JP Morgan prevé una mayor brecha cambiaria en el segundo semestre

El banco de inversión explicó que, si aumentan las restricciones, una parte de las compras al exterior podría canalizarse a través del mercado paralelo, aumentando así la brecha entre el dólar oficial y el CCL.

El banco de inversión JP Morgan advirtió que la fuerte suba de las importaciones le pone presión a las "estrechas" reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y que la brecha cambiaria podría ampliarse en el segundo semestre del año.

De acuerdo al banco de inversión, la fuerte aceleración de las importaciones que se registró en marzo "probablemente refleja que las empresas están buscando de nuevo mecanismos para protegerse contra las expectativas de una futura corrección cambiaria".

En esta línea, en un documento enviado a sus clientes, argumentó "observamos que el informe del INDEC elevó una bandera roja, ya que mostró una aceleración generalizada de la importaciones en marzo, lo que dio lugar a un resultado de balanza comercial acumulada inferior a lo esperado". 

De acuerdo al JP Morgan, los volúmenes de importación aumentaron un 64,2%, su nivel más alto desde el segundo trimestre del 2018 (ajustado estacionalmente por el INDEC). "Pero con la diferencia de que la actividad está ahora corriendo alrededor de un 11% por debajo de ese pico", advirtieron. 

En el informe, JP Morgan pronosticó que hacía adelante "en medio de restricciones de importación más estrictas en el mercado cambiario oficial, también podríamos comenzar a ver mecanismos para canalizar una parte de las importaciones a través del mercado de divisas paralelo, en medio de expectativas de una brecha cambiaria más amplia".

"Esto a su vez podría agregar otra fuente de presión sobre la brecha entre el tipo de cambio oficial y el dólar contado con liqui y consecuentemente sobre el stock de reservas del BCRA, una vez que los flujos de entrada disminuyan en el segundo semestre del 2021 y la actividad comience a reafirmarse", recalcaron desde el banco de inversión.

En la entidad financiera, esperan que "a pesar de los estrictos controles de capital", el crecimiento de las importaciones se mantenga fuerte, impulsado por el deseo del Gobierno de reactivar la actividad económica en el año electoral.

"Incluso, acercándose la segunda mitad del año, los riesgos de una brecha cambiaria más amplia entre el dólar paralelo y el oficial, en medio de represión financiera y falta de anclas de política, probablemente continuarán ejerciendo presión sobre las cuentas externas, a pesar del viento de cola que el precio de las materias primas le otorga a las exportaciones", alertó el banco. 

En esta línea, la entidad financiera decidió mantener su previsión de superávit en cuenta corriente en u$s 2.600 millones (0,7% del PBI) pero alertó que "una mayor aceleración de las importaciones en medio de nuevas presiones cambiarias le agregan riesgo a la baja a nuestros actuales u$s 12 mil millones de proyección de superávit de la balanza comercial, potencialmente poniéndole presión al estrecho stock de reservas del Banco Central".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios