Impuestos a las tarjetas de crédito en la Ciudad: cuándo es mejor usar efectivo que apostar al plástico

Desde el viernes pasado rige el impuesto de Sellos para las compras realizadas con plásticos domiciliados en CABA. Cuándo convendrá pagar con tarjeta y cuándo será mejor usar efectivo u otro medio de pago

Entre los nuevos hábitos de consumo que dejó el 2020 a los porteños les quedó también la necesidad de evaluar de qué forma realizar sus gastos para evitar un encarecimiento mayor.

Desde principios de este mes rige el impuesto de Sellos a las operaciones hechas con tarjetas de crédito en la Ciudad de Buenos Aires, por lo que los resumenes de estos ciudadanos se verán incrementados en 1,2%. 

El nuevo tributo había sido aprobado por la Legislatura porteña en los últimos meses del año pasado, como una forma de hacer frente al recorte de recursos que vivió la administración de Rodriguez Larreta por parte de la Nación.

Como la normativa rige desde el 1° de enero, la alícuota de 1,2% aparecerá en todos los resúmenes que cierren después de esa fecha. 

Es importante no perder de vista que el alcance del nuevo impuesto es para todas las tarjetas de crédito domiciliadas en la Ciudad de Buenos Aires.

Así, si un cliente bancario dio una dirección dentro de esta jurisdicción para su tarjeta, pero actualmente reside fuera de los límites de la General Paz, también se va a ver afectado por esta medida. 

Si bien el impuesto se aplica a todos los movimientos realizados con la tarjeta, sin importar si se hicieron en forma presencial o virtual ni tampoco la moneda elegida para el pago, son las emisoras de las tarjetas las encargadas de retenerlo, así que los clientes recién lo verán en los cargos del total del resumen. 

Para aquellos que utilizaban la tarjeta de crédito en forma indistinta respecto de la de débito, pero que poseen dinero en sus cuentas a la hora de hacer las compras, seguramente usar débito será una opción menos onerosa. 

Los "compradores inteligentes" deberán analizar cuánto tiempo hay entre la fecha de compra, la fecha de cierre de la tarjeta y la fecha de pago.

Si este es corto,  puede resultar conveniente pagar en efectivo o con débito.  En cambio, cuando haya más tiempo entre las fechas indicadas, puede resultar conveniente pagar con tarjeta de crédito o compra.

En tanto, cuando se hagan compras en cuotas "sin interés", deberá considerarse ese incremento del total del resumen para evaluar si realmente conviene pasar el plástico o pagar de otra manera. 

Estas estrategias son las que deberían tener en cuenta los contribuyentes de otras provincias como Buenos Aires, Tucumán, Córdoba, Mendoza, Tucumán, Chaco, San Luis y Tierra del Fuego.

Criticado por las cámaras empresarias, que ven en este tributo una nueva forma de desalentar el consumo formal, el Gobierno porteño había señalado que en estas jurisdicciones no hubo una caída del consumo con tarjetas a raíz de la implementación de este impuesto.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios