversified, llega a casi 20% y hay que retrotraerse a 1994 para hallar semejantes pérdidas.

Precisamente el 2022 y el 1994 tienen como común denominador el fuerte incremento de las tasas de interés.

Hace 28 años, ese proceso llevado a cabo por Alan Greenspan provocó un fuerte sacudón en emergentes que derivó en el efecto Tequila en México con la crisis de sus papeles de deuda de corto plazo, los denominados "Tesobonos".

Este año el proceso es similar en cuanto a las pérdidas y hay un creciente temor en varios países por su capacidad para enfrentar los vencimientos de deuda por delante.

El caso emblemático hasta el momento es el Sri Lanka, con un caos económico que derivó en uno político con la salida del presidente. 

Rusia, tras su invasión a Ucrania y las sanciones adoptadas por Estados Unidos y la Unión Europea, fue el segundo país en caer en default.

La venta de deuda masiva aumenta la tensión en la Argentina y mercados emergentes

Las miradas ahora se centran en Egipto, que tiene pagos anuales de intereses equivalentes al 8% de su PBI. El recorte de los flujos de fondos de inversión tras la suba de tasas en EE.UU. provocó una suba de su riesgo país y la necesidad de lanzar medidas fiscales de austeridad para morigerar el impacto de la crisis y las probabilidades de un default.

La situación delicada de los mercados emergentes hoy queda graficada con el dato de que hay ya 16 países que tienen CDS (siglas correspondientes en inglés a los seguros contra un default) por encima de los 1.000 puntos.

Bonos argentinos: Bank of America los bajó de categoría y pide sacarlos de las carteras

Estos instrumentos sirven para que inversores tengan una cobertura o un seguro ante posibles incumplimientos en los pagos de su deuda y su incremento en el costo refleja la mayor demanda y la mayor probabilidad que se le asigna a un "siniestro", como sería el default del país en cuestión.

Un emergente que viene sobrellevando la crisis sin fuertes sacudones es Brasil, con pagos de intereses equivalentes al 7% de su PBI y un stock equivalente al 92% del PBI. Su deuda rinde 6% en dólares en promedio a pesar de que en octubre el país vecino enfrenta elecciones presidenciales con la posibilidad del retorno de Lula Da Silva.

Pero el ex presidente brasileño, a diferencia del kirchnerismo, es un defensor del orden de las cuentas públicas e incluso se mostró recientemente cauto respecto a un aumento del gasto social impulsado por Bolsonaro en la previa electoral.

Brasil: Lula promete "restaurar la soberanía" al lanzar su candidatura para derrotar a Bolsonaro

¿Y la Argentina? Ya los grandes fondos de inversión tienen poca exposición a la deuda local. Incluso para MSCI, la entidad que clasifica a los países, la Argentina ya no es emergente tras la imposición de los controles de capitales y pasó a "standalone", un caso único, y ya ni siquiera califica como "mercado de frontera". Igualmente la caída de los emergentes en 2022 afecta a nivel local y resta aún más flujo de fondos.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios